Economía

La tensión vuelve al regadío ante la escasez de agua en el Guadalquivir

Mientras la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir pide prudencia en las siembras, pues los principales pantanos de regadío están sólo al 22% de capacidad, surgen ya los primeros roces entre los agricultores. Foto: El Correo.

el 14 sep 2009 / 21:43 h.

Mientras la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) pide prudencia en las siembras, pues los principales pantanos de regadío están sólo al 22% de su capacidad, surgen ya los primeros roces entre los agricultores de la cuenca. UPA desata la guerra con Feragua por el reparto de los recursos hídricos.

Diciembre y ya está aquí la guerra del agua en la cuenca del Guadalquivir. El escaso volumen almacenado en los embalses de regulación general del río, que son quince y constituyen el aporte fundamental para la agricultura de regadío, y las recientes advertencias del órgano regulador, la CHG, para que se extreme la prudencia a la hora de planificar las siembras, han desatado ya las primeras voces que claman por una distribución más "igualitaria".

Agustín Rodríguez, secretario general de la organización agraria UPA de Andalucía, reveló ayer que, tal y como están los embalses, con un nivel del 24,24% a día de ayer -cuatro puntos por debajo del de hace justo un año-, reclamará para la próxima campaña que todos los agricultores puedan utilizar todos los embalses. ¿Qué significa? Pues que al caudal de la regulación general, cuyas infraestructuras hidráulicas se estiman de interés público, confluyan las aguas procedentes de pantanos asignados a comunidades concretas de regantes. Salvando las distancias, sirva este símil: de privado a público -siempre teniendo en cuenta que toda la planificación hidrológica compete a la CHG-.

Un ejemplo. Los arroceros sevillanos irrigan sus campos gracias a los embalses de la regulación general en Córdoba y, principalmente, en Jaén. Compuertas que se abren, agua que va al río y se utiliza en los arrozales de las marismas. En cambio, el embalse de El Pintado, también en Sevilla, nutre solamente a los regantes del Viar. Generalmente, son los primeros los que suelen estar en peor situación.

En la primavera pasada, y por primera vez en la historia, se aprobó una fórmula inédita por la cual se reservaron en dos pantanos privados (Bembezár, en Córdoba, y Pintado) recursos hídricos de 125 hectómetros cúbicos para garantizar parcialmente el suministro a los arroceros. ¿Fórmula? Se desembalsa más en la regulación general y, mientras, quedan reservas equivalentes a tal exceso en otros embalses. Eso sí, reservas que se toquen, reservas que se pagan a las comunidades de regantes que se consideren damnificadas. Es lo que se conoce como reasignación.

Entonces, el propio presidente de la CHG, Francisco Tapia, advirtió que esta cuadratura del círculo, concebida por la UPA, se aplicaría con carácter excepcional, debido a la situación de desigualdad que había entre los pantanos -muchas aguas en unos, pocas en otros- y una situación de sequía que impedía regar al arrozal.

Pero ya tocamos el invierno, y los embalses están peor que en las mismas fechas de 2006, de ahí que Agustín Rodríguez volverá a plantear una reasignación de recursos que no gusta a la federación de regantes Feragua -hasta ahora hegemónica- y que la tiene recurrida judicialmente.

UPA, que recientemente ha impulsado una federación de regantes alternativa, Areda, nacida con la bendición de varias consejerías de la Junta de Andalucía, se siente ahora fuerte para reclamar, incluso, que la reasignación sea una tónica habitual en la planificación de una cuenca, la del Guadalquivir, cuyas competencias han sido transferidas a la Administración autonómica.

Cortijo. "Se acabó que Feragua trate a la CHG como si fuera su cortijo. Se acabó que el pantano cordobés Bembézar [cuya comunidad de regantes está presidida por el presidente de Feragua, José Fernández de Heredia] sea sólo para unos pocos y, encima, estén vendiendo agua a los regantes de Almería", dijo Rodríguez.

Por ello, UPA, en el nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir, que en estos momentos se elabora -el anterior es de 1999- va a solicitar que toda la cuenca sea considerada como un único embalse.

  • 1