Local

La tijera de Cospedal se ensaña con funcionarios, salud y colegios

"El sudor de hoy alejará las lágrimas del mañana", asegura la presidenta de Castilla-La Mancha.

el 02 dic 2011 / 13:08 h.

TAGS:

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

Ya en campaña, la popular María Dolores de Cospedal advirtió de que los recortes que tendrían que soportar los españoles durante los próximos meses no iban a gustar. La presidenta de Castilla-La Mancha ha dado las pistas de por dónde puede ir el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy después de anunciar ayer el segundo paquete de medidas de ajuste para la comunidad autónoma que dirige. Y no son baladíes. Los 70.000 funcionarios de la región verán recortados en un 3% sus sueldos y aumentados sus horarios semanales en dos horas y media. Además, anunció que privatizará la gestión de los hospitales. Eso sí, la presidenta anunció que su Gobierno, para dar ejemplo de austeridad, renunciará a sus pagas extras y a la flota de coches oficiales. "El sudor de hoy alejará las lágrimas del mañana", aseguró.

Educación y sanidad son los que se ven más afectados por la tijera de Cospedal. Así, la secretaria general del PP concretó nuevas medidas del plan de ahorro de 1.815 millones que ya presentó el 31 de agosto y al que ayer se añadieron otros 350 más.

Entre ellas destaca el incremento de la jornada laboral de los 70.000 funcionarios de Castilla-La Mancha (unos 50.000 son médicos y maestros), que a partir del 1 de enero pasará de 35 a 37,5, y la reducción de un 3% bruto de sus salarios, un porcentaje que se deriva de la deducción del 10% de los complementos específicos. Con esta medida la Junta espera ahorrar unos 100 millones.

En educación, Cospedal pondrá fin a la gratuidad de los libros de texto para todos los escolares, ampliará la enseñanza concertada, reducirá la aportación a la Universidad regional y a la televisión autonómica y suprimirá la ayuda a la cooperación.

El área que más sufrirá será sanidad, aunque Cospedal dejó claro que los ciudadanos no notarán la diferencia y descartó el copago, si bien aplicará medidas para poner freno a la "demanda inapropiada" de servicios sociosanitarios. Se privatizará así la gestión de algunos hospitales y entrará capital privado en la construcción de los hospitales de Toledo, Cuenca y Guadalajara.

Por otro lado, sólo van a percibir ayudas sociales aquellas personas o familias con las rentas más bajas y que se va a examinar el baremo aprobado por el Gobierno central con relación a los grados de la dependencia.

Además, con respecto a los funcionarios, adelantó la puesta en marcha "de forma inmediata" de un plan de control del absentismo laboral, de tal forma que las bajas se presenten desde el primer día "y no en el cuarto día".

Las reacciones no se hicieron esperar. El portavoz del Grupo Socialista en las Cortes, José Luis Martínez Guijarro, calificó de "catastrófico" el nuevo plan y advirtió de que va a "dinamitar el Estado de Bienestar" de la región. Por su parte, los sindicatos amenazaron con que responderán de forma unitaria.

  • 1