Economía

La tasa de temporalidad andaluza se eleva al 40% frente al 29% nacional

Un pacto institucional en defensa de la estabilidad del empleo y que limite la excesiva flexibilidad del mercado laboral. Es una de las necesidades que plantea el informe anual del Observatorio del Mercado de Trabajo Andaluz, promovido por Caja Granada y UGT, que cifra en el 40% la tasa de temporalidad en la región frente al 29% nacional.

el 16 sep 2009 / 05:20 h.

Un pacto institucional en defensa de la estabilidad del empleo y que limite la excesiva flexibilidad del mercado laboral. Es una de las necesidades que plantea el informe anual del Observatorio del Mercado de Trabajo Andaluz, promovido por Caja Granada y UGT, que cifra en el 40% la tasa de temporalidad en la región frente al 29% nacional.

El informe, elaborado por la Sociedad de Estudios Económicos de Andalucía (Eseca), defiende la adopción de medidas económicas de "amplio calado" en un horizonte temporal inmediato, y una política que apueste por la competitividad empresarial y la apertura de nuevos mercados, y no por el abaratamiento de los costes.

Esas políticas, agrega, deberían acompañarse de un gran pacto entre instituciones por la estabilidad del empleo que limite la excesiva flexibilidad del mercado de trabajo en Andalucía y ponga freno al "severo ajuste" laboral.

Y es que, aunque el estudio constata la reducción en cuatro puntos de la tasa de temporalidad laboral en 2008, la andaluza (40%) sigue siendo bastante superior a la nacional (29%).

El informe incluye también un monográfico sobre la evolución del mercado laboral de Andalucía entre 1997 y 2008, que se ha caracterizado, dice, por un importante aumento del empleo y reducción del paro, aunque advierte de la "gran inestabilidad" laboral, que afecta a casi la mitad de los nuevos empleos, temporalidad que en general afecta más a mujeres que a hombres.

Sobre 2008 indica, en líneas generales, que el mercado no fue capaz de absorber toda la mano de obra -la población activa andaluza creció en 2008 un 3,8%-, por lo que se destruyó empleo (los ocupados descendieron un 2,16%) y aumentó en un 45% la población parada, especialmente entre los hombres.

El estudio incluye, además, una encuesta sobre la percepción de la situación laboral en Andalucía, realizada sobre una muestra de 3.200 personas, que pone de manifiesto que la situación económica, el paro, la vivienda y la salud son, por este orden, las principales preocupaciones de los trabajadores andaluces, que coinciden con los parados aunque para estos últimos las dos primeras se invierten.

  • 1