Cultura

La Sevilla post-tartésica

Hace 2.211 años, Sevilla era fe- nicia, se llamaba Ispal y no tardó en ser devastada por las legiones de Publico Cornelio Escipión. A esta época remota viaja el médico y escritor José J. Ruiz Pérez en la novela La estirpe de Argantonio... y el periplo de un tesoro, que acaba de ver la luz.

el 14 sep 2009 / 22:06 h.

Hace 2.211 años, Sevilla era fe- nicia, se llamaba Ispal y no tardó en ser devastada por las legiones de Publico Cornelio Escipión. A esta época remota viaja el médico y escritor José J. Ruiz Pérez en la novela La estirpe de Argantonio... y el periplo de un tesoro, que acaba de ver la luz gracias al premio literario del Real e Ilustre Colegio de Médicos de Sevilla que patrocina el grupo Migasa. "Quise inventar cómo puede ser la transición de esa gente que eran herederos de los tartesios y tuvieron que adaptarse a la forma de vida romana", explica el autor.

Ruiz Pérez inventa sus propios protagonistas y las circunstancias que rodean al famoso tesoro del Carambolo, pero trata de ser riguroso en el manejo de los datos históricos. Lo mismo sucede a la hora de recrear los diálogos entre los personajes: "no podemos saber cómo hablaban los habitantes de aquella época, pues con la entrada del latín desaparecieron prácticamente todos los idiomas anteriores, pero he tratado de hacer los discursos lo más coloquiales que fuera posible, evitar arcaísmos que no aportaban nada", señala.

Sobre la posibilidad de que el Carambolo sea expuesto en Sevilla de forma permanente, no tiene dudas: "Teniendo piezas únicas por su valor histórico, tres kilos de oro con una orfebrería impresionante, cae por su propio peso que no nos usurpen el placer de contemplarlo".

  • 1