Economía

La sangría laboral de 2008 supuso la pérdida de un millón de empleos

Las previsiones más negativas se cumplieron y diciembre puso la guinda a un año fatídico para el empleo. Ese mes sumó casi 140.000 parados, con lo que las listas del paro superan ya los tres millones. 3.128.963 para ser más exactos. En un año el desempleo se disparó un 47% y agregó un millón más de personas. Y lo peor, aún no se ha tocado techo.

el 15 sep 2009 / 20:54 h.

Las previsiones más negativas se cumplieron y diciembre puso la guinda a un año fatídico para el empleo. Ese mes sumó casi 140.000 parados, con lo que las listas del paro superan ya los tres millones. 3.128.963 para ser más exactos. En un año el desempleo se disparó un 47% y agregó un millón más de personas. Y lo peor, aún no se ha tocado techo.

El último mes del año no pudo contribuir, como suele ser habitual, a absorber parte del desempleo con la campaña navideña que, aun de forma temporal, mueve algo el mercado laboral. Pero la crisis, protagonista indiscutible de 2008, obligó a ajustar las plantillas y así, a engrosar todavía más las listas del paro.

En diciembre, un total de 139.694 personas (el 4,6% más respecto a noviembre) se registraron en los servicios públicos de empleo (antiguo INEM), y de ellos, la construcción aportó la mitad. Sin embargo, todos los sectores sumaron nuevos parados, a excepción del colectivo sin empleo anterior, en el que se redujo un 2,29%, en 6.119 personas, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y que se esperaban conocer varios días atrás.

Con este panorama, la cifra de parados se situó al cierre del ejercicio en 3.128.963, un 46,9% más que en 2007. O lo que es lo mismo. El primer año de la crisis se saldó con casi un millón de nuevos desempleados (999.416). Se trata del peor dato de la historia del mercado laboral español y podría equipararse a la inscripción, cada día, de más de 2.700 personas en los servicios públicos de empleo.

Así, en el conjunto de 2008 el desempleo hizo mella en el ladrillo con un aumento del 108,1%, hasta los 306.863 parados, seguido de la agricultura (el 47,27% más) para contabilizar 32.526, un alza próximo al 42,82% experimentado por la industria (queda con 119.891), junto con el avance del 38,29% en el sector servicios (491.800) y en el colectivo sin empleo anterior que, con 48.336 parados, aumentó un 22,73%.

No es la única mala noticia en este sentido. La afiliación a la Seguridad Social se redujo en 841.465 personas (190.075 sólo en diciembre), lo que deja el total de trabajadores inscritos en 18.531.312.

Y los pronósticos, al menos a corto plazo, no son nada halagüeños. Así lo reconocía ayer el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, al asegurar que el paro seguirá subiendo en los próximos meses, aunque con menor intensidad, por lo que descartó la posibilidad de que se supere la barrera de los cuatro millones, tal y como vaticinó la patronal de trabajadores autónomos.

"No llegaremos a esa cifra de ninguna de las maneras y nos quedaremos muy por debajo", declaró a Radio Nacional, en la que admitió que aún no se ha tocado techo porque quedan por delante algunos meses de ajuste. El ministro reconoció, además, que el dato de diciembre es "negativo", aunque destacó que es mejor que los dos meses anteriores. Admitió que no se registraban tres millones de desempleados desde los años 80, pero que también en aquella época la población activa sumaba 11 millones de personas, mientras que ahora supera los 23 millones.

Consecuencia del desplome del ladrillo, fundamentalmente, el colectivo masculino fue el más sacudido por el desempleo, que históricamente se ceba con las mujeres. En doce meses, el paro entre los hombres se disparó un 78,1% (en 691.328 personas), mientras que el femenino creció el 24,7%, (308.088). Situación que ha provocado que a fecha de diciembre -y por primera vez en la historia- haya más varones en las listas del paro (1.576.467) que féminas (1.552.496).

Comunidades. Murcia fue la región que lideró, y de qué manera, el crecimiento del desempleo en 2008. Con un alza anual superior al 76% y más de 39.000 parados nuevos. Por detrás, con un comportamiento similar se colocó Aragón, en la que subió un 75%, seguida por la Comunidad Valenciana, con un aumento del 65,9% y Cataluña, con un 59% más de desempleados.

Ocho fueron las comunidades que se situaron por debajo de la subida media nacional (46,9%), entre ellas, Andalucía, en la que el número de personas registradas en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), aumentó un 40,83% en los últimos doce meses, es decir, 208.561 parados más. No obstante, en diciembre el alza fue de 11.629 personas, con un incremento del 1,64%, el segundo más bajo del territorio nacional.

Por provincias y respecto al año 2007, el paro subió en todas, con especial incidencia en Almería (64,2%), seguida de Granada (47,52%), Málaga (46%), Sevilla (42,3%), Huelva (36,6%), Cádiz (35,92%), Córdoba (30,38%%) y Jaén (24%).

El número de contratos registrados durante diciembre se elevó a 1.117.577, un 11,40% menos que en ese mes de 2007. Por su parte, la contratación acumulada a lo largo de 2008 alcanzó los 16.601.237, cifra un 10,85% inferior a la del año anterior.

Europa. En comparación con sus vecinos europeos, España -con datos de noviembre- lideraba la tasa de paro (13,4%, seis décimas más que en octubre), seguido de Eslovaquia, con el 9,1%, y Letonia (9%). El desempleo en la Zona Euro subió una décima en noviembre pasado, hasta llegar al 7,8% de la población activa, el mismo incremento que en la UE, donde llegó al 7,2%, informó ayer Eurostat, la oficina comunitaria de estadísticas.

  • 1