Deportes

La rivalidad andaluza en Segunda sí le gusta al Betis

La rivalidad regional ha sido una pesadilla para el Betis en sus últimos años en Primera, y no hay más que ver el penúltimo partido de la pasada Liga para comprobarlo, pero la historia en Segunda es distinta.

el 16 sep 2009 / 08:31 h.

La rivalidad regional ha sido una pesadilla para el Betis en sus últimos años en Primera, y no hay más que ver el penúltimo partido de la pasada Liga para comprobarlo, pero la historia en Segunda es distinta. Al club verdiblanco se le dan de maravilla estos duelos si son de plata. En cuatro de ellos, de hecho, consumó casi la mitad de sus ascensos.

El Betis recibe el domingo al Recreativo, al que nunca ha vencido en Primera. Estos duelos andaluces, además, son de fatal recuerdo para el club verdiblanco en su última etapa en la máxima categoría porque ganarlos no era una de sus costumbres. En mayo, sin ir más lejos, empató en Málaga (1-1) cuando una victoria lo salvaba matemáticamente y ese resultado lo empujó de modo casi definitivo hacia el descenso. En Segunda, sin embargo, el guión es otro. No sólo con el Recre, ante el que puede recordar dos triunfos importantísimos, sino con la rivalidad en general. En el balance de sus 151 derbis regionales en la división de plata, las victorias del Betis (67) suponen un porcentaje altísimo (44%) frente al 28% que representan sus 43 derrotas. En los últimos treinta años ha ganado 17 de 32 y sólo ha perdido seis; y en los últimos cuarenta, 26 triunfos de 54 y once derrotas.

Algunos de estos choques tienen un hueco de oro en la historia de plata de Heliópolis. El equipo verdiblanco, por ejemplo, consumó cuatro de sus diez ascensos a Primera en duelos de este tipo. Qué bético no recordará el de Jaén, en la clausura de la campaña 00-01 (0-2, ambos de Casas). O el de la 78-79, también en la última jornada pero ante el Granada: el Betis debía ganar y esperar que el Elche no derrotase al Getafe, y venció (2-1) tras remontar el 0-1 de José Luis con dianas de Benítez y Hugo Cabezas en la última media hora. Y también frente al Granada, pero en Los Cármenes, remató el Betis otro retorno a Primera, éste en la promoción de ascenso de la 66-67: en la ida quedaron 2-0 (Rogelio y Quino) y en la vuelta, 0-1 con otro tanto de Rogelio.

Queda el cuarto ascenso, que en realidad fue el primero, cronológicamente hablando, y seguramente el más especial porque ocurrió en la 57-58, después de aquellos tres lustros de durísima travesía por Tercera y Segunda. El Betis lo consiguió de forma matemática en la penúltima jornada tras empatar en el campo del San Fernando (2-2). Una semana después, en la última jornada, el club festejó el fin de tantas y tantas penurias goleando por 3-0 (Del Sol, el ex bético Ledesma en propia puerta y Vila) a otro rival andaluz, cómo no. Era el Xerez.

Aunque no tan importantes, también hay un par de derbis del Betis contra el Recre que tienen su misterio: en la 00-01, un 1-0 con gol agónico de Belenguer que permitió al equipo de Luis del Sol depender de sí mismo para el ascenso en la última jornada; y en la 66-67, un 2-0 también en el penúltimo partido que resultó fundamental para alcanzar la promoción de ascenso.

  • 1