Local

La suerte de los pueblos

Debe de ser indescriptible que te nombren ministro aunque nada comparable con la agitación que se produce en tu patria chica. Cómo bullen los pueblos.

el 15 sep 2009 / 03:15 h.

Debe de ser indescriptible que te nombren ministro aunque nada comparable con la agitación que se produce en tu patria chica. Cómo bullen los pueblos. Los alcaldes se quedan cortos en imaginación para capitalizar tanto éxito regalado a pesar de la experiencia de algunos debido a la fortuna de sus administrados en programas como OT, Gran Hermano o la Isla. Hasta tal punto que una niña prodigio bien llevada conduce a algunos hasta olvidarse de su gestión. No importa, la gente está enloquecida.

Su alterado programa de actividades, pobres ministr@s, incluirá seguramente su nombramiento de pregonero, harán la primera levantá de su patrona, bailarán la primera sevillana de su Feria o Romería, lo incluirán en los folletos turísticos, en Wikipedia y tendrán su pabellón de deporte. Las ruedas de prensa de los consejos de los viernes se darán en el pabellón con parroquianos con banderas y camisetas de su ministro, como un Pedrosa, Paquillo o Alonso cualquiera.

Ya lo decía el alcalde de Getafe: lo más importante de mi pueblo no es lo que hacemos ni lo que tenemos sino el Geta. Sólo hay que fijarse en León: hay un antes y un después de ZP y Alonso; la soberbia catedral es sólo decorativa. Hay pueblos con suerte, tienen ministros, los tuvieron y hasta santos, aunque no pasen de eso. Qué envidia en Cataluña, cada vez más cateta y con menos seny, y todo porque tienen menos ministros, aunque más industria y sedes centrales y más poder, por supuesto.

Cada cuatro años vuelve la recesión a algunos pueblos; se quedan sin ministros que no vuelven al pueblo y pueblan la calle Sierpes o Alcalá pidiendo una oportunidad.

Licenciado en Derecho y Antropología

aroca.javier@gmail.com

  • 1