Local

La sentencia del Cuco se podría atrasar un año si va al Tribunal Constitucional

El juez decidirá si acepta la petición de la familia para evitar dos juicios.

el 19 feb 2011 / 20:20 h.

TAGS:

El Cuco, protegido por la Policía, en una de sus declaraciones judiciales.
El primer juicio por el crimen de Marta de Castillo ya ha terminado, ya está visto para sentencia. Sin embargo, como todo en este caso, no será una decisión al uso. La Ley del Menor establece que el plazo para dictar sentencia es de cinco días, pero la cuestión de inconstitucionalidad planteada por la familia hará que se retrase como mínimo un mes, si el juez la deniega, pero hasta un año si llega hasta el Tribunal Constitucional (TC), que podría declarar nulo el juicio.


La familia presentó al inicio de la vista contra el Cuco un recurso de inconstitucionalidad para evitar que se dicten dos sentencias por unos mismos hechos. Es decir, querían evitar que el menor fuera enjuiciado por separado, y que lo fuera en el mismo proceso que los cuatro adultos imputados. Sin embargo, el magistrado decidió seguir adelante y resolver esta cuestión antes de la sentencia. Por eso ahora no puede dictarla, ya que ha tenido que dar trámite al resto de partes (la Fiscalía y la defensa) para que se pronuncien al respecto. Para ello tienen diez días hábiles, es decir, hasta el 1 de marzo. Luego el juez tendrá otros tres (hasta el 4 de marzo) para pronunciarse al respecto.

Ahí estará la clave, el momento en el que sabremos si la sentencia del Cuco es inminente o habrá que esperar. Si el juez desestima elevar la cuestión de inconstitucionalidad al TC tendrá a partir de entonces, según la Ley, cinco días para dictar la sentencia. Sería el 11 de marzo, casi al mes de finalizar el juicio.

En cambio, si decide que el TC debe pronunciarse, la sentencia se aplazaría sine die, ya que primero habría que esperar a que el Constitucional se pronunciase al respecto y aquí los tiempos ya no están tan definidos, pues estaríamos hablando de hasta un año o más. ¿Qué podría ocurrir entonces? En el caso de que lo rechazase, el magistrado ya tendría vía libre para dictarla. En este caso, además, no afectaría en ningún caso ni al juicio ya celebrado ni al de los adultos.

En el caso de que lo acepte todo se complica, judicialmente hablando. Entonces, el juicio celebrado ahora sería nulo y, con ello, todas las pruebas que se han practicado en el mismo. Habría entonces que volver a juzgarlo, pero no solo, sino junto con los otros adultos implicados en un único proceso que diera lugar a una única sentencia. De ser así está situación podría acarrear nuevas consecuencias al caso, ya que si el TC se demora demasiado podría ocurrir que el juicio de los adultos ya se habría celebrado. De hecho, la intención del juez instructor es la de cerrar el caso cuanto antes para que la Audiencia lo pueda juzgar, a poder ser antes del verano. Sin embargo, por cuestiones de agenda y por la complejidad organizativa (serán muchos días de juicio seguidos por numerosos medios) todo apunta a que se celebrará tras el periodo estival. Si el juicio a los adultos se celebra y se dicta sentencia y luego se conoce que el TC cree que todos deben ser juzgados juntos, también habría que anular este proceso.

¿Qué hará el juez? Es la gran incógnita, aunque todos los que le conocen y trabajan con él aseguran que es un magistrado "valiente", al que la presión social y mediática del caso no le afectará para tomar las decisiones. Lo que sí sabemos es que la Fiscalía se opondrá, porque aunque también apuesta por un juicio conjunto, sabe que este recurso no tiene posibilidades de prosperar. Para ello habría que reformar la ley, pues es un problema que se da en más casos. La defensa del Cuco también se opuso inicialmente, aunque aún no tiene una respuesta contundente.

  • 1