Economía

La resaca de los andamios

En un segundo plano. Así han quedado las reivindicaciones sindicales para la construcción en medio de la polémica suscitada por las declaraciones de la patronal Gaesco. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 05:34 h.

En un segundo plano. Así han quedado las reivindicaciones sindicales para la construcción en medio de la polémica suscitada por las declaraciones de la patronal Gaesco. El alcohol y las drogas han ahogado la demanda de prolongar también al mes de junio la jornada intensiva en el andamio. Se trata de una reivindicación histórica de los sindicatos cuando llegan los meses de calor. Pero este año, la jornada intensiva ha perdido protagonismo en favor del alcohol y las drogas.

Las declaraciones realizadas el pasado lunes por la patronal sevillana de la construcción Gaesco en las que, citando un estudio de UGT, ponía de manifiesto que un 30% de los trabajadores del ladrillo aseguraba haber trabajado bajo los efectos de una y otra sustancia no han gustado nada entre los sindicatos, que ayer rechazaron esos datos. El secretario provincial del ramo de UGT, Anastasio Pavón, argumentó que el estudio referido data de 2001 y que concluía con que "un 3,2% de los trabajadores encuestados habían consumido alcohol, pero no en el sector de la construcción, sino en todas las actividades productivas". De eso a los datos de la patronal, "hay un abismo de diferencia", indicó.

Gaesco, por su parte, insistió en que el estudio es de septiembre del año pasado, si bien no quiso añadir más comentario porque, según fuentes próximas, "no ha cambiado nada" respecto a su postura.

En medio de la polémica, ayer se saldó, sin incidencias, la segunda de las cinco jornadas de huelga previstas en el andamio en demanda de una prolongación de la jornada intensiva (de siete de la mañana a dos de la tarde) a partir de mediados de junio.

A mediodía, un centenar de representantes sindicales se concentró a las puertas de la sede de Gaesco, que permanecía flanqueada por dos guardas de seguridad privada -aunque en la plaza anexa de San Ildefonso varios furgones de Policía Nacional y otros vehículos de agentes de la Local permanecían apostados-. No fue necesaria su intervención porque la protesta fue pacífica y con un tono festivo. Bajo una sombrilla, botellas de agua y bebidas isotónicas, acompañadas de crema de protección solar, junto con una sonora pitada y petardos, fueron los ingredientes de la concentración, que se dispersó sin mayor problema media hora después de su inicio.

Los sindicatos cifraron el seguimiento del paro en los tajos en el 98% en la capital y en el 93% en la provincia. Para la patronal, algo menos del 15% de participación. De nuevo, paradas las grandes obras, aunque en alguna como las del Metro, los sindicatos encontraron "algunos problemas" a primera hora de la mañana, explicó Antonio Salazar, secretario provincial de la construcción de CCOO.

Sobre el consumo de alcohol y drogas en el tajo, Salazar señaló que los empresarios plantearon en la mesa de negociación controles que, a juicio de los sindicatos, "eran medidas restrictivas que sólo hablaban de despidos", mientras que "nosotros planteamos que se contemplara el alcoholismo como enfermedad y que se tratara como tal". Según Pavón, se propuso la creación de una mesa paritaria para estudiar caso por caso.

Para Antonio Salazar, desde hoy hasta el próximo 2 de junio la patronal tiene en su mano acabar con la convocatoria de huelga. Les consta que la Junta está haciendo lo posible por mediar en el conflicto. "Hay margen de tiempo para frenar la situación". En caso contrario, quedan por delante tres días más de paro los próximos 3, 4 y 5 de junio.

  • 1