Local

La subida de las temperaturas aleja a los turistas

El cambio del clima está haciendo que Andalucía se parezca cada vez más al norte de África en términos de temperatura y recursos hídricos. Es lo que Greenpeace llama proceso de africanización, que ya está afectando a la agricultura, al turismo e, incluso, a la salud de las personas.

el 16 sep 2009 / 03:41 h.

TAGS:

El cambio del clima está haciendo que Andalucía se parezca cada vez más al norte de África en términos de temperatura y recursos hídricos. Es lo que Greenpeace llama proceso de africanización, que ya está afectando a la agricultura, al turismo e, incluso, a la salud de las personas.

En su informe La crisis del clima. Evidencias del cambio climático en España, Greenpeace certifica que algunos de los fantasmas que han circulado sobre el cambio climático se pueden ya constatar en Andalucía. Por ejemplo, la organización ha demostrado que en Sevilla ha habido entre 1971 y 2000 un aumento de temperatura media anual de 1,95 grados, y en Granada de 1,53.

El aumento del nivel del mar en la costa de Málaga entre 1970 y 2005 se ha correspondido con 2,5 milímetros al año de promedio. Este fenómeno va a suponer a partir de ahora, según alerta la ONG ecologista, un metro de retroceso costero cada cuatro años. Esto se traduce en que, en algunos puntos críticos -como el cabo de Gata o el Golfo de Cádiz-, las aguas pueden invadir las playas hasta 15 metros antes de 2050.

Agricultura y turismo son algunos de los sectores más afectados por estos cambios en el clima, algo que afectará con seguridad a la economía andaluza.

Agricultura en crisis. La disminución de recursos hídricos y el aumento de temperaturas alterarán la capacidad productiva de secanos y pastos, traerán un mayor número de plagas e incrementarán la salinidad de los suelos. Además, se modificarán de forma significativa los ritmos de la floración. Por ejemplo, en el sur de Córdoba se prevé un adelanto de la floración del olivo de 24 días para finales de siglo, o de 57 días para la encina.

Menos turistas. La sucesión de olas de calor y de días con temperaturas excesivamente elevadas está conllevando desde hace algún tiempo una disminución de la actividad turística, en especial la cultural y la rural-natural. Esta circunstancia, según Greenpeace, perjudicará gravemente antes de mitad de siglo a destinos de interior como Córdoba, Sevilla, Granada, Úbeda o Baeza. Además, el aumento del nivel del mar implicará riesgos de inundación de zonas bajas costeras, poniendo en peligro playas llanas o edificios en el litoral.

Iimpactos en la salud. El cambio climático está causando el aumento de muertes por la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos, tanto cálidos como fríos. También está haciendo que las alergias y las afecciones respiratorias sean cada vez más comunes en el sur de la comunidad, ya que la entrada frecuente de aire africano incrementa los niveles de partículas de polvo en suspensión. Además, la africanización hace prever el resurgimiento de enfermedades como la malaria o el dengue.

  • 1