Deportes

La resurrección del Betis es cosa de delanteros

Los hombres de ataque sustentan la reacción verdiblanca y Pabón ya es el tercer goleador del equipo.

el 03 mar 2013 / 23:01 h.

-->

La interminable sucesión de idas y vueltas que fue el Real Sociedad-Betis terminó con un empate justo. Otra cosa es que los dos entrenadores acabasen igual de contentos que cualquier espectador imparcial, porque tácticamente no hay por donde coger el choque, pero por lo demás, ninguna pega a la locura y la diversión aportadas por dos innegables aspirantes a Europa. Entre el duopolio del Real Madrid y el Barcelona y la vulgaridad de partidos que suelen rondar la que otrora fue la Liga de las Estrellas, no está mal este paréntesis de entretenimiento de calidad.

El empate deja al Betis el regalo que representa superar a un rival directo no en la clasificación pero sí en el balance particular (2-0 en el Villamarín) y la constatación de que aquella malísima racha de cinco partidos sin ganar y casi sin jugar al fútbol forma parte del pasado. Se ha levantado el conjunto verdiblanco y el despertador se lo han puesto sus delanteros y sus hombres de ataque en general, como es de ley en todo equipo que se precie de su fútbol ofensivo. De tres en tres marca ahora el Betis y cinco de las seis dianas que han sustentado su reacción en estas dos últimas jornadas llevan el copyright de delanteros puros y duros, tres con la firma de Pabón y dos a nombre de Jorge Molina. Y no es un hecho puntual ni poco significativo. De los 37 goles que acumula el Betis en toda la temporada liguera, 27 han provenido de sus hombres de ataque: doce de Rubén Castro, ocho de Molina, tres de Pabón, dos de Campbell, uno de Juan Carlos y Pozuelo... Obsérvese que el último en llegar (Pabón) ocupa ya el tercer lugar. Así pues, enhorabuena a la dirección deportiva.

Europa pasa por el ataque, pero para cruzar los Pirineos también hay que taparse un poco los pies. El choque fue idéntico a otro 3-3 de hace diez años, con Víctor Fernández. Aquel Betis no alcanzó la UEFA. En el equilibrio entre la pegada y la solidez, sin embargo, halló el Betis de Mel la fórmula para ser equipo de Champions durante la primera vuelta. En el episodio 2 de su reacción post-crisis le faltó lo segundo, entre otras razones porque Ángel no mejora a Chica ahora mismo, pero los precedentes de este mismo curso no dan para el fatalismo. Anoeta fue, debe serlo, un paréntesis.

-->-->

  • 1