Local

La situación del grupo Roca llega al Senado

El alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, defiende ante Zapatero a los trabajadores afectados por el ERE de la empresa.

el 15 sep 2009 / 20:52 h.

TAGS:

Álvaro Uribe, presidente de Colombia.

El malestar de la plantilla de Roca en Alcalá de Guadaíra llega hasta el Senado . Fue de boca del alcalde de la ciudad, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE), que aprovechó ayer su condición de senador y la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para defender a los empleados de Roca.

Gutiérrez Limones formuló, por medio de una pregunta, su preocupación por la situación de los trabajadores de Roca en España, que se enfrentan a un expediente de regulación de empleo (ERE) que planea sobre 713 empleados de distintas plantas, entre la que se encuentra la fábrica en Alcalá. El senador precisó en su pregunta que el grupo Roca es una empresa líder en un sector en situación de monopolio, además de tener una gran experiencia internacional, y precisamente por eso "no puede plantearse la drástica bajada de empleados y pérdida de puestos de trabajo" que plantea el ERE presentado.

En este sentido, Gutiérrez Limones se dirigió directamente a Zapatero, al que le comentó que, ante la cantidad de medidas de calado social que el Gobierno está poniendo en marcha, "lo que no se puede permitir es que sean al final los trabajadores los que paguen las consecuencias".

Así, el senador explicó que la crisis actual tiene un claro origen en "el liberalismo radical que respalda y presenta el PP, así como en la codicia de unos pocos que nunca tienen bastante", en alusión a algunos sectores empresariales.Igualmente, defendió que es incomprensible y no se puede permitir que paguen las consecuencias los trabajadores y se produzca el colapso familiar de aquéllos que viven de su trabajo.

El grupo Roca presentó en verano al comité de empresa un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 713 trabajadores, de los cuales 158 pertenecen a la factoría que la compañía tiene en Alcalá de Guadaíra. El resto proceden de las fábricas de Alcalá de Henares, Gavá y oficinas centrales.

La firma asocia la medida a la crisis del sector de la construcción -en el que Roca centra su actividad productiva- y a la caída que ha experimentado el mercado de la reforma de viviendas, lo que se ha traducido en un "descenso constante de las ventas". Tras esta decisión de la compañía, la plantilla de Roca en la fábrica alcalareña inició protestas, como el bloqueo a la entrada de camiones a la factoría o acudir a la manifestación que todos los trabajadores afectados en España celebraron el pasado 7 de septiembre a las puertas de la sede del grupo Roca en Barcelona.

  • 1