Local

La seguridad del coloso

El éxito del Metro depende en gran medida de la seguridad. Por eso, la Junta y la empresa concesionaria del servicio han recalcado la importancia de medidas como las puertas de andén, unas mamparas de aluminio y cristal que han costado 18,5 millones de euros que evitan las caídas en la vía, esto es, homicidios, accidentes o suicidios.

el 16 sep 2009 / 00:48 h.

TAGS:

N. Jiménez / M. Morgado

El éxito del Metro depende en gran medida de la seguridad. Por eso, la Junta y la empresa concesionaria del servicio han recalcado la importancia de medidas como las puertas de andén, unas mamparas de aluminio y cristal que han costado 18,5 millones de euros que evitan las caídas en la vía, esto es, homicidios, accidentes o suicidios. Se abren de forma sincronizada con las puertas de los trenes cuando éstos llegan a su parada y se cierran cuando los pasajeros suben al tren. Pero las medidas de seguridad no se terminan con estas puertas de andén pioneras en España (sólo el metro de la T4 de Madrid ya las tiene).

La línea 1 del Metro (con 22 estaciones, de las que 17 se abren hoy jueves) tiene un circuito cerrado de vídeovigilancia con 470 cámaras y 310 interfonos para atender a los viajeros con problemas. Además, las estaciones se han diseñado sin recovecos, pasillos o ángulos muertos, con espacios diáfanos para dar más seguridad. Eso sí, mientras que en el suburbano más antiguo del mundo, el de Londres, están prohibidas las papeleras para evitar incendios, intencionados o no, y amenaza de bombas, en la línea 1 del Metro sí habrá donde tirar los papeles. Con todo, Metro de Sevilla ha contratado vigilantes de seguridad para las estaciones, aunque la presencia policial está asegurada.

En el ensayo general del pasado sábado, ya se vieron parejas de la Guardia Civil en las estaciones del Aljarafe y de Policía Local y Nacional en las de Sevilla capital. En concreto, por la estación de Plaza de Cuba pasearon José y Antonio, policías nacionales porque en el Metro "se suelen cometer pequeños delitos". Ambos están destinados en la comisaría de la calle Betis, por eso se pasearon por la estación de República Argentina para ver "cómo iba todo". "Nos va a tocar bajar por aquí muchas veces, siempre se cuela mucha gente y surgen problemas", apuntaban. Para ambos, la amplitud de las estaciones era "llamativo", lo que no comentaron fue el dispositivo de seguridad que habrá en la Línea 1.

La intención de la Policía Nacional es que existan dos unidades específicas de este cuerpo, esto es, unos 40 agentes que vigilarán el trayecto, atenderán en la oficina de denuncias e investigarán los delitos que se puedan cometer.

El jefe superior de la Policía Nacional, Enrique Álvarez Riestra, indicó en noviembre que el Metro tendrá locales acondicionados para la Policía y existirá un grupo de investigación y otro de seguridad ciudadana específicos para trabajar en todo el trayecto". Este grupo estaría compuesto por unas 40 personas. La intención es que algunos se dediquen a patrullar y disuadir a los delincuentes (como los patrulleros de las calles) y otros a investigar las infracciones que se cometan. La oficina de denuncias estará en la comisaría que se instalará en la Puerta de Jerez, una estación que no se abrirá hasta el verano, según anunció el consejero de Obras Públicas y Transportes de la Junta, Luis García Garrido. Responsables de Ferrocarriles Andaluces aseguraron a esta redacción que la comisaría de la estación de la Puerta de Jerez tendrá hasta calabozos.

La seguridad también está al servicio de los conductores, que apenas tendrán que apretar un botón para hacer circular los trenes. Además, tienen a su disposición la más amplia tecnología, que pasa por pantallas en las que controlar lo que sucede en el interior de los vagones y una señalización ferroviaria con cinco enclaves principales, así como un sistema de protección automática de trenes, llamado ATP, que mantiene la distancia de seguridad adecuada entre los trenes a la vez que controla su velocidad y activa si es necesario los frenos sin la intervención del conductor.

En cuanto a la gestión de toda la red de Metro, un puesto de control central gestiona en tiempo real y a través de un sistema de telemando todas las estaciones, la comunicación entre ellas e, incluso, la energía necesaria para que funcionen los 906 altavoces que se harán cargo de la megafonía o las 109 pantallas que ofrecerán información al usuario. En total, el sistema de electrificación de la Línea 1 dispone de una tensión de 750 voltios y el suministro se realiza a través de dos subestaciones que transforman la energía procedente de la red de alta tensión. Otras cinco subestaciones de tracción son las encargadas de suministrar la energía a los trenes a través de la catenaria.

Bajo suelo, la seguridad se ha convertido en prioridad gracias a los sistemas de ventilación, bombeo y drenaje que recogerán el agua acumulada para verterla, y así reutilizarla, en la red de saneamiento urbano. Más de 600 detectores iónicos, medio centenar de detectores láser, 297 pulsadores de alarma y 580 extintores vigilan contra el fuego en el Metro.

  • 1