sábado, 23 febrero 2019
14:31
, última actualización
Economía

«La reforma laboral no creará empleo si las empresas no invierten»

El consejero de Empleo, Manuel Recio, considera que la «palabra clave» en la reforma laboral debe ser productividad y no abaratamiento del despido y anuncia «profundos cambios» en las políticas de formación

el 06 jun 2010 / 20:49 h.

Recio fue la apuesta de José Antonio Griñán para asumir la cartera de Empleo.

-Estamos en vísperas de una reforma laboral en España. ¿Qué cambios considera necesarios para que propicien la creación de empleo?

-El mercado laboral adolece de un problema de dualidad, al coexistir trabajadores fijos y temporales con diferentes flexibilidades o maneras de gestionar su situación. A partir de ahí, parece necesario una reforma que mejore tanto la flexibilidad como las garantías de los empleados, pero eso supondrá una recuperación del empleo sólo en la medida en que se recupere a corto plazo la inversión, sobre todo la privada.

-Parece que la reforma se interpreta sólo como abaratar el despido. ¿Qué otros elementos hay que considerar?

-No es tanto una cuestión relacionada con el abaratamiento del despido como la necesidad de que las condiciones sean similares para todos los trabajadores y que se prime fundamentalmente la productividad, que es la palabra clave que presidirá nuestro futuro, porque va ligada a la competitividad de nuestra economía, y sobre la que deberían girar las negociaciones.

-¿Y cómo fomentar esa productividad?

-Con el conocimiento, y éste, como ha dicho nuestro presidente [Griñán], será clave en nuestra política de inversión pública. En el mercado globalizado, hay países cuyas condiciones salariales y laborales hacen imposible competir con ellos y la opción de Andalucía es aportar valor añadido a nuestra oferta, y eso sólo puede venir por el lado del conocimiento y de la empleabilidad o capacidad del trabajador para estar en condiciones competitivas con las que afrontar su vida laboral.

-Suena todo muy teórico y filosófico. ¿Sobre la mesa?

-Formación para el empleo o cursos que se desarrollen durante toda la vida laboral del trabajador. Esa idea de antes de que un trabajador iniciaba y terminaba la carrera laboral en la misma empresa, deseable desde el punto de vista de la estabilidad y el diseño de una vida, hoy en día es imposible debido a la competencia y a la propia dinámica de los mercados. El empleado debe ser consciente de que cambiará de compañía en varias ocasiones y para ese paso de una a otra, que se define como mercado de transición, lo mejor que puede hacer la Administración es dotarle de herramientas y conocimiento con la formación continua.

-¿Habrá por tanto una reorientación?

-Modificaciones bastante profundas. Y no sólo ampliaremos y mejoraremos los actuales cursos presenciales, sino que pondremos en marcha un aula virtual abierta las 24 horas del día y todos los días del año, de forma que el desempleado y el trabajador puedan acceder vía internet a un montón de familias de formación y adaptarse según sus tiempos.

-¿Y sería desarrollada por la Junta de Andalucía o asignada a las patronales y sindicatos?

-Pues sería de forma combinada. La CEA y los sindicatos nos ayudan enormemente en la labor porque son los que toman el pulso diariamente al mercado. Nosotros completaríamos, como siempre de la mano de ellos, la formación presencial con el aula virtual.

-Hablemos de plazos.

-Me gustaría que el diseño estuviera realizado para el último trimestre de este año e iniciar un curso piloto. La ampliación, para comienzos de 2011. Queremos lo mejor de lo mejor en formación a distancia para el empleo, de ahí que estemos ahora analizando las mejores prácticas nacionales e internacionales. La plataforma tecnológica ya está, no nos preocupa, lo principal es dar mucha calidad a los contenidos y ahí vamos a echar el resto.

-¿Y cuántos trabajadores se beneficiarían?

-No lo hemos estimado, funcionará a demanda. Los primeros cursos se orientarán hacia la Andalucía sostenible, hacia el cambio, pues, del modelo productivo, con nuevos sectores y yacimientos de empleo. Para los tradicionales tenemos la formación que desarrollamos ya con la patronal y los sindicatos.

-¿Se discriminará positivamente a algunos colectivos y sectores?

-Habrá medidas prioritarias y especiales para los jóvenes y parados de larga duración, porque son los grupos de población más castigados por la crisis. Y en cuanto a los sectores, van a ser los relacionados con la economía sostenible, como la energía, aunque también queremos hacer mejor lo que ya sabemos hacer, aplicando las nuevas tecnologías al turismo y a la agricultura.

-Servicio Andaluz de Empleo (SAE). ¿Para cuándo su reforma y cómo se articulará?

-Será una agencia especial de la Junta y la principal presencia de la Consejería en el territorio, ya que en ella unificaremos nuestra actuación y concentraremos la mayor parte de los recursos que tenemos. Trataremos de que sea una administración cercana, ágil y eficiente y sus competencias se ampliarán. Pretendemos ampliar significativamente el porcentaje de intermediación, de colocación de personas en el mercado laboral, incrementando la oferta y la demanda, y alcanzar un acuerdo con el Ministerio de Trabajo para insertarnos y colaborar en la Red Trabaja, que, al ser una red estatal, aportará enormes ventajas al trabajador y al empresario. El refuerzo de la formación lo hemos comentado ya, así como el mejor manejo del perfil laboral del trabajador en la etapa de transición de un puesto a otro.

-¿Plazos?

-En el último trimestre de este año estará el nuevo SAE.

-¿Implicará un aumento de las oficinas y del personal?

-No. Si se evitan las colas para renovar las demandas de empleo con medios telemáticos, esa enorme carga de trabajo que ahora tienen las oficinas se liberará y, por tanto, se pondrá prestar otro tipo de servicios como intermediación, colocación y gestión de perfiles laborales. Son cambios en el modo de hacer las cosas.

-Todo para finales de año, revolución en su Consejería...

-Es el momento de redoblar los esfuerzos. Estamos poniendo toda la carne en el asador, el momento así lo requiere.

-¿Estamos asistiendo a una escalada de la conflictividad laboral. ¿Teme una huelga general y su repercusión para el Gobierno y la Junta de Andalucía?

-La huelga es un derecho de los trabajadores y, por tanto, absolutamente respetable. Lo que verdaderamente hace falta es un gran pacto tanto a nivel nacional como autonómico en el que trabajadores, empresarios, Gobierno y partidos de la oposición tengamos claro que nos estamos jugando mucho en estos momentos y tenemos que apostar por un futuro más competitivo.

-Como en Portugal.

-Es un ejemplo. Los mercados financieros internacionales están castigando duramente a España en la valoración de su deuda. Portugal, en cambio, está fuera de los ataques. Y muchas causas puede haber, pero yo encuentro una: el partido del Ejecutivo luso y el partido de la oposición se dieron la mano, dijeron que con las cosas de comer no se juega. Algo parecido hace falta en España y en Andalucía, que el [principal] partido de la oposición [el PP] se avenga a colaborar con nosotros, con los empresarios y con los trabajadores en una línea que está muy clara en Andalucía, pues se pactó en el acuerdo de concertación social. Y así todos tiraremos de ese proyecto de futuro.

-¿La oposición no está a la altura de las circunstancias?

-Puede estarlo, es deseable y toda la ciudadanía lo demanda.

  • 1