Local

La tormenta estaba sobre el escenario de Santa Clara

El cantaor José Valencia despertó el entusiasmo del público en un concierto muy variado en el que desplegó su notable poderío vocal.

el 27 sep 2012 / 20:05 h.

TAGS:

El cantaor José Valencia.
Sevilla, 26 de septiembre de 2012. Espacio Santa Clara. 26 de septiembre de 2012. Cante: José Valencia. Guitarra: Juan Requena. Artista invitado al baile:: Joaquín Grilo. Entrada: Aforo completo.

Hay cantaores que estimulan al poeta escondido que casi todos los periodistas llevan dentro, al escritor húmedo -por decirlo a la manera de Bufalino- listo para deshacerse en figuras retóricas. José Valencia es de ésos. Oyes sus cantes y ya te están faltando adjetivos para describir su potencia pulmonar, su capacidad de proyectar la voz, su flamencura derramada por los cuatro costados. El otrora conocido como Joselito de Lebrija es un fenómeno de la naturaleza que abruma con un solo ay. Si ayer la tormenta demoró hasta muy pasada la medianoche, fue porque estaba sobre el escenario de Santa Clara. Una barbaridad.

Bien acompañado a la guitarra por Juan Requena, al compás por una cuadrilla de palmeros liderada por Bobote y al baile por un imaginativo Grilo, de nuevo con los pies en la tierra tras su fallida travesía, Valencia desgranó el repertorio de su disco Sólo flamenco, toda una declaración de intenciones.

El público se lo pasó en grande y disfrutó de una noche de puro cante jondo, sabio y variado, a diferencia de tantos cantaores que se repiten como el ajo cantando sota, caballo y rey.

Sin embargo, ante las exhibiciones de poderío del artista algunos acusamos cierto tedio: está siempre tan arriba, tan en el exceso, que se expone a perder sus muchos matices. Quien carta cortito tiene la obligación de tantear sus límites, pero quien tiene el don de José Valencia está obligado a encontrar su contención. Las cantiñas, por ejemplo, fueron un huracán sin mesura ni sabor. Se resarció con creces, en cambio, con una seguiriya digna de ser enmarcada y colgada de una alcayata en el Bellas Artes, y con la toná final dedicada a Mairena.

  • 1