Economía

La suspensiones de pagos obligan a fijar vistas para 2010

El Juzgado de lo Mercantil de Sevilla está completamente desbordado. En el mes de octubre han entrado 18 solicitudes de concurso de acreedores y en lo que va de año son 92 los que ya han sido aceptados por el órgano judicial. Faltan dos meses para que acabe el año y la cifra ya cuadruplica la registrada en 2007.

el 15 sep 2009 / 17:34 h.

I. Campanario / R. Velis

El Juzgado de lo Mercantil de Sevilla está completamente desbordado. En el mes de octubre han entrado 18 solicitudes de concurso de acreedores y en lo que va de año son 92 los que ya han sido aceptados por el órgano judicial. Faltan dos meses para que acabe el año y la cifra ya cuadruplica la registrada en 2007.

La crisis está provocando que el desbordado Juzgado Mercantil de Sevilla no pueda asumir la cantidad de concursos de acreedores (antigua figura de la suspensión de pagos) que cada mes le entran y que vienen a sumarse a los casos pendientes de resolución.

La saturación de este órgano judicial, creado a finales de 2004, está obligando a que los juicios se estén señalando ya para los meses de enero y febrero de 2010, cuando la Ley Concursal establece un plazo máximo de diez días tras admitirse las demandas de incidencias al informe elaborado por los administradores concursales.

Y es que a lo largo de este mes, el juzgado ha recibido más de 18 solicitudes de concurso, de los que 13 ya han sido admitidos y declarados. En total, en lo que va de año ya se han declarado 92 suspensiones de pagos, frente a las 23 con las que se cerró 2007, es decir, se ha cuadruplicado ya la cifra y aún quedan dos meses para cerrar el ejercicio.

En cada uno de estos concursos es necesario celebrar juicio para resolver las demandas de incidencias al informe concursal, que es el que presentan los administradores judiciales y que sirve para establecer una radiografía del estado actual en el que se encuentre la empresa, saber los activos con los que cuenta y las deudas que arrastra. El juzgado sólo tiene dos días a la semana para celebrar vistas, lo que ha provocado que ya las esté fijando para 2010.

A esta situación hay que sumar el colapso que ha supuesto el concurso de la empresa inmobiliaria Contsa, en el que hay personados 1.650 acreedores que, para bloquear su liquidación, ha presentado 260 demandas de incidencias, que obligarán a celebrar un macro juicio o 260 vistas, algo que aún no se ha decidido en el juzgado.

La Consejería de Justicia tiene previsto crear en 2009 el segundo juzgado de lo Mercantil, pero la sensación del secretario judicial, Juan Pedro Dueñas, es que ya es "tarde". El juzgado no da para más y, por ello, no sólo han solicitado la creación del segundo órgano, sino que éste se cree por vía de urgencia, pues de poco serviría que entrara en funcionamiento en diciembre de 2009.

La situación se agrava puesto que, a las solicitudes de concurso -voluntario o necesario- de acreedores en empresas, se están sumando las peticiones formuladas por personas físicas, que han aumentado exponencialmente en los últimos meses.

Para que una persona física pueda presentar esta solicitud es necesario, al menos, que cuente con varios deudores. Sin embargo, Dueñas considera que se trata de una medida a la desesperada, ya que la mayoría de las veces el juzgado acaba archivando la petición y a la situación de ahogo previa del solicitante se suma el pago de un abogado y el procurador.

  • 1