martes, 17 septiembre 2019
11:12
, última actualización
Economía

La suspensión de pagos ronda a Aifos tras solicitarla un acreedor

Una empresa acreedora ha solicitado al juez que la promotora inmobiliaria malagueña Aifos -cuyo presidente está implicado en el caso Malaya- suspenda pagos y pueda iniciarse así el proceso concursal para que los proveedores puedan cobrar sus deudas, por un importe que ronda los 850 millones de euros. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 18:47 h.

Una empresa acreedora ha solicitado al juez que la promotora inmobiliaria malagueña Aifos -cuyo presidente está implicado en el caso Malaya- suspenda pagos y pueda iniciarse así el proceso concursal para que los proveedores puedan cobrar sus deudas, por un importe que ronda los 850 millones de euros.

La promotora inmobiliaria Aifos se enfrenta al concurso necesario de acreedores (antigua figura de la suspensión de pagos) que ha instado ante el Juzgado número 1 de lo Mercantil de Málaga una de sus empresas acreedoras, según dijeron a Europa Press fuentes jurídicas.

La compañía malagueña soporta una deuda de 850 millones de euros. Entre sus principales acreedores se encuentran el Banco Popular (200 millones de euros) y el Banco Pastor (150 millones de euros), además de diversas cajas de ahorros. Asimismo, en su lista de acreedores también destacan un conjunto de 96 particulares y empresas proveedores del grupo inmobiliario, fundamentalmente de Málaga, Córdoba y Madrid, a los que, según las mismas fuentes, podría adeudar impagos desde hace dos años.

Precisamente ha sido una de estas empresas (Gestión de Obras y Reformas SL) la que ha decidido instar el concurso de acreedores. La suspensión de pagos de Aifos sería, así, una de las mayores del sector en España, junto a las solicitadas por Martinsa-Fadesa y Tremón. Eso sí, con una gran diferencia, pues estos dos últimos grupos solicitaron el concurso de acreedores por sí mismos, mientras que en el caso del andaluz sería a instancias de tercero.

La decisión de esa proveedora de solicitar el concurso podría deberse a la presentación de concurso voluntario de acreedores de Tremón. Según las mismas fuentes, dados los problemas de liquidez que Aifos atravesaba desde que se destapó su vinculación con el caso Malaya, la inmobiliaria habría optado por pagar a sus proveedores con pagarés que a su vez había recibido de su socio Tremón.

Esta última compañía compró hace unos años a la malagueña unos suelos en la Costa de Sol. La operación se pagó, una parte en efectivo, otra con subrogación hipotecaria y una tercera mediante la entrega de pagarés por importe global de 63 millones de euros y que vencían el pasado día 17 de noviembre.

Aifos, una de las primeras promotoras inmobiliarias de Andalucía y con gran presencia en su provincia de origen, es propiedad de Jesús Ruiz Casado, uno de los imputados por la operación Malaya, que indaga casos de presunta corrupción urbanística en el municipio marbellí.

Ruiz Casado y el entonces director general de Aifos, Jenaro Briales, fueron detenidos en julio de 2006 y quedaron en libertad en una semana tras pagar fianzas de 200.000 y 500.000 euros, respectivamente, en el marco de dicha operación que investiga una amplia trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella.

Aifos cuenta con una plantilla de unos 2.000 trabajadores, y está especializada en viviendas de segunda residencia en la costa. Además de la rama de promoción residencial, también explota dos hoteles de cinco estrellas en Marbella, los Guadapín, y el hotel Biblos de Mijas (Málaga).

El concurso necesario de acreedores (aquel que solicita un acreedor impagado) al que se enfrenta la compañía presenta, según la ley, mayores garantías para los acreedores y más dificultades para la sociedad concursada -en este caso, Aifos-. Una de las diferencias con el concurso voluntario es que los acreedores instantes del procedimiento (quienes lo solicitan al juez) tienen un privilegio de cobro del 25% de su crédito, explicaron fuentes jurídicas. En cualquier caso, el juez ha de decidir.

  • 1