viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Local

La Selectividad de Zapatero

El presidente afronta un final de mes de junio vital para el futuro de España y de su Gobierno.

el 13 jun 2010 / 20:01 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Como los más de 200.000 alumnos de toda España que estos días hacen frente a la Selectividad -la prueba que decidirá su destino (académico)-, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afrontará estas próximas semanas su particular reválida, tras dos años de legislatura y seis desde que alcanzó el poder. Del resultado de ese examen dependerá el futuro de España... y el de su Gobierno.


La primera prueba tiene las horas contadas: la reforma laboral. El Ejecutivo tiene previsto aprobarla (con o sin acuerdo) en el Consejo de Ministros del próximo día 16. El pasado jueves, durante la celebración del centenario del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Zapatero señaló que su objetivo es lograr una "reforma laboral sustancial que permita mejorar y modernizar el mercado laboral (...) porque hay males endémicos en el funcionamiento del sistema". Y el Gobierno no está dispuesto a esperar más. Así, ayer el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, emplazó a los partidos que piden más tiempo para negociar la reforma laboral -CiU y PP, principalmente- a que digan antes del miércoles qué reforma es la que ellos plantean. "El Ejecutivo está dispuesto a negociar, pero no a perder el tiempo", puntualizó. No en vano ayer trascendió que el jefe del Ejecutivo está cortejando al presidente del PNV, Íñigo Urkullu, con la vista puesta en la búsqueda de votos para la reforma laboral. Lo que está claro es que la reforma estará el miércoles, con acuerdo o con decreto.


Y el Gobierno no va a esperar más porque su segunda prueba llega el jueves 17: el último Consejo Europeo de la Presidencia Española de la Unión Europea (UE). En la Cumbre de Bruselas los 27 tendrán que dar su visto bueno a las medidas de recorte adoptadas por el Gobierno español. Dos días antes la Comisión Europea habrá efectuado el examen definitivo del plan de consolidación presupuestaria que presentó Zapatero en el Congreso el 12 de mayo y que supone la reducción de la inversión pública en más de 6.000 millones de euros este año y en 2011, además de un ahorro adicional de 1.200 millones por parte de las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Los recortes también afectan a los funcionarios, los jubilados, los dependientes, el cheque-bebé o las ayudas al desarrollo. La pasada semana además anunciaron importantes planes de ajustes Alemania, Reino Unido y Francia.


La tercera prueba se libra en 15 días, entre mañana y el día 30. Ese es el plazo que se marcaron el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, para acordar la reforma del sistema financiero en España y para la fusión de la mayoría de las cajas de ahorros.


Y a todo ello Zapatero tiene que unir la presidencia de turno de la UE que llega a su fin tras cinco meses y medio de turbulencias. España también se juega su prestigio europeo esta semana. El propio secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, asegura a Efe que "las cinco joyas de la corona se deciden ahora. Se juzgará a la presidencia por lo que pase en esta cumbre -la del día 17 en Bruselas". De esas cinco joyas -la fijación de las bases de una nueva estrategia económica (Estrategia 2020), la regulación del mercado financiero que evite otra crisis como la actual, la definición del futuro cuerpo diplomático comunitario, la Iniciativa Legislativa Ciudadana y la orden de protección de las víctimas de la violencia de género- tan sólo la de malos tratos está encarrilada, las otras cuatro están en el tablero de juego. La semana grande arrancará hoy con la defensa del fin del bloqueo israelí sobre la franja de Gaza y el último intento de suavizar la posición común de la UE hacia Cuba, casi un imposible.
Y, de fondo, tambores de una próxima crisis de Gobierno.

  • 1