Deportes

La revolución no acaba en el primer equipo: los siguientes pueden ser Cano y Fradua

El técnico del filial, que sólo ha ganado uno de los seis últimos partidos, puede ser relevado por Ito.

el 19 ene 2014 / 22:14 h.

Óscar Cano, cariacontecido tras la derrota de este domingo con el Ceuta / Antonio Fernández Ocaña Óscar Cano, cariacontecido tras la derrota de este domingo con el Ceuta / Antonio Fernández Ocaña La revolución en todos los estamentos del Betis puede no limitarse al primer equipo. La salida de José Antonio Bosch ha liberado al consejo de administración de muchas ataduras y los cambios empezarán a afectar muy pronto a la cantera, con unos resultados desastrosos desde que se presentó a bombo y platillo el Proyecto Heliópolis. De hecho, el primer equipo de los escalafones inferiores, el Betis B, puede cambiar de técnico en cuestión de horas, una vez que Óscar Cano se ha adentrado en una racha espantosa culminada de momento con la derrota de este domingo contra el Ceuta (0-1). Según algunas fuentes, si Ito ha sonado en los últimos días es porque el Betis ha contactado con él para hacerse cargo del filial y no para el primer equipo. El antiguo centrocampista verdiblanco entrena ahora al Díter Zafra, de Tercera División, y estaría encantado de regresar a Heliópolis, donde jugó en la primera década de este siglo. No es la única posibilidad que manejan en el Villamarín, por supuesto. El Betis B ha caído a la tercera posición del grupo X de Tercera y está a diez puntos del líder, el San Roque de Lepe. En las seis últimas jornadas sólo ha ganado un partido (6-2 contra el Coria). Lo demás son tres derrotas, entre ellas un 1-4 ante el Sevilla C, dos empates y un triunfo administrativo por la retirada del Ayamonte. También puede enfilar el camino de salida, aunque no tan a corto plazo, el actual responsable de la cantera, Luis Fradua, cuyo trabajo no está fructificando en ningún resultado positivo para los escalafones inferiores. En todo caso, el despido del técnico afincado en Granada, con la temporada ya en marcha, no es tan prioritario como resolver la situación del filial, cuyo objetivo ineludible es subir a Segunda B.

  • 1