Local

La Sala ha devuelto casi todas las fianzas carcelarias

El tribunal defiende su «flexibilidad» a la hora de aplicar la ley en un caso tan excepcional

el 13 dic 2010 / 21:43 h.

TAGS:

El ex alcalde Julián Muñoz.

La Sala del caso Malaya está aplicando la mano izquierda en un sumario mastodóntico, con 95 encausados, que se alargará más de un año, tiempo inicialmente previsto para el plenario. Lo cierto es que el tribunal no quiere que, bajo ningún concepto, las partes puedan aducir indefensión en los posteriores recursos de casación al Tribunal Supremo o a lo largo de la vista, y en el auto de cuestiones previas destacaba la "flexibilidad" que ha presidido el proceso. Tanta que prácticamente se han devuelto todas las fianzas carcelarias que impusieron en su día los instructores, Miguel Ángel Torres y Óscar Pérez Corrales.


"En atención al tiempo de instrucción transcurrido y a la previsible duración de este juicio, se ha procedido a la supresión y devolución de la casi totalidad de las fianzas carcelarias depositadas, al objeto de no hacer más gravosa la situación de los procesadas", indica la Sala en el auto de cuestiones previas, que, por cierto, rechazó una por una. El tribunal está haciendo lo mismo con el patrimonio intervenido de los encausados, ya que muchos de ellos tienen que pedir permiso hasta para sacar dinero de sus cuentas. Esto ha levantado algunas críticas, pero lo cierto es que se ha dado el caso de un encausado que tiene propiedades valoradas en unos 100 millones de euros y la multa que le piden las acusaciones no supera los cuatro.


Recuerda la Sala que, para llevar a buen término este reto, "se ha flexibilizado el rigor de las comparecencias fijadas, sustituyendo las de los días 1 y 15 de cada mes por otra de carácter mensual, e, incluso, finalmente con carácter bimensual". En este orden de cosas, la Audiencia indica que la Fiscalía las consideraba "obligadas", pero, aun así, "en algunos casos se ha suprimido tal obligación, manteniendo la fianza, al considerar la Sala que era suficiente una sola medida cautelar para garantizar el sometimiento a la acción de la Justicia".


También se ha flexibilizado "la presencia de los acusados y de los propios letrados en el juicio, circunscribiéndola tan sólo a aquellas secciones que puedan afectar a todos como las relativas a cuestiones previas o a las que les incumban directamente", apunta. Otros ejemplos de esa mano izquierda son que se está entregando toda la causa en soporte informático, que se han admitido los escritos remitidos como correos electrónicos y que se han aceptado documentos dirigidos a la Audiencia sin firma del procurador o del letrado.

  • 1