Local

«La reunión por Altadis ha acabado con la teoría de la confrontación de Zoido»

Lleva varias semanas en las que a cada propuesta suelta la coletilla de que «cuando sea alcalde en 2015». El portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas, ha pasado a la acción. Con un año vista para las elecciones, se pone el mono de campaña y se anima a esbozar su idea de futuro para Sevilla, que se sostiene en tres patas: empleo, vivienda y barrios.

el 12 abr 2014 / 07:30 h.

TAGS:

Juan Espadas pasea por el Muelle de Nueva York. A su lado, un proyecto de los que reivindica como esa cara oculta de la herencia recibida. Al otro lado de Guadalquivir, se levanta la fábrica de Altadis, que define como el símbolo, después de la reunión entre Susana Díaz y Juan Ignacio Zoido, que «rompe con el discurso» de la confrontación entre administraciones y que tanto ha saltado a la palestra en estos 1.000 días de mandato del PP en Sevilla. El dirigente socialista no vacila al sacar el látigo y cargar contra el Gobierno local, pero lo trufa de futuras propuestas que, está convencido de que podrá poner en marcha a partir de 2015. Sin duda, está en campaña. 15661171 Juan Espadas. / Foto: Pepo Herrera Se ha roto ese mito de la confrontación que Zoido ha planteado tantas veces de que la Junta siempre le dice a todo que no. Forma parte de las mentiras que ha trasladado sistemáticamente de lo que hace Junta en Sevilla. La presidenta le tendió la mano para tramitar y, sin duda, mejorar, el proyecto de Altadis. No hay confrontación sino interés por sacar un proyecto importante para la ciudad. Eso sí, el mejor proyecto. De todos modos, se ha mostrado crítico con el preacuerdo inicial. Zoido quiere un centro comercial con dos torres de ocho plantas que se comería parte de zona verde y actuaría como un muro que suponga un impacto visual en la margen del río. Sevilla no se merece ese proyecto, sino uno singular y atractivo y que se abra al Guadalquivir. Zoido se ha conformado con lo primero que le han puesto encima de la mesa y yo quiero algo mejor para la ciudad. Esa es la diferencia. Creo que, negociando conAltadis, se puede conseguir. La mano que tendió la presidenta de la Junta ayer [por el jueves] se la tendí yo hace días y la ofrezco cada día. Espero que tenga la gentileza y la altura política para llamarme a su despacho y analizar el proyecto juntos. Recuerdo que en el último pleno, también le tendió la mano para dotar de contenido a la Gavidia. El alcalde ignora a la oposición. Su mayoría absoluta le lleva a no escuchar ninguna de las propuestas que le hemos hecho en tres años. ¿Cabe la posibilidad de que se convoque una reunión para la Gavidia como ha pasado con Altadis? La diferencia es que en Altadis el alcalde le ha contado una propuesta a la Junta pero sin tramitar un papel. Con la Gavidia, el Ayuntamiento tramitó en enero el expediente a la Junta y en tan sólo un mes le devolvió una contestación diciéndole cosas que había que aclarar, aportar o mejorar en la propuesta. Todavía está esperando a que el Ayuntamiento aporte esa documentación para continuar el procedimiento. No hay bloqueo, pero si una discrepancia absoluta sobre los planteamientos para la Gavidia y, desde luego, sobre el parking de la Alameda ¿Cuando ve que el alcalde insiste en que la Junta está bloqueando los proyectos básicos para Sevilla qué se le pasa por la cabeza? Es sólo una estrategia política para esconder la incapacidad técnica y las ideas del Gobierno local, que busca la confrontación con rédito electoral. Es una estrategia burda de engaño colectivo para tapar la incapacidad para gestionar proyectos, demostrada estos tres años por el Área de Urbanismo, y de tener iniciativas e ideas innovadoras. De todos modos, ¿ve alguna forma de salir del discurso de ese bucle entre administraciones? El Gobierno local está agotado. Zoido no tiene ninguna medida innovadora sobre la mesa y, además, es incapaz de liderar cualquier tipo de avance. Sólo hay que ver los indicadores para demostrar que la ciudad esta peor y los sevillanos están peor desde que Zoido es alcalde. ¿Y cómo consigue medir eso? Lo que más preocupa a los sevillanos es el paro. Y hay muchos más parados desde que Zoido es alcalde. Los barrios tampoco están mejor, sino sensiblemente peor como dicen las encuestas y lo constatan los propios ciudadanos. Tampoco se han resuelto los problemas de vivienda ni se han aportado iniciativas nuevas para la rehabilitación. Si en el empleo, la vivienda, los asuntos sociales y en la realidad del estado de los barrios todo ha empeorado desde 2011, eso significa que hay indicadores suficientes para decir que este Gobierno municipal no ha sabido coger las riendas de Sevilla. De estos mil días, ¿cuál cree que ha sido el mayor fiasco del actual Gobierno y su mayor éxito? Lo más grave es la nula capacidad del alcalde para aportar algo a la creación de empleo. Algo que le ha llevado al absurdo de, en estos días, decir que si el Ayuntamiento mantiene los programas de empleo, es decir, si crea empleo, hace algo ilegal. Para Zoido, la política de empleo que él debería promover como alcalde se ha convertido en un asunto de legalidad, porque según él, la ley de reforma local, que ha hecho el PP para los Ayuntamientos españoles, le impide hacer nada. Es lo más triste que se ha visto en política. El que se denominó como alcalde del empleo termina el mandato diciendo que crear empleo es ilegal. Ha pasado de la queja plenaria y pública contra la reforma local a llamar a la movilización ciudadana, ¿no había otra alternativa? Es que ya no es un problema de empleo público, que se circunscriba a trabajadores que pierden su puesto porque estaban en programas ligados a asuntos sociales o empleo de competencia local. Ahora es un problema de los sevillanos, que pierden servicios que recibían. Los afectados son ahora no sólo trabajadores, sino ciudadanos que dejan de tener servicios de orientación al empleo, servicios sociales que atiendan sus necesidades más urgentes, no tendrán ayuda a domicilio a final de año, son ciudadanos a los que se les va a cerrar los Puntos de Información a la Mujer. Debemos ser los ciudadanos los que nos movilicemos y que Zoido sepa que va a terminar su mandato destruyendo todas las herramientas para dar solución a los principales problemas de la ciudad. Sólo le pido que este año que queda pare esa destrucción a la espera de un pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre esta ley. Lo que en estos momentos se está destruyendo va a costar mucho tiempo reconstruir. Zoido argumentó que lo único que va a destruir la reforma local son los chiringuitos del pasado. El alcalde sería mejor que no se sentara con fuerzas políticas y sindicatos para dar una explicación sobre el impacto negativo de la reforma local en los servicios que presta el Ayuntamiento. Cuando haga eso, será un alcalde serio. Mientras tanto, lo que está haciendo es huir de su responsabilidad, no dando las explicaciones oportunas. Llevó a los tribunales los talleres de distrito y, en las últimas semanas, también la publicidad de las contrataciones y la gestión del centro Fundición, ¿Espadas se ha cansado de ser bueno? Estoy satisfecho con la oposición constructiva que hemos hecho. Se han agotado todos los recursos políticos al alcance. Hemos defendido en el pleno mociones, planteado propuestas y tendido la mano para alcanzar pactos, pero tampoco nos ha temblado el pulso para presentar recursos en los tribunales cuando hemos considerado que se han vulnerado el derecho de los concejales al acceso de la información y, en definitiva, a hacer nuestro trabajo de control al Gobierno local. Nos hemos reunido con colectivos y hemos montado foros de debate, todo lo que no ha hecho el PP. Hasta hemos solicitado la convocatoria de la comisión del PGOU para analizar su posible revisión.El PSOE ha hecho mucho más por el diálogo y el debate cívico que el Gobierno local. Zoido no ha debatido con la ciudadanía iniciativas que reactiven la economía. Se ha dedicado a no perderse una foto y contentar caprichos que no eran prioritarios. 15661177 Foto: Pepo Herrera Sevilla necesita una alternativa a Zoido ya. Y es la que ofrece el PSOE y JuanEspadas, con una forma de entender la política municipal completamente diferente a la que se ha planteado estos tres años.Tenemos un proyecto alternativo para generar empleo en Sevilla, que es la única y primera prioridad. El Ayuntamiento debe liderar la creación de empleo en la ciudad con otras administraciones. Un alcalde que no va a decir nunca que crear empleo es ilegal como insiste Zoido y su concejal de Economía, Gregorio Serrano. No me voy a a esconderse tras una ley para decir que no puede hacer nada por el empleo en Sevilla. La propuesta partirá de ser capaz de promover un programa de empleo por cada uno de los sectores de actividad económica capaz de generar empleo y más programas por cada uno de los distritos donde hay un mayor volumen de desempleo. No puedo explicar a los vecinos de Torreblanca, Pino Montano o Bellavista que su alcalde y el Ayuntamiento no pintan nada en el empleo. Este alcalde [se señala] se sentará con empresas, comerciantes y cooperativas para crear con cada uno ofertas de empleo para los sevillanos de esos barrios. Cada euro municipal tiene que convertirse en un euro para la generación de empleo. ¿Cómo se consigue? Cambiando radicalmente la cartera de servicios municipales que el Ayuntamientoe tiene dibujado. Zoido ha apostado por las grandes empresas y los macrocontratos. Yo voy a apostar por las pequeñas empresas que generan mano de obra estable y de calidad. Ya verá como así las cifras del desempleo bajan. Pero eso supondría un cambio de modelo drástico. Es lo que le plantearé a los sevillanos dentro de un año: un cambio radical de gestión de servicios. El actual queda demostrado que no funciona. El macrocontrato de zonas verdes, con más de 40 millones divididos en cinco lotes, ha supuesto un servicio de menor calidad y la contratación de menos personas. Gestionado de manera descentralizada a través de contratos más pequeños generaría mucho más empleo. No pienso favorecer al gran capital privado, que se está quedando con todos los contratos públicos. No teme que se asocie esa medida a una reedición del alcalde del empleo que reivindicó Zoido en la campaña electoral del año 2011. No me he autodenominado nada de eso. Sólo digo que es la principal prioridad y no puede ser la última cuestión a la que el alcalde dedique el tiempo. Si es el problema de Sevilla, con 92.000 parados, cualquier alcalde lo debe tener como principal preocupación y hacer lo posible por cambiar esos números. Pero, ¿no sólo habrá pensado en las políticas de empleo? La segunda pata es la vivienda, que es un motor de actividad económica de la ciudad y eso se llama rehabilitación y gestión del parque público de vivienda asociado a las necesidades. Hacen falta no menos de 800 viviendas para personas que no tienen recursos económicos. Desde Fomento y Vivienda hablaban de 528 viviendas municipales vacías en medio del conflicto con el realojo de la Corrala Utopía. No voy a entrar en esos datos ni manejar tal información. Sólo digo que Zoido tendría que apostar por un parque público en régimen de alquiler, bien con más viviendas o con acuerdos con promotores privados que tengan viviendas vacías. ¿Y todo a través de Emvisesa? Es una empresa que se debe recuperar. Zoido ha destruido Emvisesa, que no ha aportado nada al problema: ni ha construido las mil viviendas por año prometidas ni ha procedido a rehabilitar viviendas. ¿Que opinión le merece todo lo acontecido con el realojo de las familias de la Corrala Utopía? Es resultado de un problema no resuelto por Zoido. Si hubiera una oferta de viviendas sociales dignas en Sevilla no existirían las corralas. ¿No cree que, tras dos años de Corrala, es culpa un poco de todos? Repito. Con una oferta de viviendas sociales, las personas sin recursos habrían tenido respuesta. Y no la ha tenido porque el alcalde ha perdido tres años sin ser capaz de transformar el parque público de Emvisesa en viviendas sociales. ¿Cómo percibe la situación de los barrios de la capital hispalense? Son claramente la prueba del algodón del señor Zoido. Hizo campaña de la micropolítica y se ha quedado en actuaciones anecdóticas. No ha abordado las necesidades de los vecinos, sobre todo en los que más falta hacía. Zoido ha etiquetado los barrios en función de lo que le votaran o no. Y en los barrios que menos han brindado su apoyo al PP se ha notado más ese abandono. ¿Cree que hay añoranza a esos planes de barrio de Monteseirín? Sin duda. Y será de las iniciativas que pondré en marcha en el arranque del nuevo mandato. Un plan con cada las juntas municipales de distrito con presupuesto concreto, no como ahora. El Gobierno local sólo quiere cubrir un expediente con un parque infantil por allí y arreglos de acerado por allá, pero eso no es un plan de barrios. Ha fallado la descentralización. Zoido tiene 20 concejales y para nada han tenido más repercusión en los barrios. Desde hace un mes, no para de definirse como el alcalde en 2015, pero antes tocan Primaria, ¿se siente fuerte como candidato? Me siento seguro del proyecto que quiero plantear a los sevillanos, con un trabajo serio, riguroso, sin vender humo y crítico. Hemos sembrado todo este tiempo para recoger. Los sevillanos, cuando voy a los barrios, me preguntan si seré candidato. Estoy dispuesto y se lo he trasladado a mi partido, que decidirá en el momento que proceda. ¿Cómo ve que está respondiendo la militancia al ofrecimiento? En estos tres años, hemos construido un proyecto común que es recuperar el Gobierno para seguir transformando la ciudad. Nos hemos puesto de acuerdo en lo que nos une y se ha aparcado cuestiones puntuales en las que podamos discrepar. Sevilla necesita un proyecto como el que lidera el PSOE.

  • 1