Cultura

La SGAE democratiza la elección de su nueva cúpula

Presencia de minorías en sus órganos directivos y aumento de los votantes, principales reformas.

el 02 nov 2011 / 21:44 h.

Teddy Bautista y Ricardo Azcoaga a la salida de la Audiencia Nacional.

La Comisión de Reforma del Sistema Electoral de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), integrada por 15 socios, ha presentado las nuevas propuestas para la refundación de la sociedad de gestión de derechos de autor tras la detención y posterior imputación de su anterior cúpula por apropiación indebida.

Los nuevos responsables de laSGAE quieren dar una imagen más transparente con listas abiertas, más votantes y un único presidente de la junta directiva.

En rueda de prensa, los autores Antón Reixa , Manuel Marvizón y Antonio Onetti explicaron las principales modificaciones de los estatutos de la SGAE, que sentarán las bases, en caso de ser refrendados, de la refundación estructural de la sociedad. "Lo novedoso es que se puede elegir al cualquier candidato de cualquier candidatura", subrayaron. Respecto al voto de socios, destacaron que se eleva el número con derecho a voto de 8.220 a 20.881, y se crea la figura del voto social. Tendrán el derecho a obtenerlo los autores que hayan conseguido una recaudación igual o superior al salario mínimo interprofesional (641,40 euros) en cuatro años, así como los editores y herederos (en este caso la recaudación debe ser igual o superior a cuatro veces ese salario mínimo). Cualquier candidato con un 5% de los votos optará a representación.

No obstante, la revisión de los estatutos tiene que ser aprobada por los socios y el Ministerio de Cultura. Asimismo se elimina el voto delegado y se garantiza el voto por correo, también se eliminan los avales y se unifica la figura del presidente del consejo de dirección y del presidente de la junta directiva de la SGAE. Esta junta directiva estará compuesta por 39 miembros, uno más que ahora, que se dividirán en seis puestos para gran derecho, 16 para pequeño derecho, nueve para audiovisuales y ocho para editores.

Todas estas propuestas se aprobarán previsiblemente en asamblea de cara a las elecciones de enero de 2012. Deberán ser refrendadas por los afiliados el próximo día 30 en la asamblea general extraordinaria. Estas son algunas de las conclusiones principales presentadas "que tienen el firme propósito de democratizar la entidad, ampliar el número de socios con derecho a voto y garantizar la transparencia del proceso electoral, previsto para enero de 2012", explicaron los portavoces de la nueva SGAE, tras el que se abordará su refundación completa.

Entre las herramientas que manejaron sobresale el análisis de la composición de la masa social, cuyo dato más relevante es que aproximadamente el 50% de los socios no han generado nunca derechos de autor (42,41%) o lo han hecho una sola vez (6,44%). También se han empleado estudios comparativos de los estatutos vigentes de las principales entidades de gestión de derechos de autor de Europa. En todas ellas existe el voto ponderado (número variable de votos por socio según el volumen de ingresos sociales). Y también tienen en cuenta las aportaciones, ideas y sugerencias trasladadas por los socios a través foros en internet.

Otras conclusiones de la comisión de reforma del sistema electoral de la SGAE dejan sentado que los herederos pueden votar, pero no ser candidatos y se pasa de un sistema exclusivamente mayoritario a garantizar la presencia de minorías en la junta directiva (sistema proporcional); y se prohibe la contratación de terceros dedicados a gestionar el voto por correo. La comisión electoral encargada de tutelar y vigilar las votaciones será independiente. Estará formada por dos juristas (uno de ellos notario) y un representante del Ministerio de Cultura (si así lo aceptase).

Además, las mesas electorales estarán en todas las comunidades que tengan más de un 3% del total del censo (Madrid, Cataluña, Andalucía, Valencia, el País Vasco y Galicia) y en cada una de ellas habrá asimismo un notario. El escrutinio final podrá llevarse a cabo a través de una empresa independiente elegida por la comisión electoral.

Destaca además la eliminación de la capacidad exclusiva que hasta ahora tenía el presidente del consejo de dirección de proponer a sus miembros. Según estas propuestas, el nuevo presidente de la junta directiva de la SGAE sólo podrá estar en el cargo dos mandatos (ocho años) y será un socio de la entidad. "Los socios vuelven a tener el poder después de mucho tiempo", afirma la comisión de reforma del sistema electoral.

  • 1