jueves, 25 abril 2019
12:12
, última actualización
Cofradías

La restauración del manto de tisú de La Macarena no llegará a tiempo

el 12 mar 2011 / 21:40 h.

Retraso inesperado. No pudo ser. Y eso que el taller de Fernández y Enríquez se ha esmerado al máximo para que la restauración del manto de tisú estuviera para esta Madrugá. La pasada Cuaresma, la junta de gobierno de la Macarena vaticinó que la recuperación de la obra de Rodríguez Ojeda sería el gran estreno de la corporación para esta Semana Santa. Nadie cayó, ni siquiera los miembros de la comisión encargada de seguir los trabajos, que los materiales necesarios para devolver todo el esplendor a la obra no serían tan sencillos de conseguir. La delicada fabricación de los tejidos y el hilo de oro, que debían llegar desde Valencia, han sido los responsables de que el manto no regrese a la Basílica hasta al menos después de Semana Santa. Las quinielas para ver qué manto lucirá la Esperanza en la Madrugá se quedan sin uno de sus principales candidatos. Hagan sus apuestas...

Cuentas saneadas. Los hermanos de la Hiniesta están de enhorabuena. Mucho se ha hablado -quizás con demasiada ligereza- de la grave situación económica por la que atravesaba la corporación de San Julián. Un huracán que según los informes que maneja el mayordomo de la corporación, Joaquín Sánchez, parece que está a punto de remitir. Si todo sale como está previsto, la única deuda que tendrá la hermandad a final del curso será la del préstamo por la nueva casa de hermandad. El resto de los débitos, adeudos personales en su mayoría, se habrán liquidado. Unos 100.000 euros que han salido de su magnífica gestión y, claro está, de la cuota extra de 20 euros por hermano.

Relevo en Santa Marina. Ahora sí. Miguel Ángel Pérez Fernández es desde el viernes el flamante hermano mayor de la Resurrección, cerrando así la crisis que había sacudido a la corporación de Santa Marina en los últimos meses. Con el dimisionario Juan Muñoz Jigato presente en la toma de posesión, el nuevo director de orquesta de la corporación pronunció unas palabras en las que zanjó la eterna reivindicación del Sábado Santo -presentes los hermanos mayores del Sol, los Servitas y la Trinidad- y animó a sus hermanos a "disfrutar por una vez de la Cuaresma". Su intervención caló tanto entre los hermanos que su hartazgo de etapas anteriores acabó por convertirse en un gesto histórico. Santa Marina, en pie, aclamó con una interminable ovación a su nuevo hermano mayor. Una gran foto de familia, invitados incluidos, significaba la apertura de una nueva etapa para la Resurrección. Esperan que no se cumpla aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Música de Pasión. La banda de la Oliva de Salteras ofrecerá el jueves un concierto en el Salvador que significará el preludio de la primer salida de la Virgen de la Merced con música. Será un repertorio de corte fúnebre, cuyo estilo no será miméticamente igual al que se interprete durante el Jueves Santo, jornada en la que se esperan algunas sorpresas. El concierto sólo es el inicio de un acuerdo de colaboración entre ambas instituciones que se concretará algunos de los viernes de Cuaresma con la participación de un trío de capilla en las eucaristías organizadas por la hermandad de Pasión.

  • 1