domingo, 24 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

La Tablada verde, azul o roja

El PSOE apuesta por la negociación e IU por el tercer intento de expropiación para que las 360 hectáreas sean públicas

el 10 may 2011 / 19:23 h.

TAGS:

Si hay un manual de casos de especulación urbanística, en él está Tablada . Por eso todos los partidos se afanan desde hace años en convertir estas 360 hectáreas en un exponente de la lucha contra los especuladores. Sin embargo, no se ha avanzado nada en una década, así que los programas electorales vuelven a recoger planes para esos suelos pintados ya de verde. Sólo el Partido Popular no tiene un proyecto definido para el solar, aunque también se apunta al carro del parque.

Tablada es, sin duda, la estrella en los debates medioambientales de Sevilla. Para el PP es el mejor ejemplo del "fracaso" del Gobierno PSOE-IU. Para el PSOE, una muestra de que los populares siguen teniendo en mente las 20.000 viviendas que las inmobiliarias quieren construir allí. Y a la hora de replicar, las mismas respuestas: los socialistas tenían la mayoría en los consejos de administración de las cajas de ahorros que vendieron los suelos triplicando sus beneficios y los populares intentaron cambiar la calificación de los suelos de no urbanizable a urbanizable.

No es de extrañar que IU compare a PSOE y PP con el dúo Pimpinela y recuerde que en el Parlamento andaluz ambos tumbasen una proposición no de ley para que fuese incluida en el inventario de Espacios Naturales Protegidos como parque periurbano, algo que sí apoyaron en el Consistorio. Alegaron entonces que al ser un suelo privado no tiene respaldo legal.

Lo cierto es que hasta que el Tribunal Supremo no resuelva si cabe o no la expropiación, Tablada seguirá siendo el paraíso para los jaramagos. No se sabe, pues, si será necesario el tercer proceso de expropiación que defiende IU (ahora el Ayuntamiento tendría más herramientas para justificar la medida gracias al PGOU, el Potaus y la Ley del Suelo) o si la salida pasa por la negociación con los propietarios, la Agrupación de Interés Económico Híspalis Tablada. Es cuestión de dinero, del justiprecio (unos ocho millones) del suelo rústico a los más e 200 que pedirían las inmobiliarias.

Sea como sea, PSOE e IU defienden que el próximo mandato será el de Tablada, de ahí que ya hayan presentado sus proyectos para convertirlo en un gran pulmón verde. El Partido Popular, por su parte, sólo apunta que está de acuerdo con que debe ser un parque, pero añade que en sus 360 hectáreas caben "muchas cosas".

El candidato del PSOE a la Alcaldía, Juan Espadas, prevé transformar la dehesa en una gran zona verde autofinanciable en la que el sector privado tenga un papel fundamental, despejando así la incógnita de dónde saldrá el dinero. Deportes náuticos y aéreos, restauración, una escuela del caballo y huertos sociales encajarán en un modelo que los socialistas quieren someter a debate ciudadano y en el que, de momento, no tiene cabida la Feria. Juan Espadas incluso planteó una nueva idea: que también albergue una plataforma solar.

Para el alcaldable socialista, el modelo pasa por la cogestión entre lo privado y lo público y que sean las administraciones del área metropolitana las que se impliquen en el proyecto. En cuanto al entramado jurídico, Espadas apuesta por expropiar o llegar a un acuerdo con el Ministerio de Defensa para activar una cadena de reversiones: el Estado recuperaría el suelo indemnizando a las cajas de ahorros y éstas pagarían a las empresas que ahora son los dueños del terreno. Un proceso que se antoja muy complejo para cerrarlo en sólo cuatro años.

Por su parte, Izquierda Unida siempre lo tuvo claro: la salida está en la expropiación. Antonio Rodrigo Torrijos, candidato de la federación de izquierdas a la Alcaldía, considera que es la mejor fórmula para dirimir el tema de la propiedad de la dehesa de Tablada y estima que, según la actual Ley del Suelo, costaría unos ocho millones de euros.

IU asume la propuesta de la Plataforma Tablada Verde y Pública, aceptando una gestión público-privada y una apertura por fases de la dehesa. La plataforma ciudadana de la que forman parte, entre otros, Rafael Crespo y Adolfo Fernández -director del Alamillo-, pidió un pacto político por la dehesa y puso encima de la mesa un diseño de usos para las más de 300 hectáreas de parque natural.

Su proyecto incluye una zona para huertos urbanos, una playa fluvial a la que se entraría por unos tres euros, una escuela hípica pública, un escenario multiusos, una zona para parapente y aeromodelismo, una noria, un lago, carril bici e incluso una parada de la línea 1 del Metro. Un diseño que cuenta ya incluso con presupuesto -20 millones de inversión inicial y 1,5 de gastos anuales- y un modelo de gestión: un consorcio con participación de capital público y privado. Antonio Rodrigo Torrijos incluso abogó por la entrada de otros municipios (al igual que Espadas) y de la Junta de Andalucía y llegó a poner un ejemplo: el modelo de gestión de Emasesa.

Lo cierto es que tras 15 años de debate político, todos los partidos enarbolan ya la Tablada verde y hasta la sociedad civil plantea ideas. Por ejemplo, ¿por qué hay que convertir la dehesa en un parque forestal y no en una marisma azul? El arquitecto José María de Cárdenas, el economista Rafael Salgueiro, el experto en agricultura ecológica Francisco Casero y el abogado Francisco Mesonero presentaron en 2009 "una idea", la bautizada como Marisma de Tablada. Por ahora, ningún partido prevé inundar el terreno. Aunque todo puede pasar.

  • 1