Local

La República Checa se queda sola en su lucha contra el Tratado de Lisboa

Polonia ratificará hoy sábado su apoyo al Tratado de Lisboa, un paso que deja sola a la República Checa en su afán de poner peros al texto.

el 08 oct 2009 / 20:03 h.

TAGS:

Pinche aquí para ampliar.

El presidente checo, Vaclav Klaus, planteó ayer nuevos obstáculos para la ratificación del Tratado de Lisboa, pero se ha quedado solo en su lucha, pues finalmente Polonia, que también tenía reticencias, anunció ayer que firmará mañana sábado el texto.

El presidente de Polonia, el conservador Lech Kaczynski, ratificará finalmente el Tratado de Lisboa mañana sábado, según aseguró ayer el jefe de su cancillería, Wladyslaw Stasiak. En declaraciones a la cadena de televisión TVN24, Stasiak precisó que la firma tendrá lugar al mediodía, y a ella han sido invitados el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, y el presidente de la Comisión Europea, el luso José Manuel Barroso.

El anuncio del jefe de la cancillería se produce después de que otro de sus colaboradores, Aleksander Szczyglo, dijese horas antes que la esperada rúbrica se produciría el domingo, algo que fue posteriormente desmentido por el líder de la oposición y hermano gemelo del presidente, Jaroslaw Kaczynski, al anunciar que era muy precitado, para añadir que además su hermano estaría de viaje en el Vaticano.
Lech Kaczynski, considerado euroescéptico, se ha negado hasta ahora a rubricar el texto europeo, a pesar de que participó personalmente en la negociación de Lisboa y de que el Parlamento de Polonia ya lo aprobó el pasado año. El presidente polaco justificaba su negativa en el hecho de que no existía una unanimidad europea, ya que Irlanda había rechazado el Tratado en el referéndum llevado a cabo en junio de 2008.

Sin embargo, tras los resultados de la segunda consulta que tuvo lugar el pasado viernes, en la que una mayoría de irlandeses se mostró a favor del documento, Kaczynski tiene las puertas abiertas para firmar al fin el Tratado Europeo.
En los últimos días se habían sucedido los anuncios y desmentidos sobre si la firma se iba a producir o no.

Más obstáculos. El que sí está poniendo mucha más resistencia a la firma del Tratado de Lisboa es el presidente de República Checa, Vaclav Klaus, quien ayer presentó un nuevo obstáculo, al exigir que se incluya una nota a pie de página en el texto, cuyo contenido, sin embargo, se negó a aclarar en una conversación telefónica mantenida con el primer ministro sueco y presidente de turno de la Unión Europea, Fredrik Reinfeldt.
"Klaus quiere añadir dos líneas a pie de página en la Carta de Derechos Fundamentales, pero rechaza decir qué quiere que pongan", confirmaron a Europa Press fuentes diplomáticas suecas. La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea empezará a ser jurídicamente vinculante una vez entre en vigor Lisboa.

La respuesta de Reinfeldt, según las mismas fuentes, fue: "Es el mensaje equivocado, en el momento equivocado".
En la conversación ayer por la tarde, el mandatario checo advirtió de que antes de nada hay que esperar a que el Tribunal Constitucional de su país se pronuncie sobre el recurso presentado por un grupo de senadores contra el texto europeo.

Si el tribunal rechaza el recurso, como ya hizo con uno anterior, Klaus quiere añadir al texto ese pie de página del que no quiere dar más detalles porque considera que es un tema que debe tratar con el resto de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, cuando se reúnan en la cumbre de los días 29 y 30 de octubre en Bruselas.

Fredrik Reinfeldt consiguió ayer jueves finalmente hablar por teléfono con el presidente Klaus, después de varios intentos fallidos para contactar con el mandatario euroescéptico y convencerle de que firme el Tratado de Lisboa.

  • 1