Local

La Ronda se estrechará en un tramo para reformar el carril bici

IU impulsa la mejora de puntos conflictivos como San Hermenegildo

el 25 jun 2010 / 17:54 h.

TAGS:

Tras construir casi 120 kilómetros de carriles bici, IU ha detectado decenas de puntos conflictivos que pueden poner en riesgo la seguridad del peatón o de los propios ciclistas. En julio se inicia un plan de reforma, ya adjudicado por 2,2 millones de euros a la empresa Rus, y cuyas propuestas inician ahora un proceso de debate interno -en el seno del Gobierno- y ciudadano -con las personas afectadas-. En este paquete de intervenciones, la Delegación de Infraestructuras para la Sostenibilidad da por fin solución a uno de los tramos más problemáticos: el entorno de San Hermenegildo, en la Ronda histórica, donde el carril bici se llevó por delante toda la acera y dejó sin espacio a los peatones. La solución propuesta pasa por un estrechamiento de los carriles para los vehículos en esa zona de la Ronda -en sentido único- para reubicar el carril bici y dejar así un espacio suficiente para la circulación de peatones.

 

No es un caso aislado. Infraestructuras para la Sostenibilidad, dirigida por Antonio Rodrigo Torrijos, ha estudiado todos los itinerarios en los que el carril bici puede suponer un peligro por estar en las proximidades de equipamientos públicos. En estos tramos se desplazará la vía ciclista para dejar un margen de seguridad. El ejemplo más significativo será la entrada al colegio Pablo VI, objeto de las críticas del PP después de que un niño fuera atropellado a la salida. Era un tramo de una etapa anterior al diseño de la red ciclista y se cerró al público a la espera de la reforma. Ésta llegará en julio. La vía ciclista se desviará y se habilitará un espacio de seguridad.

También como medida de protección de los peatones y especialmente de los ciclistas se han revisado todas las paradas de autobús próximas a las vías ciclistas. Los pasos de peatones se desplazarán y quedarán al menos a cinco metros de la marquesina, y se interpondrán barreras -como bancos o parterres- paralelamente a la vía ciclista. En otros casos, la solución propuesta será una modificación de la propia parada. Así ocurrirá por ejemplo en el Paseo de Las Delicias, donde las marquesinas de las líneas metropolitanas interrumpen el trazado del carril bici. Para resolver este defecto se desplazará la estación y se prolongará el carril bici, siempre y cuando se llegue a un acuerdo previamente con el Consorcio de Transportes.

El objetivo es eliminar obstáculos. Despejar los carriles bici para mejorar la convivencia entre peatones, coches y ciclistas, y de ahí que se plantee una revisión de los elementos de mobiliario urbano. Son muchos los puntos en los que la oficina de la bicicleta ha detectado contenedores mal ubicados, farolas y elementos que puedan dificultar la visión en los cruces. El objetivo del proyecto es que ninguno de éstos se ubique en las proximidades de una intersección o de una parada de autobús. En el caso de los contenedores se negociará con la empresa de limpieza que los distancie del carril bici en la medida de lo posible. También afectará esta medida a los quioscos, como el ubicado entre las calles Resolana y Feria cuyo traslado se propone al interior de la calle Feria para dejar espacio al carril bici. Esta medida obligará a suprimir además dos plazas de aparcamiento.

El propio diseño del carril bici también supone en ocasiones un peligro para los ciclistas. Se revisará en las vías en las que se haya modificado el sentido de la circulación de vehículos recientemente y se redefinirán determinadas rutas para evitar curvas de escasa visibilidad que puedan generar conflictos. Es el caso del cruce entre la Avenida Jiménez Becerril y José Díaz, cuyo trazado se alterará para evitar el riesgo que supone en estos momentos para los ciclistas.

Todas estas actuaciones se llevarán a cabo tanto en los itinerarios diseñados por el Gobierno de PSOE e IU como en los procedentes del mandato anterior. No habrá un plan específico para ellos, pero sí se intentarán realizar mejoras para acondicionarlos y sobre todo para enlazarlos con la red que sí está conectada. El objetivo es no dejar tramos deslabazados, como los existentes entre las calles Manuel Villalobos y Doctor Jiménez Díaz.

IU, que prevé concluir estas reformas antes de fin de año -están dentro del Plan 5.000-, las considera "un proyecto estratégico". "Vamos a mejorar las redes ciclistas, siempre con la perspectiva de mejorar la seguridad vial y asegurar la convivencia con respecto a peatones y coches", apunta Antonio Rodrigo Torrijos.

  • 1