Local

La restricción de tráfico del Centro se suprimirá sin un plan alternativo

Pese a la derogación, la ordenanza municipal de peatones y ciclistas seguirá en vigor

el 20 jul 2011 / 21:21 h.

TAGS:

Sevilla seguirá teniendo zonas de tráfico restringido, las bicis podrán compartir el espacio con los peatones y aparcar en elementos del mobiliario urbano, se podrán declarar zonas peatonales y habrá calles residenciales con un límite de velocidad de 20 kilómetros por hora. Pese a que el Ayuntamiento derogará el próximo viernes 29 de julio el sistema de restricciones implantado por el anterior gobierno para el casco histórico, no modificará todo el marco legal diseñado en el pasado mandato. Se limitará a suprimir las cámaras de control y la acotación del perímetro del casco histórico como zona de circulación restringida de vehículos. De momento, no habrá medida alguna reguladora del tráfico en el casco histórico ni un plan alternativo cuyas primeras propuestas se aplazan al menos hasta después del verano.


A una semana del Pleno que debe cambiar el modelo de movilidad del casco histórico de la ciudad, el gobierno local se enfrenta a dos movimientos opuestos. Por un lado, el representado por la oposición, y colectivos como A contramano y el movimiento 15-M, que reclaman que se introduzcan cambios, pero que no se devuelva la libre circulación al casco histórico. Por otro, comerciantes y asociaciones de vecinos que exigen el cumplimiento del compromiso electoral de suprimir el plan de tráfico implantado por el anterior gobierno. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, y su delegado de Urbanismo, Maximiliano Vilches, zanjaron ayer cualquier debate: las cámaras se eliminarán, se suprimirá cualquier regulación de la circulación en el casco histórico, no habrá medidas restrictivas salvo algunas zonas que aún no se concretan y las alternativas de aparcamientos y transporte público no empezarán a ponerse en marcha hasta septiembre.


Zoido, de hecho, ya concretó ayer cuál será el marco normativo que quedará tras el próximo 29 de julio. La ordenanza que reguló la restricción del tráfico al Centro en 2007 y que de delimitó la convivencia de peatones y ciclistas se mantendrá intacta. No hará falta su modificación. El PP se limitará a suprimir la resolución que acotaba las rutas de acceso y salida del casco histórico, la limitación de los 45 minutos y  los horarios de tráfico restringido por el Centro de la ciudad.


Se volverá así a una situación similar a la que existía en la ciudad antes de las pasadas Navidades: hay una ordenanza que establece que se pueden definir zonas de acceso restringido en la ciudad y que crea todo un marco regulador para autorizar a una serie de vehículos. Sin embargo, no se aplica. Sólo habrá una diferencia que juega ahora a favor del PP. Si antes la ordenanza declaraba el casco histórico como zona de tráfico restringido, tras su revisión en septiembre de 2010, esta concreción desapareció y quedó a expensas de una resolución que debía aprobar Alcaldía. Así, al nuevo gobierno le basta con suprimir esta resolución para derogar de hecho el Plan Centro. Y esta vez ni siquiera se mantendrá una ilegalidad consentida como sí ocurrió durante tres años con el gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín.


“Todas las demás restricciones seguirán, se eliminará el plan de tráfico y los controles de las cámaras”, aclaró Zoido, en alusión al resto de medidas reguladas en el Plan Centro y a determinadas zonas en las que se pueden mantener limitaciones a la circulación de vehículos, como pueda ser el caso de la calle Imagen. Pero éstas aún están por concretar al igual que la alternativa que pretende dar el nuevo gobierno para el casco histórico: “Hay que poner de forma inmediata racionalidad y sentido común, protegiendo el centro histórico con sensatez y el análisis real de las circunstancias”, matizó el regidor en referencia a su proyecto para el Centro a medio plazo. De momento, sólo especificó que a partir del mes de septiembre se pondrán en marcha medidas alternativas de transporte público, como puedan ser los microbuses eléctricos, y se empezarán a diseñar los aparcamientos rotatorios anunciados.

En este escenario no habrá un nuevo diseño de la movilidad, ni un nuevo plan de convivencia entre peatones, bicis y coches. Se mantendrá el mismo marco legal, pero sin una aplicación real.

Reacciones: 

Enrique Arias (Aprocom): "Se ha hecho el urbanismo del siglo XXI sin terminar el del siglo XX"

Cuando se derogue el Plan del Centro en el próximo Pleno, los comerciantes de esta zona verán cumplida una demanda que hicieron desde el primer momento en el que se planteó la ordenanza. “Esto nos permitirá avanzar en la restricción del tráfico, pero restricción porque no se va a prohibir la circulación sino que habrá cauces más cómodos para llegar al Centro”, declara Enrique Arias, presidente de la federación que agrupa a los comerciantes. Para Arias, que se derogue el Plan significa que el alcalde “cumpla con lo que anunció en su programa, que ha recibido un respaldo histórico en Sevilla”. Arias apuntó que su organización no defiende los intereses de nadie más allá de los de los propios comerciantes y que su postura favorable a la eliminación del Plan es la que han defendido siempre. “Se han querido hacer políticas urbanísticas del siglo XXI, con el carril bici y las peatonalizaciones, sin haber terminado las del XX, el Metro y los aparcamientos”. Su próximo caballo de batalla será que las líneas L2 y L3 del Metro pasen por el Centro.

Ricardo Marqués (A Contramano): “100.000 vehículos invadirán
el casco histórico a diario”

“La derogación del Plan Centro supone volver a abrir sus calles al tráfico privado sin restricciones de ningún tipo. En la práctica, dejará al casco histórico inerme frente a la invasión de más de 100.000 vehículos diarios”. La asociación A contramano muestra su clara oposición a que se derogue el Plan, una medida que, señalan, las últimas encuestas demuestran que está respaldada por más de la mitad de los sevillanos. A contramano señala que la suspensión del Plan “podría convertirse en la primera muestra de autoritarismo del alcalde”, ya que aseguran que Zoido “prometió no hacer nada en el terreno de la peatonalización sin consenso, pero parece que solo considera necesario el consenso para peatonalizar. La des-peatonalización sin consenso no parece estar excluida de su filosofía política”. A contramano ha impulsado, junto a otras plataformas ciudadanas, el Foro por la Movilidad sostenible, que solicita la ampliación de las aceras, la creación de una red de carriles-bus o la extensión de la red de carriles-bici al Área Metropolitana.

Fernando Morales (Unión Sevillana del Taxi): "Los taxistas hemos perdido mucho volumen de negocio"

La postura de los taxistas respecto al tráfico en el Centro podría resumirse como a favor de la regulación, pero no como se ha hecho con el actual plan: “Entendemos que se puede peatonalizar de otra manera”, apunta Fernando Morales, que añade que debido al Plan del Centro “hemos perdido mucho volumen de negocio, nos ha fastidiado”. El principal motivo es que las carreras se han alargado y, por tanto, encarecido, de ahí que muchos clientes hayan optado por prescindir de esas carreras cortas que constituyen, como explica Morales, “nuestro negocio”. Y pone un ejemplo: “Desde la calle Feria no podemos acceder a la Alameda, tenemos que salir a la Ronda y así se alarga la carrera”. Desde que el anterior gobierno planteara la medida, los taxistas han criticado que no se contara con ellos ni con su opinión para establecer unas nuevas normas de circulación. El presidente de la Unión se muestra favorable a la derogación del Plan pero defiende que se regule la circulación en el Centro porque “no pueden entrar coches indiscriminadamente”. “El Ayuntamiento dice que nos va a presentar un proyecto, veremos sus alternativas”, declara.

Ana Sosbiya (Asociación de Vecinos del Casco histórico-San Lorenzo): "“El Plan se ha cargado a los profesionales de esta zona”

La Asociación de Vecinos que preside Ana Sosbilla, junto a otras como las del Arenal, el Museo o Santa Cruz, plantaron cara al Plan del Centro y la delegación de Movilidad desde el principio, hasta el extremo de que llevaron al Tribunal Superior de Justicia una demanda contencioso-administrativa argumentando que la medida restringía el derecho constitucional a la libertad de circulación. Para Sosbilla, la regulación del Centro ha perjudicado a todos: “A los profesionales se los ha cargado: dentistas, médicos, psicólogos... Pretender que se haga una gestión en 45 minutos es irrisorio”. La presidenta también se refiere a profesionales como fontaneros o electricista que han preferido no trabajar en el Centro ante la amenaza de una multa si sobrepasaban el tiempo de estacionamiento de 45 minutos. “Hemos tenido problemas con familiares que vienen a vernos, con niños que van al colegio... Hasta los amigos han dejado de venir a casa a comer”. Lo único positivo, que los vecinos tienen ahora más sitio para aparcar. 

Movimiento 15-M: "“La derogación es un ataque a la movilidad y la calidad de vida”
 

La Asamblea del movimiento del 15-M que reúne a los “indignados” de la zona Centro convocó ayer una concentración frente al Ayuntamiento para mostrar su rechazo a la derogación del Plan. Para la plataforma, la suspensión de la ordenanza supone “un ataque a la movilidad, la accesibilidad universal y la calidad de vida de la ciudadanía”. Además, añaden que supone “abrir la puerta a la invasión del coche privado sin limitación alguna, volviendo a un modelo de desarrollo económico y urbanístico caracterizado por la lógica del atasco y la contaminación atmosférica, acústica y visual”. Por el contrario, la Asamblea del Casco Histórico ha aprobado un documento con propuestas para mejorar la movilidad en la ciudad y para lograr un sistema de transporte sostenible, entre las que incluyen que se fomenten un transporte público barato y ecológicamente sostenible, que permita la sociabilidad y el encuentro de gentes y que se aleje del “absoluto caos” en el que se había convertido el Casco Histórico en los últimos años. 

  • 1