Local

La saturación de ruido veta las licencias de bares en el casco antiguo

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Utrera ha aprobado la declaración de Zona Acústicamente Saturada, en la que se recogen las zonas que se incorporan a esta declaración. Esto supondrá que las actividades que se desarrollen en estas zonas serán limitadas según el ruido.

el 15 sep 2009 / 04:41 h.

TAGS:

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Utrera ha aprobado la declaración de Zona Acústicamente Saturada, en la que se recogen las zonas que se incorporan a esta declaración. Esto supondrá que las actividades que se desarrollen en estas zonas serán limitadas según el ruido.

En concreto, el Consistorio explicó que la declaración de zona saturada por acumulación de ruidos se propone para las calles: Ruiseñor, Zona Centro, que comprende las calles Alcalde Antonio Sousa, Sacramento, Plaza Pío XII, Preciosa, Menéndez Pelayo, La Plaza, Niño Perdido, Plaza Doctor Federico Navarro, Álvarez Hazañas, Las Mujeres, Alcalde Vicente Giráldez, Cristóbal Colón, Álvarez Quintero -en el tramo entre el cruce con la calle Doctor Pastor y la Plaza de Santa Ana-, y Vía Marciala. En estas calles se prohíbe el desarrollo de actividades que se consideren origen de saturación, tales como bares, pubs, salas de fiesta?, por lo que no se concederán licencias de apertura para este tipo de establecimientos. Además, para aquellas solicitudes de modificación de las licencias existentes, actividades con música, o adecuación de establecimientos ya existentes, deberán quedar justificadas técnicamente las medidas correctoras para evitar los posibles impactos acústicos.

Para velar por el cumplimiento de la normativa vigente, se ejercerá la inspección y control por parte de Policía Local de Utrera, por la unidad adscrita de la Policía Nacional de la Junta de Andalucía y por los miembros de la inspección y Juegos y Espectáculos Públicos.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Utrera, José Hurtado, ha señalado que estas medidas son "totalmente necesarias para conciliar el derecho al descanso de los ciudadanos con el ocio".

También ha apelado al "sentido común y a las buenas prácticas empresariales, que permiten prosperar y hacer negocio, sin provocar molestias al resto de vecinos".

  • 1