martes, 19 marzo 2019
21:06
, última actualización
Cultura

La Sala Q decide cerrar pese a recibir 40.000 euros del ICAS

La Sala Q cerrará definitivamente este año. La decisión ya está tomada. Ni los casi 40.000 euros recibidos en concepto de subvenciones por parte del Ayuntamiento en 2008 ni el incremento de asistentes a las actuaciones que programa este local han podido salvar la única sala de conciertos de la ciudad. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 21:22 h.

La Sala Q cerrará definitivamente este año. La decisión ya está tomada. Ni los casi 40.000 euros recibidos en concepto de subvenciones por parte del Ayuntamiento en 2008 ni el incremento de asistentes a las actuaciones que programa este local han podido salvar la única sala de conciertos de la ciudad.

"Si la sala está aún abierta es porque no encontramos un comprador que se quiera hacer con el local y porque nos saldría más caro cerrar de golpe el establecimiento que mantenerlo abierto de mala manera", afirma el propietario de la Sala Q, Juan Manuel Martín, quien lamenta tener que tomar esta decisión, ya que "la cosa ha mejorado bastante en los últimos tiempos".

De hecho, el empresario relató a este periódico que se está registrando un incremento notable de público en los conciertos y que cada vez acuden grupos de más nivel a la sala. "Cada vez vienen con más frecuencia artistas internacionales, ya que el local va ganándose un nombre propio en el panorama nacional, pero a pesar de todo, sigue siendo deficitario".

La clausura se va a producir a pesar de que la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, ha cumplido su compromiso de incluir a la Sala Q entre las entidades beneficiadas de las ayudas y subvenciones del Instituto de las Artes y la Cultura de Sevilla (ICAS) para 2008. En concreto, según la resolución de estos incentivos publicada recientemente, este local recibirá 2.578 euros para proyectos de inversión en infraestructuras y obras de mejora, y 36.504 euros para actividad.

"Las subvenciones del Ayuntamiento no son suficientes para resolver nuestra situación, ya que para recibir 2.500 euros hemos tenido que justificar obras de reforma por valor de 23.000 euros, y para lograr los 36.500 euros de programación hemos tenido que gastar 170.000", precisa Martín, que añade que "las subvenciones se conceden a final de cada año, por lo que no es viable gastar grandes sumas de dinero sin saber a ciencia cierta si vendrán las ayudas públicas y qué porcentaje de la inversión cubrirán".

Aunque el propietario no culpa al ICAS del cierre de la sala, ya que "se trata de un negocio privado que no es rentable", sí reprocha a Montaño que "en su Plan Director de Espacios Culturales se marque como objetivo la creación en Sevilla de seis o siete salas de conciertos, para equipararse a ciudades como Granada o Málaga, y hasta ahora no se haya preocupado por intentar salvar a este local".

La Sala Q, con capacidad para 700 personas, comenzó su actividad en abril de 2004, apostando por la música actual y acogiendo más de 400 artistas. En abril del año pasado, anunció su cierre por problemas económicos y denunció que el ICAS no le había pagado al completo una subvención de 39.000 euros de 2007.

Montaño explicó que el Ayuntamiento había abonado la parte de la ayuda correspondiente a los gastos que la Sala Q había justificado, y se comprometió a facilitar nuevas subvenciones para 2008, logrando así que Martín pospusiera la decisión de clausurar el local a mediados de 2009. Finalmente, no ha sido necesario esperar. La decisión está tomada.

  • 1