Cultura

'La serva padrona': Comedia musical barroca (* * *)

el 08 feb 2010 / 20:18 h.

Quienes asistieron a Parténope saben que era costumbre aligerar el drama lírico barroco con intermedios cómicos, en aquella ocasión firmados por Domenico Sarro. La de Pergolesi, hoy considerada su ópera más celebrada, centró la desenfadada función de la Barroca de Sevilla.

La serva padrona está simétricamente estructurada en cuatro arias, dos para cada voz, y dos dúos; el resto son abundantes recitativos, lo que hubiera hecho conveniente editar en el programa de mano su breve libreto, a falta de que la sala se acondicione para proyectar subtítulos y puedan así repetirse acontecimientos como éste. También convendría hacer más y mejor publicidad para asegurar el lleno que ocasiones como ésta merecen.

Fasolis corroboró su habilidad para extraer de la OBS ese talante alegre, enérgico y entusiasta al que nos tiene acostumbrados, permitiéndose justificadas licencias así como interactuar con los cantantes y el ocasional actor Valentín Sánchez, uno de sus primeros violines.

En esta representación semiescenificada, las voces de Zanasi y Yoncheva, a la que vimos con Les Arts Florissants en el FeMÀS de 2007, se ajustaron perfectamente a sus roles, exhibiendo ella un timbre precioso y un gusto exquisito en la articulación, lo que nos hizo disfrutar mucho con el conocido aria Stizzoso mio stizzoso, aunque su gracia y delicadeza no casasen bien con el carácter rígido y manipulador de Serpina. La inclusión de un concierto de violín del mismo autor, del que Enrico Casazza ofreció una gimnástica lectura, y dos movimientos de un concierto grosso de Scarlatti, a modo de prólogo y entreacto, fue otro de los aciertos de la noche.

  • 1