miércoles, 24 abril 2019
17:40
, última actualización
Local

La restauración de San Francisco recibe el galardón de Amigos de Écija

La entidad entrega hoy los galardones a la conservación del patrimonio astigitano

el 23 ene 2010 / 20:26 h.

TAGS:

La plaza del Salón desde el mirador de San Francisco.
La Asociación Amigos de Écija entrega hoy sus ya tradicionales Premios en Defensa del Patrimonio Histórico Artístico que este año reconocen, entre otros, la restauración de la iglesia de San Francisco y el arreglo del órgano de la parroquia de Santa Cruz.


Los galardones premian a personas e instituciones que se distinguen por desarrollar actuaciones que respetan, actualizan y revalorizan el legado patrimonial de la ciudad.
Ese reconocimiento se ilustra con la entrega de una cerámica con un sol -tradicional emblema de Écija- de las que se entregan un total de siete. Este año, además, hay cuatro menciones especiales.

Los soles de 2009 se los llevan las obras de cuatro viviendas unifamiliares en las calles Almonas, Valderrama, La Marquesa y Sevilla; los otros tres son para una promoción de viviendas plurifamiliares, para el arreglo del órgano de Santa Cruz y para la restauración de la iglesia de San Francisco, en la plaza del Salón.

El premio a San Francisco se otorga "a la feligresía", tal y como lo ha pedido Fernando Flores Pistón, sacerdote encargado del templo desde que hace casi cinco años lo abandonara la congregación de los Padres Paules. En este inmueble, declarado edificio protegido dentro del Plan Especial de Protección del municipio, se ha rehabilitado la fachada y recuperado la galería mirador que tuvo y que fue derribada hace un siglo, con lo que el templo permite ofrecer nuevas vistas del caserío de la ciudad de las torres.

El objetivo del arreglo ha sido revalorizar el tirón turístico de este edificio singular. El presupuesto, 229.166 euros, ha sido cofinanciado por la Consejería de Turismo, Comercio y Deportes, y por el Ayuntamiento de Écija.

Por su parte, el órgano de la Parroquia Mayor de Santa Cruz fue inaugurado el pasado mes de junio tras la restauración llevada a cabo por Claudio Rainolter y Christine Vetter. Según los expertos es un instrumento del taller sevillano de los Debono-Otín Calvete, construido hacia 1798, que hacia el año 1837 se trasladó a la iglesia mayor ecijana.

Con estos premios, Amigos de Écija pretenden poner en valor la necesidad de compatibilizar el crecimiento de la ciudad con la conservación de su patrimonio, tratando de concienciar a los vecinos en el respeto a la historia y singularidad de Écija.

  • 1