jueves, 21 marzo 2019
14:48
, última actualización
Local

La situación económica ¿Podrían parar los recortes un momento?

el 08 ene 2012 / 19:58 h.

TAGS:

Una imagen demasiado habitual en los últimos tiempos: largas colas en las oficinas de (des)empleo.

Oiga... ¿es el enemigo? ¿Podrían ustedes parar la guerra un momento?". La pregunta como saben es del genial Miguel Gila y pertenece a uno de sus muchos y brillantes monólogos contra la sinrazón de la guerra. Hoy, muchos años después y en otro contexto político y económico, podemos tunear aquella consulta e interpelar: "Oiga... ¿es el Gobierno? ¿Podrían ustedes parar los recortes un momento?". Como aquella guerra a la que hacía alusión Gila, estos ajustes también nos pillan en el peor momento.

El nuevo Gobierno de Mariano Rajoy aprobó a escasas horas de la Nochevieja un demoledor plan de contención del gasto público que como todos perjudicó especialmente al ciudadano medio con recortes sociales y subidas de impuestos. Fuego amigo lo llaman en el campo de batalla. Este tijeretazo se suma al que hace poco más de un año y medio llevó a cabo el Ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Aquel día la portavoz del Gobierno del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, vaticinó que ese plan era tan sólo "el inicio del inicio". No debe ser plato de buen gusto comparecer ante millones de personas y decirles que su calidad de vida va a empeorar. Por eso imagino que los portavoces de malas noticias tratan de dar solemnidad a aquello que cuentan. Pues desde aquí le apunto dos cosas: los ciudadanos conocemos la gravedad de la situación y no es mucho más agradable escuchar (que contar) que te cambian tu vida.

Pero además no es cierto que "es sólo el inicio del inicio". Será el comienzo de los recortes del PP, no obstante para la inmensa mayoría es simplemente la continuación de una pesadilla: para los 227.731 personas que terminaron 2011 sin trabajo en la provincia de Sevilla, los 310.000 hogares de la capital a los que se le volverá a incrementar los recibos del IBI un 10% durante 2012 después de que el Ejecutivo central haya decidido revisar el Impuesto de Bienes Inmuebles, los 40.000 dependientes moderados andaluces que se quedarán sin prestación hasta 2013 pese a que ya han sido evaluados por la Junta, los más de tres millones de andaluces que se verán afectados por la subida del IRPF, los miles de funcionarios a los que se les volverá a congelar el sueldo, los millones de pensionistas que otra vez perderán poder adquisitivo... No, no parece que sea el principio.

Hay una creencia popular que apunta que la actitud positiva del enfermo es clave para su recuperación. Quien más o quien menos conoce el caso de alguien que achaca su restablecimiento a su ánimo, buen humor o buena disposición. Esta suposición es más que una cuestión de fe. Un grupo de investigadores de la Universidad de Granada asegura que las consecuencias que una afección crónica tiene sobre el paciente dependen también de la percepción que éste tenga sobre ella. O lo que es lo mismo, la apreciación de la enfermedad influye en la manera en que la persona se ajusta a ella, la afronta y convive con ésta. Y si estos expertos tienen razón, ¡Houston tenemos un problema!

España tiene 46 millones de enfermos, de los cuales un millón y medio están en Sevilla, a los que en 2008 le diagnosticaron unas dificultades financieras que con el paso del tiempo se convirtieron en una crisis hasta derivar en una recesión económica sin parangón. Y nadie encuentra un tratamiento efectivo. Es como cualquier capítulo de House, donde antes de curarte te colocan al borde de la muerte. Pero aquí, cuatro años después, no hay solución.

Nos hemos enterado, la situación es grave. Es el momento de buscar otras salidas. Es obvio que hay que reducir el déficit, pero no me creo que el único remedio sea morir de inanición. Los políticos hacen bien en esmerarse en devolver la confianza a nuestro bancos y empresarios, así lo dicta el Mercado; pero si éstos no reembolsan dicho esfuerzo en la sociedad es el momento de intervenir. Porque no sé si los gobiernos (central, regional y local) lo saben, pero también es su obligación dotar de esperanza a sus ciudadanos con el objetivo de crear el mejor escenario para salir de la crisis. Una nación sin confianza ni fe es un país menos democrático y libre. Puede ser Cuba, Corea del Sur, Birmania o la España de la dictadura franquista. Aquella a la que Miguel Gila le interpelaba que parase un momento la guerra.

Arrancan los 15 minutos de Zoido

El Tribunal Supremo ha avalado 14 años después la subasta del suelo de la parcela tres de la base aérea de Tablada, una dehesa de 367 hectáreas, que llevó a cabo el Ministerio de Defensa. Aquellos terrenos pasaron a manos de las cajas de ahorros El Monte y San Fernando y acabaron en manos de un consorcio empresarial. Este fallo cierra el largo y espinoso proceso judicial. Ahora llega la hora de la política porque la sentencia sólo deja dos vías al Ayuntamiento: comenzar otro intento de expropiación (los dos anteriores fueron tumbados por la Justicia) o sentarse a negociar con los propietarios.
En la campaña de las elecciones municipales el alcalde, Juan Ignacio Zoido, dijo que este asunto lo arreglaba en 15 minutos... y ya ha comenzado la cuenta atrás. Y el primer edil de Sevilla tiene que buscar y hallar la mejor salida para la ciudad y los sevillanos. 

  • 1