jueves, 21 febrero 2019
19:47
, última actualización
Economía

«La reforma laboral sólo le da miedo a quien no hace bien su trabajo»

El gerente de Fritecsur , fabricante de muebles de hostelería y cámaras frigoríficas, se queja del efecto perjudicial de la subida del IVA, que alentará a las empresas que hacen competencia desleal, y arremete contra la impunidad de la que gozan quienes no pagan

el 05 jun 2010 / 20:08 h.

Antonio Benítez montó su empresa tras cerrar la fábrica donde trabajaba primero como peón, después como comercial.

-¿Cómo desembarca una fábrica de muebles de hostelería en Castilblanco de los Arroyos?

-Los orígenes de Fritecsur empiezan con el cierre de la empresa en la que yo trabajaba en plena crisis de 1993 que se dedicaba a lo mismo. Me surgió la duda y al final opté por la locura de tener una fábrica propia. Y la elección de Castiblanco fue porque el terreno era más económico. Me fui provisionalmente para dos años. Ahora tengo problemas porque quiero comprar la nave en la que estoy pero no se puede vender porque está construida en una vereda real. Llevo cinco años esperando una solución del ayuntamiento y si no llega, me tendré que marchar a otro sitio.

-¿Y qué balance hace de esta aventura empresarial?

-Si quitamos los últimos dos años, muy positivo, aunque hubo momentos en que trabajamos 26 horas diarias para sacar esto adelante. Pero dando muchas vueltas y recorriendo España entera hemos conseguido que la empresa sea reconocida no sólo a nivel nacional, sino internacional.

-¿Fritecsur en números?

-Somos quince personas en fábrica, nueve autónomos en carpintería y todos los delegados que tenemos repartidos por España, así como en Marruecos y en el sur de Francia también son autónomos. Nuestro nivel de facturación está en torno a los tres millones.

-¿Qué hacen exactamente?

-La empresa en la que trabajaba fabricaba muebles y materiales para hostelería, hospitales, etc. Además de llevar allí cuatro años como peón y oficial, también asumí la labor comercial. Pues aparte de eso, he ampliado la gama de producción a cámaras desmontables, muebles de madera y a otros productos como botelleros, vinacotecas... En realidad los clientes nos han exigido que fabricáramos los que demanda el público, así que trabajamos a la carta. Tenemos un catálogo amplio pero fabricamos a medida.

-¿Quiénes son sus principales clientes?

-El Corte Inglés es uno de ellos en el mercado nacional. Pero hay muchos, grandes y pequeños, y todos son importantes. Entre ellos están Electrolux, García... En el caso de El Corte Inglés nos subcontrata para montar un hotel con una cocina para tantos comensales. Preparamos los planos y acordamos con sus decoradores cómo implementar esos elementos. No vendemos directamente a hoteles o restaurantes.

-¿Y qué es lo que suele pedir El Corte Inglés?

-Instalaciones completas y mucha decoración. Ahora, por ejemplo, hemos terminado hace muy poco el hotel La Casa de la Judería, y también la remodelación de Casa Robles Aljarafe y en Álvarez Quintero. Hemos trabajado en Casa Modesto y en Madrid hemos hecho la vinacoteca del Asador Donostiarra...

-¿Hay pensamiento de ampliar o diversificar el negocio?

-Se puede ampliar y diversificar. El problema es que no tengo pies ni manos.

-¿Qué lección da la crisis?

-Todo irá mejor el día en que nos concienciemos de que para ganar 1.000 euros hay que trabajar catorce horas. Hoy todo el mundo quiere ganar 3.000 euros trabajando seis horas. Me ha pasado que he ofrecido trabajo con un sueldo de 1.200 euros, dando de alta, y me han dicho que cobrando el paro y con cuatro chapuzas cobran más que eso. Esta situación te la sigues encontrando. La mentalidad tiene que cambiar. Tuve un empleado con un contrato de tres meses y al segundo mes se había comprado un coche de 30.000 euros sin saber si se iba a quedar o no porque el banco le daba el dinero. Ahora vas a pedir para hacer una inversión y te piden que te embargues.

-¿Cómo ha afectado a su negocio la situación económica?

-El año pasado creció un 14% la facturación y en lo que llevamos de éste vamos un 7% por encima. Es verdad que hemos tenido que bajar los márgenes. Aquí hay un gran problema, hay muchísima competencia desleal de empresas de economía sumergida con las que no puedes competir en precios por los costes que pagas y ésas son las que nos están haciendo daño al vender sin IVA.

-¿Cómo cree que repercutirá esa subida del impuesto?

-En vez de dar un paso adelante, estamos dando tres pasos atrás. Con esta medida se da más vida a las empresas sumergidas y te obligan a hacerte más pirata porque es una situación insostenible.

-¿De qué forma ha cambiado lo que piden los clientes?

-Ya no se mira la calidad ni las normativas que cumples. Hay mucho mercado basura, chino, de segunda mano... Te quedas sin armas para luchar contra eso.

-¿Qué es lo que hay que cambiar con mayor urgencia?

-Los impagados. Es el verdadero problema de la pyme. Vas al juzgado, se declara insolvente y no puedes hacer nada. Si se actuara contra los impagados, los bancos y las empresas sumergidas, esto podría volver a caminar. Marruecos, que consideramos un país subdesarrollado, nos lleva años en cosas como ésta. Si me quitaran los 410.000 euros de impagados, sería el más feliz.

-¿Y la reforma laboral?

-A una persona que sea buena en su trabajo no le da miedo una indemnización de 33 o 45 días. La reforma laboral le da miedo a quien no trabaja. Yo no hubiera podido salir adelante sin el equipo que tengo detrás.

El perfil. Tras llevar 25 años en el negocio, considera que tal y como está el panorama, a quien decida montar una empresa "habría que ponerle un monumento", pues las trabas a las pymes son mucho mayores que las facilidades que reciben. Y es que la competencia desleal, los problemas de financiación, la subida del IVA y las cotizaciones sociales que pagan dificultan su desarrollo en esta época de crisis.
Aunque se declara optimista por naturaleza "si no lo fuera, hubiera cerrado hace ya dos años", asegura que el entusiasmo le puede durar "o 17 horas o cinco minutos", el tiempo que "tarde en llamar el director del banco", ironiza.
Autodefinido como "apolítico", sí comparte que el Gobierno ha dado pocas soluciones a la crisis. "Si no se tienen las ideas claras, habrá que dejar a quien sí las puede tener".

  • 1