viernes, 19 abril 2019
20:52
, última actualización
Deportes

La revancha de Jiménez

Pocas fechas quedarán tan marcadas en la temporada del Sevilla como la de hoy. En juego, el pase a las semifinales de Copa, para lo cual necesita ganar al Valencia, después del 3-2 de la ida.

el 15 sep 2009 / 21:52 h.

Pocas fechas quedarán tan marcadas en la temporada del Sevilla como la de hoy. En juego, el pase a las semifinales de Copa, para lo cual necesita ganar al Valencia, después del 3-2 de la ida. Pero también está en juego la credibilidad de un proyecto que perdió fuerza tras el sonrojo de la UEFA.

Hace no mucho, el Sevilla peleaba por todo. Daba igual la saturación del calendario, la enfermería, el rival que tenía enfrente... La confianza en sus propias posibilidades era tal que asustaba y, sobre todo, le llevaba a ganar casi siempre. Aquel Sevilla nació tras un sonoro fracaso: la eliminación de la Copa a manos del Cádiz. Luego, fue creciendo y creciendo hasta levantar cinco títulos y erigirse en uno de las mejores escuadras de los últimos tiempos. Ahora, las cosas son distintas, pero el Sevilla actual también lucha, como hiciera aquel de Juande, por ganarse la credibilidad de todos. Su eliminación de la UEFA ante la Sampdoria trajo a la memoria el terremoto que provocó el varapalo sufrido ante el Cádiz. Si entonces el futuro del técnico quedó en el aire, lo mismo sucedió con el de Manolo Jiménez tras la debacle de Génova. La Liga y el buen hacer ante el Dépor en Copa le han dado margen, pero ahora llega otra prueba de fuego para él, para este proyecto.

Jiménez tiene ante sí la posibilidad de demostrar que su Sevilla también sabe ganar eliminatorias importantes, que aspira a lo máximo en este tipo de torneos. La pasada campaña sufrió ante el Denia y sucumbió frente al Barcelona y el Fenerbahçe. Especialmente dolorosa fue la eliminación a manos de los turcos, por tratarse de la Champions y por la forma en que se produjo. Esta temporada, la Ponferradina también le hizo pasar fatiguitas, no así el Dépor, que prácticamente tiró la Copa en la ida de octavos. Ahora, llega el Valencia, un adversario mucho más difícil y con un 3-2 a su favor. Jiménez no ha olvidado, y quiere desquitarse.

Más allá del entrenador, la de hoy también es una prueba de fuego para el proyecto. El problema no es sólo el rendimiento de algunos de los fichajes, sino el del equipo en sí, tan capaz de reinar en el Bernabéu como de empatar en casa con el colista. Jiménez es su responsable directo, pero los jugadores también tienen mucho que decir. Por eso, es el momento de que entre todos demuestren si están capacitados para luchar por algo más que quedar entre los cuatro primeros. Este objetivo no puede ser el único en un club con un presupuesto ya histórico.

No ha ayudado mucho a la causa en las últimas horas Maresca, a quien el técnico ha decidido enviar a la grada por sus últimas declaraciones. La inclusión en la convocatoria de Cordero, mediocentro del filial, es una bofetada sin guante al italiano, que estará acompañado por Chevantón. Jiménez reserva a éste para Gijón, lo que dice todo del nivel actual del uruguayo, que no estará ni en el banquillo. Su lugar en la convocatoria lo ocupa Diego Perotti. El delantero argentino está a la espera de tener ficha en el primer equipo y, si los trámites culminan a tiempo, incluso podría debutar hoy mismo.

En cualquier caso, el partido llega marcado por las novedades, de distinto signo, que presentan ambos conjuntos. En el Sevilla, Jiménez recupera a Jesús Navas, que forzará para intentar conseguir el pase a semifinales. Kanouté, otro de los tocados, será también de la partida, salvo sorpresa. Junto a ellos, Mosquera, que se disputa el puesto de lateral con Adriano, y Duscher, presumible titular junto a Romaric. El técnico dice que los silbidos del otro día no afectarán al costamarfileño.

En el Valencia, mientras, la noticia es la ausencia de su gran estrella: David Villa. El delantero no se ha recuperado a tiempo de sus molestias y es baja, al igual que Albiol, lesionado el domingo. Todo un alivio para los nervionenses. Unai Emery sí podrá contar con Joaquín, al igual que con el meta César, su último fichaje.

La historia de los duelos entre ambas escuadras en Copa no sonríe precisamente al Sevilla, que ha caído en diez de los catorce que mantuvieron. Ahora, Jiménez y su equipo pueden privar a los ches de disputar su final, que albergará el estadio de Mestalla, y, sobre todo, de dar una alegría de verdad al sevillismo.

  • 1