Cultura

La suerte está echada

El plazo para que los miembros de la Academia de Hollywood con derecho a voto decidan sus favoritos para los premios Oscar expira. La suerte estará echada para los candidatos a los galardones. Ya no hay vuelta atrás. La auditora Pricewaterhouse Coopers será la encargada de recibir y recontar los votos.

el 15 sep 2009 / 00:23 h.

El plazo para que los miembros de la Academia de Hollywood con derecho a voto decidan sus favoritos para los premios Oscar expira, momento en el que la suerte estará echada para los candidatos a los galardones.

Ya no hay vuelta atrás. La auditora Pricewaterhouse Coopers será la encargada de recibir y recontar los votos de los académicos, que serán sellados y guardados en sobres hasta el domingo, fecha de celebración de la gala.

Brad Oltmanns y Rick Rosas, miembros de la compañía, son las dos únicas personas que conocerán antes que el resto los nombres de los ganadores del Óscar en su gala número 80.

Mientras llega ese momento, la Academia de Hollywood desea llamar la atención de los aficionados al cine con una exposición organizada en Nueva York y Los Ángeles sobre la ceremonia llamada "Meet the Oscars", en la que exhiben las 50 estatuillas doradas que se repartirán el próximo día 24.

Hasta el sábado los visitantes del Hollywood & Highland Center y de los estudios Times Square podrán vivir una experiencia parecida a la de las celebridades cuando atraviesan la alfombra roja luciendo sus mejores galas ante una nube de periodistas y fotógrafos.

El recorrido incluye también una serie de paneles con juegos interactivos sobre la historia de los galardones, sobre frases de populares personajes del celuloide o incluso ejercer de académicos y registrar las predicciones en seis categorías en torno a los ganadores del Óscar de la próxima edición.

En la exhibición se puede observar asimismo el Óscar Honorario que la Academia entregará al diseñador de producción Robert Boyle, así como muestras de su trabajo.

Boyle optó cuatro veces al Óscar gracias a "Con la muerte en los talones" (1959), "Gaily, Gaily" (1969), "El violinista en el tejado" (1971) y "El último pistolero" (1976), aunque nunca se llevó la estatuilla.

Pero las piezas más codiciadas por los fanáticos son dos de las estatuillas originales entregadas durante la primera gala de los Óscar, las que ganaron en 1928 el director Frank Borzage y el escritor Benjamin Glazer por su labor en "El séptimo cielo".

No menos curiosidad despierta el Óscar que se llevó Judy Garland en 1939 por la clásica "El mago de Oz", una de las estatuillas que también conforman la muestra.

Cada estatuilla dorada, manufacturadas por la empresa R.S. Owens & Company con una mezcla de britannia, una aleación de metal, bañada en cobre, níquel, plata y oro de 24 quilates, pesa 3,6 kilogramos y mide 33 centímetros.

Y es que tras más de tres meses de incertidumbre por la huelga de guionistas, Hollywood respira aliviado y confiado de poder organizar una gala con los ingredientes clásicos que la han convertido en uno de los mayores espectáculos de la industria.

"Aquí estamos. Después de un duro invierno, llega la primavera y después el verano", manifestó el productor de la ceremonia, Gil Cates. "Estos tres meses han sido terribles".

Como pequeños aperitivos, sus organizadores exhiben hoy los cortos que aspiran al Óscar en Beverly Hills, y organizan el miércoles una gran fiesta con los candidatos en el Carlyle Hotel de Nueva York.

Un día después, y de nuevo en la costa oeste, el Teatro Lynwood Dunn recibirá a los equipos de las películas candidatas al galardón en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa, que este año provienen de Israel ("Beaufort"), Austria ("Los Falsificadores"), Polonia ("Katyn"), Kazajistán ("Mongol") y Rusia ("12").

La gala de los Óscar, que será retransmitida en directo en más de 200 países desde el Teatro Kodak de Los Ángeles, tiene una audiencia de cientos de millones de telespectadores en todo el mundo.

En Estados Unidos, representa tradicionalmente la segunda retransmisión de mayor audiencia, después de la SuperBowl, la final de fútbol americano.

  • 1