Local

La selectividad se jubila

Los más de 5.000 estudiantes sevillanos de segundo de Bachillerato que se examinarán este año de Selectividad serán los últimos en enfrentarse a esta prueba. Pero que no se hagan ilusiones los que vienen detrás: la prueba se mantiene, aunque el nuevo sistema de acceso se simplificará y permitirá que sean los conocimientos próximos a la carrera elegida los que marquen la diferencia.

el 16 sep 2009 / 04:02 h.

TAGS:

Los más de 5.000 estudiantes sevillanos de segundo de Bachillerato que se examinarán este año de Selectividad serán los últimos en enfrentarse a esta prueba. Pero que no se hagan ilusiones los que vienen detrás: la prueba se mantiene, aunque el nuevo sistema de acceso se simplificará y permitirá que sean los conocimientos próximos a la carrera elegida los que marquen la diferencia.

Tiene tan sólo 34 años, pero ya se jubila. Y eso que los números la avalan: más del 90% de los que se examinan logran aprobar con una nota media que oscila entre el 6,69 de la convocatoria de junio y el 5,7 de septiembre. Pero el Gobierno central certificó por Real Decreto la retirada de la actual prueba de acceso a la Universidad el 14 de noviembre de 2008.

Los argumentos fueron esencialmente cuatro: necesidad de valorar la madurez del alumno a la hora de elegir su futuro académico, mejorar los conocimientos de idiomas de los universitarios, implantar un sistema de evaluación más objetivo, justo y con garantías para el alumno y, por último, y a modo de resumen de todo el cambio, buscar una mayor vinculación entre el Bachillerato y la Universidad.

¿De qué manera plantea el Ministerio de Educación la ejecución de estos objetivos? El nuevo modelo de acceso a la Universidad, que se aplicará el próximo curso, "servirá para seleccionar. El actual sistema ni ordena ni selecciona. La selección del alumno se hace realmente en el centro", afirma José Ramón Gómez, responsable del Secretariado de Acceso de la Universidad de Sevilla. La nueva Selectividad se estructurará en dos fases. La primera de ellas será genérica y en ella los bachilleres se examinarán de Lengua/comentario de texto, Filosofía/Historia de la Filosofía, de idiomas y de una optativa en función de su rama de conocimiento. Si esta fase se aprueba, el alumno ya ha pasado la Selectividad. Esto significa que la prueba se simplifica con respecto a la actual, ya que ahora son seis exámenes los que hay que pasar y el curso que viene serán sólo cuatro. La calificación final se obtendrá como hasta ahora: el 60% de la misma será la media del Bachillerato y el 40%, de la prueba de acceso en cuestión. Según explica José Ramón Gómez, con este cambio, el alumno que quiera una carrera donde la oferta es mayor a la demanda podrá acceder sin más problemas.

No tendrá que ir a la segunda fase de la Selectividad, pensada precisamente para ordenar el acceso en aquellos grados -porque así se llamarán las actuales titulaciones con el Plan Bolonia- donde la demanda es muy superior a la oferta, como puede ser el caso de Medicina, Biotecnología o la Ingeniería Aeronáutica.

¿En qué consistirá la fase optativa? El vicerrector de Estudiantes de la Olavide, Francisco Bedoya, explica que los alumnos se podrán matricular de cuantas asignaturas optativas de segundo de Bachillerato quieran. El mínimo será dos. Esta prueba servirá para subir la nota de la fase general (por lo que la calificación puede superar el 10) y, sobre todo, "cribar" la entrada de los alumnos en las carreras más deseadas, adelanta Bedoya.

El Consejo Andaluz de Universidades (CAU) debatirá en las próximas semanas un documento en el que se han baremado las distintas optativas posibles de forma que puntuarán más aquéllas que estén más próximas a la carrera que el alumno quiere cursar. Un ejemplo: un alumno que quiera estudiar Arquitectura podría examinarse en la fase optativa de Biología y de Dibujo Técnico, pero la lógica dice que debe puntuar más la segunda asignatura que la primera. La baremación oscilará entre el 0,1 y el 0,2 según se recoge en el documento que será remitido al CAU.

"Los méritos próximos a la carrera que se quiera estudiar serán los que marquen la diferencia", señala el responsable del Secretariado de Acceso de la Universidad de Sevilla. "Se les seleccionará por sus conocimientos específicos", apostilla el vicerrector de Estudiantes de la Olavide. La nota de la fase optativa se guardará durante dos años, de manera que si el estudiante no ha obtenido la nota necesaria para entrar en la titulación que quiere podrá seguir examinándose, pero ya sólo de las materias optativas. Es decir, no tendrá que repetir toda la prueba, como ocurre ahora.

Otra de las novedades que introducirá la Selectividad de 2009/2010 será la corrección de las reclamaciones por parte de profesores especialistas distintos a los que hicieron la primera evaluación. Si la diferencia entre la primera corrección y la segunda es de dos puntos, la calificación final puede bajar, avisa Francisco Bedoya.

La Selectividad actual pasará a la historia el próximo 17 de septiembre, cuando está previsto el último examen. El principio del fin empezará a fraguarse el martes 16 de junio, cuando arrancará la última prueba de acceso a la Universidad con el modelo actual.

  • 1