Economía

"La sensibilidad ambiental debe surgir de la educación"

El socio director de Grupo Nature Abogados y Consultores, cree que se ha avanzado en normativas medioambientales, pero no en conciencia social.

el 08 may 2011 / 19:14 h.

-En estos tres ya largos años de crisis, ¿el medio ambiente ha sido un gran sacrificado por las empresas y administraciones?
-Si no un gran sacrificado, sí un gran afectado. Por parte de las administraciones, el dinero destinado a consultoría medioambiental ha bajado a la mínima expresión, y el dedicado a infraestructuras, menos, pero también con un severo recorte. Por parte de las empresas, donde siempre la protección ambiental ha sido el hermano menor de sus estrategias y prefieren llevarse mejor con Hacienda que con el entorno natural, su inversión ha sufrido un mazazo, sobre todo entre las pymes.

-Se justifica, hay menos presupuesto...
-Pero cabría preguntarse si el dinero ha estado o no bien gestionado y porqué lo hay para unas cosas y para otras no. La cuestión estriba en la habilidad para gestionar el presupuesto a la baja.

-¿Y la vigilancia se ha sacrificado?
-Eso no. Ahí la administración está realizando un trabajo muy importante.

-Al margen de la consultoría ambiental, ¿qué tipo de casos llegan a este despacho?
-Fundamentalmente expedientes sancionadores, cuando el daño ya está hecho en materia forestal, de caza, de ruido, y casos que terminan en los tribunales de lo contencioso-administrativo.

-¿Existe una mayor sensibilidad medioambiental en la sociedad andaluza?
-No percibo una gran diferencia. La educación ambiental es una de nuestras asignaturas pendientes. Debería ser una educación ambiental desde la misma cepa de la formación de la sociedad, para que las personas se impregnen y se escandalicen cuando hay un vertido al río. Se ha avanzado mucho en materia normativa, pero no en la sensibilización de una estrategia social, económica y política más allá de meter miedo en el cuerpo con la amenaza de sanción.

-Como ocurre con Hacienda...
-Sí, en efecto. En España hay nada más y nada menos que 11.000 normas relacionadas con el medio ambiente, sin contar con las ordenanzas municipales. Se trata de un mar de leyes que hace complicadísimo que una pyme tenga un escrupuloso conocimiento y cumplimiento de la legislación. Nadie se ha atrevido a elaborar un código, como el penal, en materia ambiental.

-Será porque la pyme considera la inversión ambiental un gasto y no eso, una inversión.
-Está demostrado que la protección medioambiental es rentable desde un punto de vista económico, sobre esto no hay dudas.

-¿Cómo ve la nueva Ley de Aguas de Andalucía?
-Me gusta, va a servir porque dará respuesta a una nueva concepción de las políticas de agua. Es una ley valiente, integradora y cumple con las expectativas de gestión del agua en Andalucía.

-¿Es razonable que los agricultores paguen cada vez más por el agua?
-No es sólo razonable, sino que es necesario que la gente entienda que el agua tiene un coste y no tiene por qué ser gratis. Desde un punto de vista equitativo, cada sector tendrá que pagar el agua conforme a su coste específico.

-Se apostó mucho por las energías renovables y, de buenas a primera, recorte a las primas, sobre todo a las fotovoltaicas.
-Se debería seguir realizando ese esfuerzo por las energías renovables. De hecho, el binomio I+D+I y medio ambiente, donde se incluyen las renovables, crea empleo y debe ser un motor de riqueza y empleo para salir de esta crisis.

-¿Y son compatibles con la energía nuclear?
-Cada una tiene su espacio. No se puede demonizar la nuclear, aunque debe ir siendo suplantada, poco a poco, por las renovables.

-Tras el desenfreno urbanístico, ¿qué hacer con las viviendas alegales?
-Legalizarlas siempre dentro del respeto a la ley. Es evidente que hubo un fallo de la administración, que es quien debe ahora dar una respuesta a esta situación.

-¿Más que derribarlas?
-Lo primero es el cumplimiento de la ley y donde sea imposible ese cumplimiento habría que adoptar medidas drásticas.

"No hay que demonizar los campos de golf"

-¿Es lógico que se coarte la investigación de los transgénicos cuando aquí llegan productos modificados genéticamente de otros países?
-Debemos tener una norma más acorde con la realidad que vivimos. No debemos impedir la investigación y que existan organismos modificados genéticamente, pero tampoco que sea a costa de otro tipo de agricultura, como la ecológica. La normativa debe ser mejorada para que coexistan armónicamente, siendo más proteccionistas con la ecológica.

-¿Está preparado el medio ambiente andaluz para más campos de golf?
-Un campo de golf con una buena gestión medioambiental no tiene el impacto que determinados sectores aún creen ver. Es una actividad económica que no ha de ser demonizada, pero no puede desarrollarse a cualquier precio, su prioridad absoluta es esa gestión medioambiental.

-El crimen medioambiental existe, pero ¿cómo se ve por parte de la sociedad?
-Los delincuentes ambientales lo son de guante blanco y hay multinacionales con auténticas ingenierías jurídicas para esquivarlos. ¿Cree usted que al ciudadano medio andaluz le importa ya lo que pasó con Boliden Apirsa?

-Fukushima. ¿Existe el crimen medioambiental internacional de lesa humanidad?
-Entiendo que sí porque el daño ambiental es transfronterizo y la protección ambiental no es individual, sino de toda la sociedad y, por tanto, el derecho medioambiental debería ser considerado como un derecho fundamental de la persona, que aún hoy no lo es.

-¿Colocaría a sus gestores ante un tribunal internacional?
-Habría que probar si ese accidente es su responsabilidad, y creo que no porque un tsunami es una fuerza de causa mayor y motivo de exención de responsabilidad. Cosa distinta fue lo que pasó con el Prestige.

  • 1