Local

La salida de extranjeros de Gaza presagia la ofensiva terrestre israelí

No hay tregua para los palestinos en Gaza. La ofensiva isaelí continuó ayer por séptimo día consecutivo y la apertura de las fronteras por parte de Israel para la salida de los extranjeros es interpretada como un augurio de una invasión terrestre y un aumento de la violencia. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:39 h.

TAGS:

No hay tregua para los palestinos en Gaza. La ofensiva isaelí continuó ayer por séptimo día consecutivo y la apertura de las fronteras por parte de Israel para la salida de los extranjeros es interpretada como un augurio de una invasión terrestre y un aumento de la violencia.

Cientos de extranjeros -casi 500, según un militar israelí- han comenzado su salida de Gaza, con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja, sus gobiernos y la aprobación de Israel. El cruce fronterizo de Erez fue abierto a tal efecto ayer y por él entraron además 72 camiones con ayuda, enviados por Turquía y organizaciones como la Cruz Roja, la Organización Mundial de la Salud y la agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos. La medida, en principio positiva para los extranjeros residentes allí, podría ser el anuncio de una escalada de violencia mayor.

Mientras tanto, Hamás decretó ayer en todos sus territorios el Día de la Ira contra Israel, tras la muerte de su líder Nizar Rayyan y de toda su familia en un bombardeo israelí. La ofensiva militar cumplió ayer una semana y, según fuentes médicas israelíes, ha dejado hasta ahora más de 420 muertos y 2.200 heridos. En tanto la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos dice que la situación en Gaza en "traumatizante", ya que la población carece de lo mínimo esencial porque no entra suficiente ayuda al territorio.

En declaraciones a la agencia de noticias helvética Ats, la cooperante suiza Suzanne Leuenberger señaló que se necesitan diariamente 400 camiones de ayuda humanitaria y otros 200 de materias primas para que los habitantes de Gaza puedan vivir normalmente. Sin embargo, desde hace meses sólo una décima parte de esa cantidad logra cruzar la frontera.

más ataques. En esta coyuntura, Israel siguió ayer presionando a Hamás con más de 30 ataques aéreos, uno de los cuales causó la muerte de tres niños palestinos de entre 8 y 12 años que jugaban en una calle en la población de Jan Yunis, en el sur de la franja. "No descansaremos hasta que destruyamos la entidad sionista", dijo Fathi Hammad, miembro del movimiento islamista Hamás.

El apoyo a la ofensiva militar sobre Gaza es casi unánime entre la población del sur de Israel, donde los cohetes palestinos han generado miedo, rabia y la convicción de que todo vale para acabar con Hamás. El creciente número de muertos en la franja, las numerosas víctimas civiles y la dureza de las imágenes de dolor que llegan a los televisores israelíes no conmueven a la población de las comunidades cercanas a Gaza, donde casi nadie se muestra a favor de que cese el ataque. En cuanto al conjunto de la sociedad israelí, el 52% de los consultados considera positivo el bombardeo sobre la franja, según estudios recientes.

En este contexto, el presidente palestino, Mahmud Abás, viajó anoche a Nueva York para tratar en la ONU la situación de Gaza.

"El presidente Abás hablará en Nueva York con otros líderes árabes para lograr un consenso que obligue a Israel a declarar un cese incondicional de la ofensiva sobre Gaza", dijo ayer el asesor presidencial Saeb Erekat.

  • 1