Local

La sorpresiva retirada española de Kosovo

La ministra de Defensa del Gobierno español, Carme Chacón, anunció ayer el fin de la misión de las tropas españolas en la región serbia de Kosovo, un área en conflicto desde que estallara la guerra en los antiguos Balcanes a inicios de la década de los noventa.

el 16 sep 2009 / 00:13 h.

La ministra de Defensa del Gobierno español, Carme Chacón, anunció ayer el fin de la misión de las tropas españolas en la región serbia de Kosovo, un área en conflicto desde que estallara la guerra en los antiguos Balcanes a inicios de la década de los noventa. La ministra esgrimió como razón de la retirada que la misión por la que se enviaron soldados españoles "está cumplida". Tras los enfrentamientos entre los serbios y los independentistas kosovares, la tensión se ha apaciguado, aunque esta distensión haya que acogerla con toda la cautela. Por tanto, encontramos ya una diferencia sustancial con la anterior retirada por el Ejército español: la salida de Irak. Aquí no hay una divergencia de criterio con el país que comanda las actuaciones (en ese caso, los Estados Unidos que gobernaba George Bush), pero sí que se aprecia un factor que distorsiona la mirada con la que se afronta la situación. A diferencia de otros países de nuestro entorno, España no ha reconocido la independencia de Kosovo. El Gobierno jamás asumió la declaración unilateral de independencia de esta provincia serbia y tal vez en ello resida esta marcha tan repentina. Si es así, al menos tendría que haberse insinuado. De este modo, tal vez el Ejecutivo español se hubiera evitado la incomodidad de verse reprendido por la OTAN, que ayer por la tarde reprochaba la salida de las tropas y recordaba a España dos puntos. El primero, que cualquier cambio sustancial en las misiones de paz tiene que ser refrendado por la Alianza Atlántica en su conjunto, y el segundo, que en Kosovo no se dan las condiciones políticas y de seguridad que aconsejen la retirada. El varapalo no admite mayores matices. La OTAN descalifica una decisión que sorprende, por cuanto que España intensificó con la llegada de Zapatero la política de colaboración con el resto de países de la OTAN para su participación en las misiones de paz. Una decisión como la anunciada ayer por Chacón merece más explicaciones.

  • 1