Local

La salud antes que la estética

Un porcentaje alto de personas que tras el verano se acercan a un centro de estética o a un gimnasio lo hacen por motivos de salud.

el 03 oct 2009 / 19:46 h.

TAGS:

Tras el verano llegan los buenos propósitos de hacer una vida más saludable y se dispara la demanda de plazas en gimnasios y en clínicas de estética, aunque los responsables de estos centros admiten que muchos de sus clientes, además de por verse más guapos, cada vez son más los que acuden por cuestiones de salud.

La directora médica de una compañía nacional de clínicas de estética, Pilar Esparza, señala que las personas que acuden a sus centros médicos no lo hacen sólo por cuidar su imagen, un gran número de clientes solicitan sus servicios por mejorar su calidad de vida, "porque si una personas tiene un sobrepeso, eso le afecta, además de a su aspecto externo, a su salud general, bien en forma de dolores de piernas, espalda, aparición de varices, falta de agilidad, así como a un posible desarrollo de enfermedades asociadas como la diabetes, problemas cardiovasculares y apnea del sueños, entre otras afecciones", indica la doctora.Además, según Esparza cada vez son más los hombres que acuden a sus centros, ya son entre el 30 y el 35% de sus pacientes, para ponerse en manos de un especialista que les recomiende el tratamiento que más le conviene.

En otra clínica sevillana, también reconocen que en esta época del año aumenta el número de personas que solicitan información para mejorar su aspecto físico, aunque señalan que a partir de marzo es cuando más demanda hay. En este centro de Sevilla manifiestan que muchos de sus clientes, en este caso fundamentalmente mujeres, se acercan para ponerse a dieta y para así erradicar los malos hábitos alimenticios.

En estos dos centros integrales de estética manifiestan que además de las dietas de adelgazamiento también hay demanda de otros tratamientos para eliminar la obesidad como masajes subdérmicos, mesoterapia, masaje linfático, proellixe (terapia de vibración), el balón intragástrico y la liposucción.

Pero este interés por mejorar la salud, no sólo el aspecto físico, también se ha detectado en los gimnasios, en un centro deportivo de Bormujos, señalan que sus clientes están prácticamente a partes iguales entre hombres y mujeres y que un buen porcentaje de ellos ya acude a practicar deporte para sentirse mejor. Reconocen que antes la gente se apuntaba a los gimnasios para adelgazar, pero remarcan que esta tendencia ha cambiado y que muchos de sus clientes van a su centro por prescripción médica.

De forma similar se expresan en un complejo deportivo de la capital hispalense, donde explican que cada vez hay más gente que se apunta por problemas de salud, fundamentalmente de espalda.

Y como en todo hay modas, según los responsables de ambos centros deportivos lo que arrasa entre sus clientes es el spinning (un entrenamiento aeróbico que se realiza con una bicicleta estática al ritmo de la música).

Pero el motivo para tener que acudir a un gimnasio o una clínica especializada se debe en parte a que en España un porcentaje muy bajo de la población, sólo el 10%, afirma que tiene en cuenta el contenido nutritivo de los alimentos que consume, según el estudio Hábitos alimenticios de los españoles, elaborado por el Foro Interalimentario. Lo más grave de todo es que, a pesar de que los españoles dicen conocer cómo debe ser su dieta ideal, no la llevan a la práctica, lo que conlleva coger unos kilos de más, que pueden afectar a la salud.

Poca fruta. Según el presidente del Foro Interalimentario, Ramón Calbet, "los españoles son conscientes de que su dieta no es la ideal, pero no la mejoran", aunque, según Calbet, admiten que deberían comen más fruta, verdura, pescado y carne. De hecho, según un estudio de la asociación 5 al Día, aunque España es uno de los países de la Unión Europea (UE) que consume más frutas y hortalizas, los índices están muy por debajo de lo recomendado. Así, de cada cuatro personas con sobrepeso, únicamente una toma estos alimentos, algo que se agravaba entre los ciudadanos que padecen obesidad, ya que ni el 10% los toma habitualmente.

Y aunque el 75% de los españoles está preocupado por llevar una dieta sana y saludable, según la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), sólo el 6,6% alcanza los mínimos de alimentación saludable. Según esta organización el problema ya no es que no se coma ni fruta ni verdura, es que se ignora la dieta mediterránea, tan defendida por los especialistas en nutrición y en la que, entre otras recomendaciones, se encuentra la de realizar un desayuno completo (lácteo, fruta, pan y aceite), por ello, tras las vacaciones del verano cuando los hábitos alimenticios se han descuidado más de lo habitual, la demanda en gimnasios y en clínicas de estética se eleva, y es que el sentirse bien no requiere grandes sacrificios.

  • 1