Local

La restauración de la fuente de la Plaza Virgen de los Reyes finaliza este miércoles

Contaba con distintos desperfectos y fisuras,  como en sus cuatro conchas, con una profundidad que podrían provocar  desprendimiento.

el 26 sep 2011 / 13:29 h.

TAGS:

Las obras de restauración de la fuente situada en la Plaza de la  Virgen de los Reyes de Sevilla, realizada por José Lafita Díaz en  1929, concluirán este miércoles tras dos meses de trabajo, como  apuntaban los plazos estipulados, dando así por terminada la  actuación de carácter urgente para reparar los daños que presentaba  la citada estructura.

Según han informado a Europa Press fuentes municipales, ya se han  llevado a cabo las labores de limpieza en la fuente y se está  ultimando el sellado e impermeabilización de la misma, tras lo que  quedará concluida una tarea iniciada el día 11 de julio de 2011, con  un presupuesto de 21.151,69 euros y un plazo de ejecución de dos  meses.

Durante este tiempo, Metis Conservación y Restauración SLU,  adjudicataria de las obras, ha llevado a cabo actuaciones que  incluyen la aplicación en la fuente un tratamiento biocida, la  limpieza de forma mecánica de toda la superficie mediante cepillado y  escalpelo, la realización de una limpieza química por zonas y la  consolidación de la totalidad de la superficie.

Además, se ha procedido a reintegrar las uniones mediante mortero  de cal y árido de sílice, así como a realizar un sellado de fisuras  mediante cosido con varillas de fibra de vidrio y resina epóxica, y a  retirar las grapas colocadas en 1995, un proceso que ha incluido un  tratamiento de coloración y texturización "para su perfecta  reintegración".

Estas obras contemplan también tareas de reintegración de  volúmenes, que se realizarán en mármol rojo de iguales  características estéticas y técnicas que el original, y un  tratamiento hidrofugante de toda la superficie.

La fuente de 1929 contaba con distintos desperfectos y fisuras,  como en sus cuatro conchas, con una profundidad que podrían provocar  desprendimientos, además de pérdida del material de unión, alteración  y disgregación de los bordes, daños biológicos traducidos en la  presencia de vegetación y bacterias que a largo plazo pueden  desencadenar una descohesión del material pétreo, y pérdida de  surtidores.

Asimismo, la acción constante de la humedad y del agua había  mermado la capacidad de resistencia de las soluciones aportadas en la  intervención realizada en 1995, propiciando nuevos daños, lo que le  lleva a concluir que el estado de conservación de la fuente era "en  general, negativo", según informa el Ayuntamiento de Sevilla.

  • 1