Local

La salud pública en observación

El sistema sanitario público es universal y gratuito en Andalucía y Madrid, pero aquí el 96% de las prestaciones se gestionan desde lo público y allí se han cedido más servicios a lo privado

el 17 ene 2013 / 20:48 h.

TAGS:

Protesta de los MIR a las puertas del hospital Virgen del Rocío, en Sevilla.

El sistema sanitario público es universal y gratuito: el andaluz, el madrileño y el valenciano. De poco le sirve al ciudadano escuchar estos adjetivos de forma machacona, como vienen haciendo en las últimas semanas los gobiernos autonómicos del PP y el ejecutivo andaluz de PSOE e IU. El debate sobre la privatización de la sanidad es un debate sobre modelos de gestión. La diferencia entre Andalucía y Cataluña es que la primera gestiona la sanidad pública mayoritariamente desde lo público, mientras la segunda es la comunidad que ha dejado en manos de la gestión privada un mayor número de prestaciones sanitarias (hospitales, centros de salud, servicios). Lo primero es gestión directa y lo segundo gestión indirecta o concertada.

¿Por qué el PP insiste en que Andalucía privatiza tanto como Castilla-La Mancha? Porque la gestión directa andaluza se hace por una parte a través del SAS, y por otra a través de empresas públicas. Algunos hospitales públicos, como el Costa del Sol, se han constituido como una agencia pública autónoma. En teoría porque la gestión de un macrocentro hospitalario como éste es más eficaz de este modo. Este sistema de gestión es el que el PP considera una privatización encubierta de la sanidad, porque externaliza servicios, dicen, y porque los recursos que manejan son más opacos que un hospital dirigido por el SAS.

Pero el trasfondo de este debate es mucho menos técnico. Tras las municipales, generales y autonómicas, el PSOE se ha quedado con un único referente político y de gestión en todo el país: Andalucía es la región con más peso que gobiernan los socialistas, no es extraño que el líder del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, utilice a la administración andaluza como espejo y referente para el resto de España. "Así gobierna Andalucía, y así gobernaríamos el país", parece decir Rubalcaba. Por tanto, es lógico que si en el tablero de ajedrez, Andalucía es la reina del PSOE, los populares hayan iniciado una ofensiva coordinada en todos sus territorios contra todo lo que ésta representa. La sanidad andaluza centra ahora los ataques, porque el modelo de Madrid, Valencia o Castilla-La Mancha está siendo fuertemente contestado por los médicos y por los ciudadanos, que llevan semanas denunciando los recortes en las calles. Pero también apuntan contra la sanidad andaluza porque, pese a los recortes que también está ejecutando, sigue siendo la pieza más sólida de la Junta. Los resultados la avalan como estandarte para los socialistas, algo que no pueden hacer, por ejemplo, con la educación. La administración educativa también contrasta su modelo -"más equitativo, público y asistencial"- con el del PP, pero los resultados de la escuela andaluza no son buenos.

La Consejería de Salud arbitra una gestión alternativa a Madrid, por ejemplo con la subasta de fármacos para ahorrar gastos a la administración y al contribuyente, un modelo que el Gobierno central intenta frenar en los tribunales. Además la sanidad andaluza sí juega con buenos números: el 96% de las prestaciones sanitarias son de gestión directa, es decir, de los 9.400 millones del presupuesto sanitario andaluz, el departamento de Montero sólo deriva 372,5 millones (3,7%) a concertar servicios con iniciativas privadas. En Andalucía hay 47 hospitales con financiación, gestión, provisión y control 100% públicos y en 17 hay servicios concertados. Según la Escuela andaluza de Salud Pública, esta región cuenta con 15.025 camas en hospitales públicos, frente a las 6.363 de Madrid (donde hay 20 hospitales) y las 4.523 de Cataluña (26 centros). Además, la tasa de reingreso de enfermos en Andalucía es del 6,9%, frente al 7,3% de media.
Pese a todo, la Junta esconde sus recortes tras los recortes del Gobierno, pero también tiene a los MIR soliviantados, haciendo un trabajo que excede su función de aprendices, y una huelga de médicos programada para el lunes, que medirá si el grado de tensión en la sanidad andaluza está tan acalorado como la madrileña o la catalana. 

  • 1