miércoles, 21 noviembre 2018
21:15
, última actualización
Local

La tierra despierta en Sevilla como valor refugio al caer bolsa y ladrillo

La cotización de las fincas agroganaderas de la provincia cae por tercer año consecutivo, aunque menos que el Íbex 35 y la vivienda.

el 22 abr 2012 / 20:14 h.

TAGS:

El precio de la tierra bajó en 2011 por tercer año consecutivo, si bien su caída fue muy inferior a las registradas por la bolsa española y la vivienda, referencias que sirven para calibrar su tradicional valor refugio frente al continuo vaivén del parqué y la inversión en el ladrillo.

En concreto, la cotización del terreno agroganadero se situó en 16.425 euros en la provincia de Sevilla, tras abaratarse un 4,8% respecto a 2010, según indican las estadísticas de la Consejería andaluza de Agricultura, que serán remitidas al Ministerio para la confección de las nacionales. El promedio para la comunidad reveló un recorte del 2,1%, quedando en 19.624 euros.

Entrando al detalle de Sevilla, el descenso de más envergadura afloró para los frutales de hueso, como los campos de melocotones, nectarinas o ciruelas. La caída fue del 22,3%, a 30.752 euros por hectárea. Después, el viñedo, con una bajada del 17,4% para el regadío (hasta 24.000 euros) y del 16,9% en secano (20.104 euros). Con dos dígitos de depreciación también estuvieron el naranjo en regadío (-13,7%, a 31.600 euros) y los pastizales (con 5.545 euros, un 11,7% anual menos).

La severa tijera en los frutales de hueso, caracterizados siempre por un elevado coste en mano de obra para la recolección, hizo que cedieran ante los naranjos el primer puesto entre las tierras más caras de la provincia. Las más baratas siguen siendo las dedicadas a pastizales (monte y dehesa).

De los cultivos analizados por las estadísticas, sólo se encarecen el arrozal (un 1,1%, hasta los 27.471 euros por hectárea) y el olivar de aceituna de mesa en las explotaciones de secano (el 0,5%, a 21.361 euros). En el primer caso, habría que buscar la razón en la bonanza del cultivo en el último trienio, ya que no ha padecido restricciones de agua para regar. Sorprende, en cambio, el incremento para el segundo, pues tanto la aceituna de almazara (para la producción de aceite) como la de mesa soportan desde hace varios años una fuerte crisis de precios.

Precisamente ese olivar en secano y las fincas de labor también en secano (por ejemplo, para sembrar cereales) hicieron que la cotización de la tierra se disparara el año pasado en la provincia malagueña. Nada más y nada menos que un 15,4%, con una media por hectárea de 20.533 euros. Los terrenos para el primero de esos cultivos se encarecieron el 33,8%, a 26.875 euros, siendo para los segundos del 13,4%, hasta 14.665 euros. En cambio, uno de los frutales estrella de Málaga, el limón en fincas de regadío, se desplomó un 29,2%, para quedar en los 28.880 euros.

Al igual que en la malagueña, el valor de la tierra creció también en la provincia gaditana, el 4,2%, hasta 18.104 euros, gracias al tirón de los pastizales.

¿El campo sigue siendo un refugio para la inversión? En 2011 el selectivo de la bolsa española, el Íbex 35, cayó un 13,11%, mientras que los precios de la vivienda libre en Sevilla lo hicieron un 5,89%. Por ende, dedicar el dinero a la compra de fincas fue en 2011 más rentable que dedicarlo a esas otras propuestas, algo que no ocurrió en 2010, cuando bajó más que el ladrillo y el parqué.

LOS DATOS

Lo más caro en Sevilla. Las tierras más caras son los naranjos en regadío, 31.600 euros la hectárea, seguido de los frutales de hueso, 30.752, el olivar de aceituna de mesa, 28.194, y el destinado a almazara, 27.951.

Lo más caro en Andalucía. La tierra más cara corresponde a las frutas tropicales de Granada, 147.856 la hectárea, seguida por los invernaderos de Almería, 137.306 euros, y las fincas con uva de mesa (78.848) y de frutales de hueso (59.683) también en la provincia almeriense.

Lo más rentable. La subida andaluza más espectacular de 2011 correspondió a los frutos secos en regadío de Granada, el 132,5%. Después, el 33,8% del olivar malagueño de almazara.

Lo más asequible. La tierra más barata en Andalucía es el pastizal de Jaén, con 1.485 euros la hectárea. En Sevilla también el pastizal, 5.545 euros.

  • 1