Cultura

La reinvención de la cultura popular sevillana

Pocos grupos han conseguido en tan poco tiempo que se hable tanto de ellos y tan bien. Si bajo de espalda no me da miedo (Discos Monterrey, 2008) es el primer disco de Pony Bravo, una banda que reivindica un rock que continúe con la labor de investigación de los 70 de grupos como Triana, Smash o Lole y Manuel.

el 15 sep 2009 / 02:04 h.

Pocos grupos han conseguido en tan poco tiempo que se hable tanto de ellos y tan bien. Si bajo de espalda no me da miedo (Discos Monterrey, 2008) es el primer disco de Pony Bravo, una banda que reivindica un rock que continúe con la labor de investigación de los 70 de grupos como Triana, Smash o Lole y Manuel: "Para nosotros era tan natural escuchar The Doors o blues norteamericano como Lole o Silvio. De ahí bebe nuestra música", cuenta Daniel, cantante de la banda y artífice de uno de los proyectos más eclécticos, descarados y divertidos del panorama independiente de la ciudad. "No creo que haya una escena sevillana. Hay muchos grupos porque es más fácil grabar, tocar y hacer promo. Por ejemplo, en torno a la pintura o las artes escéncias sí hay un grupo de artistas muy interesantes con propuestas transgresoras. Ahí sí hay caldo de cultivo", afirma.

Según Daniel, "El rock es una música muy popular y permite fusionar experimentación, humor y, por qué no, el folclore sevillano y toda una subcultura urbana que nace a partir de él. La estampa de la Giralda despegando no sólo es portada del debut discográfico de los sevillanos: "Simboliza el despegue de una vez por todas del rock andaluz". Sin embargo, para estos músicos de sobra conocidos en el panorama independiente de la ciudad- algunos de ellos formaban parte de Renochild- la experimentación musical no significa caer en el aburrimiento y la lejanía hacía públicos más amplios. "Nuestras letras, que beben del western, de la copla pueden resultar raras, pero siempre tienen un componente de humor que divierte al público. Queremos que en los conciertos pasen un buen rato y muevan el culete", bromea.

El proyecto kistch, escéptico y postmoderno por el que apuesta Pony Bravo les dota también de un cariz surrealista y personal: "Intentamos no parecernos a nadie", concluye Daniel. Y en Si bajo de espalda no me da miedo lo consiguen con creces.

  • 1