Local

La Sareb trata de apartar a la Fundación de la CEA para acabar la obra

El ‘banco malo’ insta el concurso necesario ante el Juzgado Mercantil. Faltan 6 millones, que la patronal no quiso garantizar ,para entregar las viviendas .

el 20 nov 2013 / 23:25 h.

Seis millones de euros. Es el dinero que, según la estimación realizada por dos empresas del sector, Gleeds e Inmobiliaria del Sur, falta para concluir las obras pendientes en dos de los tres bloques de viviendas que integran la promoción Isbylia de 583 VPO, de las cuales solo 83 están ya ocupadas por sus propietarios y que llevan paradas más de un año. Y, precisamente para poder garantizar la ejecución total de los pisos y ante la “falta de compromiso de la CEA”, la Sareb explicó ayer que no ha tenido más elección que optar por la vía judicial. Así, el pasado martes acudió al Juzgado de lo Mercantil de Sevilla para instar el concurso necesario de acreedores de la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa, vinculada a la patronal empresarial andaluza. Lo hizo como principal acreedor de la misma y con el propósito de desalojar de la gestión a esta entidad, a la que critica la falta de transparencia y que, en lugar de facilitar la conclusión de las obras, solo haya intentado obstaculizarla. Fuentes de la Sareb incidieron ayer en que, en un intento de que los adjudicatarios no perdieran las ayudas como beneficiarios de VPO, ofrecieron a la Fundación el pasado mes de agosto dar esos seis millones de euros con la condición de contar con la garantía formal de la CEA, que ya la había otorgado para la concesión del crédito de 50 millones con Bankia. Sin embargo, la patronal andaluza no quiso, ya en octubre, aportar esas garantías, lo que bloqueó esa financiación. J.M. Espino (ATESE) J.M. Espino (ATESE) Mientras, por parte de la Fundación, la Sareb se ha topado con una actitud de “inacción”, resumiendo de una forma muy gráfica su comportamiento: “Siempre se nos ponía de perfil”. De esta manera, la única opción que quedaba era promover el concurso necesario tras la “constatación absoluta de la insolvencia tanto económica como jurídica de la Fundación”, para que el juez, si así lo estima, nombre a sus administradores judiciales y ya, bajo tutela judicial y sin la Fundación al frente, pueda culminar la obra. “No somos una ONG, pero sí los primeros interesados en dar seis millones para dejar de perder 50”, reseñaron. “Hemos instado el concurso ante su incapacidad para asumir la conclusión de las obras y como la mejor fórmula para garantizar su finalización”. Por ello, desde la Sareb quieren mandar a los adjudicatarios un mensaje de tranquilidad. No se trata de un concurso para liquidar nada, sino que el objetivo es terminar las obras para poder entregar las viviendas. Así, detallaron que, una vez consignado el dinero, harían falta dos meses de trabajo en el bloque dos y cuatro meses para finalizar el tercer bloque. Se trata de la primera vez que el conocido como banco malo recurre a instar un concurso como acreedor para terminar una promoción, si bien en anteriores ocasiones ha llevado a la Fiscalía indicios de irregularidades en la gestión de viviendas. Mientras tanto, el desánimo cunde después de cinco años y, de las 373 viviendas que se habían vendido de la promoción, hay más de cien que forman parte de la asociación de afectados que han decidido no seguir adelante y renunciar, indicó su portavoz, José María Ruiz, que agregó que calcula que hay otro centenar que ha desistido aunque ha emprendido las reclamaciones por otras vías. “Hay algunos que llevan año y medio esperando para recuperar su dinero”, precisó ayer. Además, previó una nueva oleada de renuncias tras la pérdida de ayudas, cuyo plazo expiró el pasado martes. “Había que ser ingenuo y cándido para pensar que nuestras viviendas iban a entrar en el plazo de dos meses dado por Fomento si cuando entregaron las únicas 83 viviendas tardaron diez meses desde el fin de obra hasta la firma de las escrituras”, resume. Y a ello hay que sumar, abunda, que en aquellos primeros casos hubo propietarios a quienes se le denegaron la hipoteca y se vieron obligados a renunciar o a buscar los préstamos en otras entidades financieras “Refuerza los indicios de delito, pero debía haber llegado antes” Con una sensación agridulce afrontan el nuevo giro del caso los adjudicatarios de la promoción Isbylia. Su portavoz, José María Ruiz, valoró ayer que el paso dado por la Sareb “no viene más que a reforzar los indicios de delito” y consideró que para el colectivo que representa “debía haber llegado mucho antes”. Eso, respecto a la denuncia ante la Fiscalía, porque, en relación al concurso se mostró “cauto” y dijo no tener claro “cómo nos afecta y si es compatible con la legislación” por ser VPO. En este sentido, recordó el calvario que llevan viviendo en los últimos años, y la paradoja de que se den casos entre los adjudicatarios de que “tienen que ir a Cáritas porque no tienen para comer y sin embargo les deban 20.000 euros”. Por esta razón, optó por la prudencia ante la posibilidad de que se concluyan las viviendas, porque al desánimo acumulado se une el tiempo que el juez y los administradores tarden en valorar este caso, la pérdida de ayudas de VPO cuyo plazo expiró el pasdo martes, y también las calidades con las que se terminen los trabajos.

  • 1