miércoles, 20 marzo 2019
14:00
, última actualización
Economía

La Armada da un balón de oxígeno a los astilleros gaditanos con un nuevo buque

El Ministerio de Defensa retoma un programa abandonado en 2006 con el encargo de dos barcos –uno para Ferrol y otro para San Fernando y Puerto Real– por 400 millones de euros.

el 07 may 2014 / 20:25 h.

TAGS:

Buque de Acción Marítima 'Meteoro', de la Armada. Buque de Acción Marítima 'Meteoro', de la Armada. Los astilleros gaditanos de San Fernando y Puerto Real llevaban meses esperando que se concretara carga de trabajo para sus factorías, pero el anuncio que ayer realizó el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en Santiago de Compostela no ha satisfecho todo lo que debía. Primero porque es un anuncio, aseguran fuentes sindicales, que se dio a conocer en Ferrol hace algunos días. Segundo, por la falta de concreción en el reparto de la carga de trabajo anunciada –dos buques para la Armada española– y tercero, por la carga política que le acompaña, puesto que se hace oficial apenas el día antes de que arranque la campaña de las elecciones europeas, en la que tanto se juegan los partidos mayoritarios. En un acto con el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, su homólogo en la SEPI, Ramón Aguirre, anunció que el Ministerio de Defensa ha encargado a Navantia dos Buques de Acción Marítima (BAM) para la Armada Española, contrato que cuenta con un presupuesto inicial de 400 millones de euros, y cuya construcción se repartirá entre el astillero de Ferrol, que asume un barco, y los gaditanos de San Fernando y Puerto Real, que se reparten el segundo, según el comunicado remitido ayer por el organismo público. Así, y a falta de que se concreten los detalles de la carga de trabajo específica que asume cada factoría naval –apostillaron fuentes sindicales–, supondrá en torno a 30 meses de tarea, lo que sumará en conjunto un total de 2,2 millones de horas de trabajo tanto propias como de la industria auxiliar. Con este contrato, que representa la segunda serie de Buques de Acción Marítima, no sólo se recupera la contratación por parte de la Armada Española, sino que además se asegura la continuidad del programa de los BAM iniciado en julio de 2006. Desde ese año «la Armada Española había estado imposibilitada por los programas presupuestarios para hacer pedidos a Navantia, y por lo tanto lo que estamos ahora es confirmando que se reabre la capacidad de pedir de la Armada a Navantia», aseveró. Aguirre explicó que los Ministerios de Hacienda y de Defensa han alcanzado la conformidad presupuestaria para incluir un crédito extraordinario con el que hacer frente al pedido de estos barcos, y subrayó el trabajo de la SEPI y de Navantia para recuperar el nuevo programa para la construcción de buques de acción marítima. La SEPI destacó, además, que en la construcción de estos dos buques se integrarán los equipos de otros subcontratistas nacionales, de manera que «la contratación aportará una importante carga de trabajo a Navantia a corto plazo y contribuirá a mejorar su posición financiera». De otro lado, la sociedad pública abundó en que el impacto de este pedido «se extenderá a la industria auxiliar de Navantia así como a los citados suministradores de sistemas y equipos, lo que provocará un efecto directo sobre el empleo de las distintas comunidades afectadas». Sin embargo, desde la perspectiva sindical, no se rezumaba el mismo optimismo. A su juicio, el trabajo a repartir entre las dos plantas gaditanas –Puerto Real está especializada en el casco y construcción y San Fernando, en la tecnología y equipamientos– no es suficiente para las dos factorías, en especial, consideran que tendrá menos impacto en la Puerto Real. Además, señalan que se trata de una carga de trabajo insuficiente, que no viene a dar respuesta a las necesidades de las plantas de Navantia. El presidente del comité intercentros de Navantia y del comité de empresa del astillero de San Fernando, José Antonio Oliva, saludó el anuncio pero lamentó que «se demuestre» que su gestión «sigue siendo política, lo que es una desgracia para una empresa que forma parte de un sector tan estratégico».

  • 1