Economía

"La tensión del PSOE de Almería no se extenderá a otras provincias "

Eran sus primeras elecciones municipales como secretaria de Organización del PSOE-A y ha tenido que afrontar la primera derrota de los socialistas en Andalucía frente al PP

el 05 jun 2011 / 20:12 h.

La secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, posando en la orilla de Triana, el pasado viernes, antes de la entrevista.

Como secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz (Sevilla, 1975) se enfrenta a un escenario que ninguno de sus predecesores ha conocido en 32 años: por primera vez el PP supera en votos a los socialistas en Andalucía en las municipales. Tienen 290.000 votos y 554 ediles más, gobiernan en las capitales y en cinco diputaciones. Díaz asume la derrota y, de inmediato, puso al partido en vías de recuperación apelando a la "unidad" para los 10 meses que restan hasta las autonómicas. Estaba en esas cuando estalló la crisis del PSOE almeriense.

-¿Sabía que la mitad de la Ejecutiva almeriense iba a dimitir en un momento tan delicado?

-Sabíamos que había tensión desde hacía tiempo entre distintos miembros de la Ejecutiva. Era público y sabido. Pero siempre hicimos un llamamiento a la unidad. Intentamos encontrar vías de entendimiento, pero fue imposible.

-El día después del 22-M, el presidente Griñán dijo: "Todos los secretarios provinciales han interpretado que ahora hay que fortalecer la unidad del partido". ¿Cómo les afecta que esa unidad se haya roto de forma abrupta con las autonómicas tan cerca?

-Si en el seno del PSOE de Almería existe un enfrentamiento interno tan grave como éste, eso demuestra la debilidad del secretario provincial, no del regional. En la Ejecutiva provincial no es que haya dimitido la mitad de los miembros, sino el 80%. Desde la dirección se habló todo lo que se pudo, se intentó por todos los medios que esto no saliera así, pero fue imposible porque el secretario provincial perdió los nervios. La reflexión de lo que ha ocurrido debe producirse allí. Desde el regional lo que haremos será trabajar para recuperar la unidad.

-¿Teme que esta crisis se propague a otras provincias?

-En el seno del PSOE almeriense ese malestar que existía allí no está en otras provincias. Es algo que venía de largo entre corrientes internas y no puede extrapolarse a todo el partido. Tenemos confianza, porque en el PSOE de Almería hay gente con mucha trayectoria política que sabrá estar a la altura de las circunstancias. Pero repito: las tensiones en la Ejecutiva provincial de Almería tienen causas concretas que no son de carácter general y por tanto no se extenderán al resto de las provincias.

-¿Ningún otro secretario provincial socialista cree que Griñán tiene un "talante autoritario", como ha dicho Diego Asensio?

-Las palabras de Diego son muy graves. En toda mi trayectoria dentro del partido no recuerdo declaraciones de este tipo. Creo que perdió los nervios y debería reflexionar sobre ello, porque en el partido no vamos a tolerar este tipo de agresiones verbales contra nuestro secretario general.

-Qué hay de la frase de Griñán: "...en el PSOE hay unanimidad en lo que yo diga"?

-Eso no lo dijo así Griñán. Él dijo que siempre defiende lo que unánimemente le trasladan sus secretarios provinciales. Son cosas muy distintas.

-Son sus primeras elecciones como secretaria de Organización del PSOE-A y el primer examen para la nueva Ejecutiva. ¿Cómo interpreta el resultado?

-No coincido en que sean un examen para la dirección general del partido ni tampoco para las ocho direcciones provinciales. Sí creo que los ciudadanos nunca se equivocan. No se han equivocado durante tantos años cuando nos han dado su apoyo y no se han equivocado ahora que no nos lo han dado. Debemos tomar nota del mensaje que nos mandaron con contundencia. Es la primera vez en Andalucía que no ganamos en votos, aunque lo hayamos hecho en concejales y lo vayamos a hacer en alcaldías. Lamentablemente en estas elecciones se ha castigado injustamente a los alcaldes, que son los menos responsables de la situación de crisis y de desempleo que estamos viviendo.

-Hace cinco meses, una compañera le preguntó si sería un fracaso perder Sevilla y Jaén. Usted se negó a barajar ese escenario. ¿Tan difícil era interpretar las señales?

-Si lo dije, así es porque así lo pensaba. Y lo pensaba prácticamente hasta la noche electoral. Creo que en ambas ciudades hemos hecho una gestión que a la vista está. Hemos transformado extraordinariamente Sevilla y Jaén. Pero, insisto: los ciudadanos nunca se equivocan. Ahora vamos a hacer una labor de oposición constructiva como no ha hecho el PP ni en Sevilla ni en Jaén. Ése es el mejor camino para lograr la confianza de los ciudadanos. El PP planteó estas elecciones como un anticipo de las generales.

-Sobre el resultado, ¿alguien de la vieja guardia del PSOE-A le ha dicho: te lo dije?

-Lo de la vieja y la nueva guardia yo no lo comparto. Si los periodistas interpretáis la vieja guardia como una cuestión de edad, hay compañeros jóvenes que tienen muchos años de militancia. Si lo contempláis por el tiempo al frente de cargos de responsabilidad, igualmente. Ahora, en un momento en que los alcaldes han pagado injustamente la crisis y el paro, el partido lo que tiene que hacer es unirse y cerrar filas.

-¿La dirección regional ha pedido responsabilidades a los secretarios provinciales o al revés?

-Hicimos un análisis de autocrítica desde el primer día y todos tenemos parte de culpa. Sería injusto que intentásemos cargar la crítica contra nadie en concreto. Todos tenemos que ser responsables del resultado. Pero la gente en Andalucía es de izquierdas. Ha habido una complicidad en la historia reciente de esta tierra entre socialistas y andaluces. Un esfuerzo compartido que a la derecha le molesta cuando se lo recordamos. En los momentos históricos de avance, la derecha nunca ha estado ni se la ha esperado. Los andaluces tienen memoria, y eso le preocupa a Arenas, que sabe que está ahí.

-Al PSOE federal le preocupa mucho la pérdida de votos en Andalucía, que será determinante a nivel nacional. ¿Tienen muy encima a Ferraz estos días?

-No, tenemos una colaboración plena y estrecha con la dirección federal. Lo que es bueno para Andalucía es bueno para España y viceversa. Las direcciones federal y regional han mantenido todo este tiempo fluidez y comunicación, que se va a aumentar y estrechar en los próximos meses porque sólo quedamos los andaluces por disputar las elecciones autonómicas.

-¿El PSOE federal apoyará la designación de Griñán como candidato en 2012?

-Bueno, es que esa decisión en ningún momento la hemos puesto en duda.

-¿Después de las municipales tampoco?

-Griñán no se ha presentado a las elecciones. Aunque el señor Arenas haya pretendido que esto fuera un plebiscito estatal y autonómico, esto han sido unas municipales. Ellos tienen responsabilidad de gobernar los ayuntamientos donde han recibido la confianza de los ciudadanos, nosotros vamos a actuar con responsabilidad desde la oposición. Esperamos que el PP gestione en el interés de los ciudadanos y no se dedique a hacer oposición a la Junta.

-Griñán ha dicho que ahora van a fortalecer la acción política para recuperar la mayoría social perdida. ¿Puede concretar?

-Nosotros vamos a situar a las familias en el centro de nuestra acción política, el empleo y la vivienda. El debate del Estado de la Comunidad será un punto de inflexión importante en la acción del gobierno y del partido. Ahora la prioridad de los socialistas está en la constitución de gobiernos de progreso en los ayuntamientos.

-¿Qué objetivo se han marcado en el escenario de pactos?

-Somos el partido con más mayorías absolutas (270) y con más posibilidad de llegar a acuerdos con mayorías relativas (140). Tenemos que conformar ayuntamientos con proyectos de progreso que supongan un avance considerable estos cuatro años, pensando en las familias y en la creación de empleo. Estamos llegando a acuerdos con otras fuerzas.

-¿En cuántos ayuntamientos más esperan gobernar?

-Quedan muchos días todavía hasta el 11 de junio [en que se constituirán los ayuntamientos].

-¿La dirección ha dado alguna instrucción a los candidatos socialistas sobre con quién se puede pactar y con quién no?

-Ayuntamientos estables y gobiernos de progreso, esas son las dos premisas que hemos dado a nuestros alcaldes y candidatos.

-¿Sería IU aliado preferente?

-Evidentemente, cuando hablo de gobiernos de progreso pienso en la izquierda. La derecha en este país no es equivalente a progreso.

-Los pactos PSOE-IU en los ayuntamientos, ¿estarán condicionados por un hipotético gobierno de coalición en las autonómicas?

-Para nada. El que ha pretendido plantear estas elecciones como una cosa radicalmente distinta a lo que son ha sido la derecha andaluza. Entendemos que este marco ahora es exclusivamente municipal.

-Griñán ha dicho que a pesar del 22-M, en Andalucía sigue existiendo una mayoría de progreso que garantizaría un gobierno de izquierdas...

-El periodista le preguntó que si en este momento se celebraran autonómicas, si con estos resultados habría un gobierno de izquierdas, y a esa pregunta, el presidente le contestó que la mayoría de la Cámara seguiría siendo de izquierdas si se extrapolan los resultados. Y efectivamente es así.

-¿Ve usted a Javier Arenas como presidente andaluz?

-No lo ven los andaluces. Ése es el problema que durante años ha tenido Arenas en esta tierra, por eso nunca ha hecho una oposición constructiva, sino destructiva. Nunca le importó tirar el nombre de Andalucía ni arrimar el hombro en momentos de dificultad.

-Pero la mayoría de andaluces le ha votado...

-A él no. A sus alcaldes.

-Al PP.

-A los alcaldes y alcaldesas del PP. Si intenta arrogarse los resultados de los alcaldes de su partido, todos imaginarán lo que está haciendo: lo que no gana intenta ganarlo con el nombre de otros.

-Fernández Vara y Barreda interpretaron las municipales como un "cambio de ciclo político". ¿Comparten esa idea?

-No, no, yo no creo que haya habido un cambio de ciclo político. Muchas familias lo han pasado mal y todo el que no ha encontrado un trabajo o ha perdido su vivienda lo ha pasado mal. Hay elementos suficientes sobre la mesa para encarar la primavera de 2012 de otra manera. Aún podemos sintonizar con nuestro electorado.

-¿Eran necesarias las primarias en el PSOE para elegir al "candidato natural", como lo ha llamado Zapatero?

-Es lo que está en nuestros estatutos. Y bueno, se puede presentar cualquier candidato. A la vista está, ya van cuatro. Puede intentar recoger el porcentaje de avales que marcan nuestros estatutos cualquier compañero. Pero había una voluntad amplia de toda la organización de que Alfredo Pérez Rubalcaba encarnaba en estos momentos los valores que los socialistas queremos presentar en las próximas elecciones.

-Usted y Carme Chacón tienen similitudes. ¿No echa de menos a una mujer en las primarias del PSOE?

-Son trayectorias diferentes. Yo he estado en lo orgánico y ella ha tenido más bien una proyección institucional. No se ha presentado y yo de los futuribles no hablo.

-¿Por qué dijo que su mera presencia en las primarias desestabilizaría el partido, al presidente y al Gobierno?

-Tras lo que ocurrió en las municipales, el primer mensaje que debíamos mandar a los ciudadanos no podía ser hablar de nosotros mismos. Lo que hizo fue un gesto de generosidad. Nunca es grave que alguien se presente a las primarias, pero el resultado del 22-M fue lo suficientemente contundente como para que los socialistas iniciáramos un proceso de reflexión de cara a los ciudadanos, más que de cara a nosotros mismos. En política se juega al presente, el futuro ya se verá.

  • 1