Local

La rehabilitación del Pumarejo se desbloquea tras diez años

Urbanismo, sin dinero para el proyecto, ofrece una primera fase de 450.000 euros

el 05 abr 2011 / 19:11 h.

TAGS:

El Pumarejo lleva esperando un buen lavado de cara desde hace ya una década.
Después de gastar casi dos millones de euros en su expropiación, la Casa del Pumarejo se ha quedado sin presupuesto para el proyecto de rehabilitación integral diseñado por Urbanismo y presupuestado en 5,6 millones de euros. Pese a esto, el edificio del siglo XVII, catalogado como monumento por la Junta y que sirve de eje del tejido asociativo del barrio, tendrá una partida al menos para realizar una primera intervención que se planteará como una fase del proyecto completo. El Ayuntamiento ha puesto encima de la mesa 450.000 euros y un nuevo marco de colaboración con las asociaciones y vecinos que conforman la plataforma casa del Pumarejo. El objetivo es dejar el proyecto al menos trazado antes de la finalización del mandato, de forma que el cambio de gobierno no detenga una actuación que se reclama desde hace diez años.

El histórico edificio de la casa del Pumarejo alberga en estos momentos seis viviendas ocupadas por sus inquilinos y una decena de locales comerciales con establecimientos y asociaciones. El resto de los espacios están desocupados o inhabilitados por el mal estado de un inmueble catalogado como monumento y protegido por la Junta. Su rehabilitación lleva encima de la mesa de los responsables de Urbanismo desde hace más de diez años, desde que empezaron las denuncias de sus ocupantes por el mal estado de un edificio protegido y el riesgo que suponía para sus ocupantes.
Pero pese a los numerosos compromisos que se contrajeron, hasta 2009 no se avanzó en este proyecto. Urbanismo aprobó entonces la expropiación del 50% del edificio a cambio de 1,83 millones de euros. El último pago se realizó hace apenas unas semanas, lo que ha dejado ya el edificio bajo la única responsabilidad de Urbanismo a través de la oficina Otainsa, dirigida por IU.

Pese a que ya es de titularidad municipal, el proyecto de rehabilitación integral del inmueble para habilitar 20 pisos y una decena de locales es inviable. No hay dinero, como señaló el director de Otainsa , Ángel Monge, a la plataforma vecinal del Pumarejo a finales de la pasada semana. A cambio se les ofreció poner a su disposición una partida para ejecutar una primera fase con 300.000 euros de remanentes que han sido ya apartados y 150.000 que provienen del proyecto más votado de los presupuestos participativos de 2010.

Técnicos de Urbanismo y de la plataforma estudian ya las prioridades de ese gasto, aunque ya hay algunas encima de la mesa: se repararán las cubiertas, la red de saneamiento, el sistema eléctrico -que apenas tiene capacidad para todo el inmueble-, y la red de abastecimiento. Además, se estudiará la supresión de barreras arquitectónicas en un inmueble en el que residen personas de avanzada edad.

"Los compromisos son claros: ejecutar una primera fase consensuada de la rehabilitación; ofrecer continuidad a las asociaciones que trabajan allí y facilitar a aquellos inquilinos que tienen problemas en sus viviendas un realojo mientras se realiza la rehabilitación", explica el director de Otainsa, oficina que tenía en su proyecto aprovechar los pisos vacíos para su parque social.

La plataforma vecinal, que ha iniciado una campaña para buscar ingresos privados que se sumen a la aportación municipal para ampliar las posibilidades de la rehabilitación, muestra también su satisfacción por el desbloqueo de unas conversaciones prácticamente paralizadas desde hace meses. "Esto es un primer paso. Hay diálogo y se empieza a ver la luz en un edificio que ha estado abandonado por la administración", apuntan José Pedrinazzi. La entidad ha pedido reuniones a todos los candidatos para lograr un compromiso. Sólo ha respondido Juan Espadas.

  • 1