Deportes

La ruta bética pasa por el Pisuerga

El Valladolid, al que el conjunto verdiblanco ha eliminado las dos veces que se han enfrentado en el torneo, es el primer escollo tras un sorteo benévolo.

el 18 oct 2012 / 20:45 h.

Anzarda adelantó al Betis tanto en Zorrilla como en el Villmarín en 1977.

La ruta que deberá recorrer el Betis si quiere añadir otro título de Copa del Rey a sus vitrinas tiene su punto de partida en el Pisuerga, dado que el sorteo de emparejamientos celebrado ayer en Las Rozas deparó un duelo en dieciseisavos con el Real Valladolid, al que rendirá visita el cuadro de Pepe Mel el miércoles 31, dentro de doce días, y al que recibirá en el Villamarín 28 de noviembre.

Un sorteo benévolo con los intereses verdiblancos más que por la entidad del primer rival -recién ascendido a Primera- debido a que eludiría a los dos grandes, Real Madrid y Barça (y a otros ogros como Valencia y Málaga), hasta una hipotética final y de igual modo no se las vería con el eterno rival, el Sevilla FC, hasta la ronda de semifinales.

Eso sí, en cuartos podría enfrentarse al Atlético de Madrid, quizás el equipo más temible de la parte del cuadro en que está el Betis.

Lógicamente nadie en el club va lanzar las campanas al vuelo por el emparejamiento inicial con el conjunto vallisoletano, bien es cierto que aún hay varios equipos de Segunda y Segunda B que podrían haber tocado en suerte a los heliopolitanos.

Y si nadie va a desdeñar la amenaza que pueda suponer el conjunto de Miroslav Djukic, menos aún lo va a hacer el preparador verdiblanco, Pepe Mel, siempre respetuoso con los oponentes de su escuadra: “El rival de esta ronda es de Primera División y seguro que será una eliminatoria muy igualada. Costó muchísimo ganar allí en Liga”, dijo el técnico a los medios del club.

El entrenador bético no quiso hablar de posibles rivales en las siguientes rondas ya que “no tiene sentido pensar en los cruces posteriores. Cuando llegue la Copa del Rey nos centraremos en el Valladolid”, dijo Mel, que eso sí quiso destacar las esperanzas que percibe en sus hombres por hacer un buen papel en el torneo del KO: “Vamos con mucha ilusión a esta competición porque queremos hacerlo muy bien”, recalcó.

Por su parte, el entrenador del Real Valladolid, Miroslav Djukic, no se mostró especialmente inquieto por medirse al Betis y aseguró que su equipo afrontará los partidos con “todas las garantías” para intentar continuar adelante.

Eso sí, el serbio dejó caer extrañamente que no les va la vida en la competición, quizás para ir asumiendo el rol de cordero degollado y luego darle el zarpazo al Betis: “Nos interesa seguir, pero también somos conscientes de que vivimos de la Liga”, dijo.

ANTECEDENTES FAVORABLES

La historia apenas comprende un par de eliminatorias entre béticos y pucelanos, ambas saldadas con el pase del equipo verdiblanco y de forma consecutiva, en las ediciones de 1976 y 1977... sí, la que acabó desembocando en el título de la I Copa del Rey conquistado ante el Athletic Club de Bilbao.

Como en esta ocasión, el duelo vivió su primer capítulo en el Estadio José Zorrilla, lo cual puede interpretarse como otro buen presagio, y la realidad es que las dos veces quedó sentenciada en ese encuentro de ida... que ganó el Betis por idéntico marcador: 1-2.

Sucedió, por vez primera, en febrero de 1976, en la cuarta fase previa de la última Copa del Generalísimo. El equipo dirigido por Ferenc Szusza se impuso en Pucela tras remontar el gol de Landaburu con los de Aníbal, en propia puerta, y López. En la vuelta, un cómodo 3-1 (marcaron Cardeñosa, Biosca y Eulate) a pesar de que el ambiente estaba algo crispado en los prolegómenos por varios resultados adversos en liga.

Un año más tarde, en mayo y en octavos de final, se repitió el 1-2 en Zorrilla (Anzarda y Megido pusieron el 0-2 y Lobato, en autogol, el 1-2) y hubo tablas en el Villamarín (Anzarda volvió a adelantar al Betis e igualó Rusky) gracias a las paradas de Campos.

  • 1