martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

La suspensión de la Cumbre de Barcelona apuntilla la Presidencia española de la UE

La Unión por el Mediterráneo, prevista para junio, se traslada a noviembre.

el 20 may 2010 / 20:29 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El Gobierno español confirmó ayer el aplazamiento de otro de los grandes actos previstos para la Presidencia española de turno de la Unión Europea (UE) se aplaza. La cumbre de la Unión por el Mediterráneo (UpM) que debía celebrarse el próximo 7 de junio en Barcelona se traslada a noviembre y el Ejecutivo aduce que esta decisión la ha tomado en consenso con Francia y Egipto, países que copresiden la organización, según confirmó a Europa Press una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.


Los motivos que han llevado a tomar esta decisión son el deseo de "dejar que avancen" las negociaciones indirectas que han retomado recientemente palestinos e israelíes para que la cumbre pueda celebrarse en un contexto que facilite su éxito y favorezca que sirva como "contribución a la paz y la seguridad en la zona", según la fuente. Según informó por la tarde la presidencia española de la UE, la II cumbre de la Unión por el Mediterráneo se celebrará finalmente en Barcelona la tercera semana de noviembre.


Se trata de la segunda ocasión que se suspende o aplaza una cumbre prevista en el semestre de la presidencia española, tras la cancelación de la cumbre UE-EEUU programada en mayo en Madrid por el deseo de Barack Obama de reducir sus viajes al extranjero y centrarse en la agenda doméstica. Las alarmas sobre una posible cancelación de la cita de Barcelona saltaron este mes, después de que, según destacó la prensa israelí, Egipto y Siria informaran a Francia y España de que los líderes árabes no acudirían a la cumbre si el ministro de Exteriores de Israel, el ultraderechista Avigdor Lieberman, no se mantenía al margen.


boicot a israel. No es la primera vez que los países árabes se niegan a sentarse en la misma mesa con Lieberman. El responsable israelí de Exteriores es visto con recelo en los países árabes por su posiciones derechistas y por haber mandando "al infierno" a Mubarak en un discurso público en el 2008, cuando era diputado. Ese posible boicot nunca fue confirmado por los gobiernos de Damasco y El Cairo, mientras que la Liga Árabe, que tiene su sede en la capital egipcia y que estaba invitada a la cumbre de Barcelona, había confirmado que asistiría a la conferencia.


Con estos rumores, el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, realizó una gira por la región la semana pasada que incluyó Israel, los Territorios Palestinos, Líbano y Siria con el objetivo de apoyar las negociaciones indirectas que palestinos e israelíes acaban de retomar tras año y medio de parálisis e intentar salvar la cumbre.


A su regreso a España, afirmó que veía un "90%" de probabilidades de que la cumbre de Barcelona se celebrase, mientras que antes de su gira ese porcentaje se reducía al 70%, según su percepción.


La UpM, que integran 43 países, es una organización impulsada por Francia que tomó el relevo del Proceso de Barcelona y que reúne a la UE con sus vecinos de la ribera sur del Mediterráneo. Se estancó a raíz del conflicto ocurrido en la franja de Gaza de diciembre de 2008, a pesar de que las reuniones de ministros y altos funcionarios se reanudaron en septiembre de 2009.


Tras la cancelación de la cumbre, el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, lamentó ayer "mucho" y consideró que se trata de un "fracaso" que "desluce aún más" la presidencia española de la UE. En el mismo sentido, el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, aseguró ayer que "se ha perdido una oportunidad" al no celebrar finalmente la cumbre, y calificó de "histórico" que durante la Presidencia española de la Unión Europea se hayan "anulado" dos cumbres, la de UpM y la bilateral prevista entre los Veintisiete y Estados Unidos.

  • 1